El Cártel de Juárez, proveedor del PRI y financiador en la campaña de EPN: Aristegui Noticias


 
Destacados Miércoles, 16 Marzo, 2016 12:10 PM

El Cártel de Juárez, fue proveedor del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y financiador en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, asegura una investigación periodística realizada por Aristegui Noticias en colaboración con la plataforma Connectas y el International Center for Journalists (ICFJ).

En la tercera parte de un amplio reportaje realizado por el medio, se documenta cómo el grupo delincuencial aportó dinero a las tarjetas bancarias utilizadas por el PRI durante la campaña presidencial, en la que resultó ganador Peña Nieto en el año 2012, en un caso que públicamente se conoció como “Monexgate”.

En las primeras dos entregas de la investigación Aristegui Noticias demostró cómo el Grupo Comercializador Cónclave, manejado por Rodolfo David Dávila Córdoba, alias “El Cónsul”, uno de los operadores del Cartel de Juárez, se convirtió en proveedor del programa oficial Cruzada contra el Hambre y también logró involucrarse en las operaciones del futbol internacional.

Además, el Grupo Comercializador Cónclave tenía como cliente al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que en junio de 2011, a través de su Secretaría de Finanzas del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), le encargó a la empresa elaborar 67 mil 900 “reportes especiales” que serían entregados a los gobiernos estatales y municipales priístas para instruirlos sobre cómo realizar “una gestión gubernamental más eficiente”, según detalla el contrato localizado en los registros del ahora Instituto Nacional Electoral (INE), antes conocido como IFE.

En aquellos días, el líder nacional del PRI era Humberto Moreira Valdez, quien el pasado viernes 15 de enero de 2016 fue arrestado en Madrid, después de que la Fiscalía Anticorrupción había ordenado cárcel para el ex gobernador de Coahuila por presuntamente formar parte de una red criminal y haber blanqueado en España 200 mil euros.

El reportaje continúa, y señala que en 2012, ya con Pedro Joaquín Coldwell al frente de la dirigencia, el PRI nacional refrendó los servicios de Cónclave con el contrato CP-118-0115/2012, con vigencia del 20 de enero al 31 de diciembre. Además de elaborar impresos, les surtía mobiliario, según consta en sus registros de proveedores.

Al revisar las cuentas del PRI, los auditores del entonces Instituto Federal Electoral (IFE, hoy INE) pusieron en duda el contrato asignado a Cónclave para la elaboración de miles de reportes, indica Aristegui Noticias.

Para tratar de comprobar que no se trataba de servicios simulados, la dirigencia del PRI envió al IFE muestras físicas de los llamados “reportes especiales”, así como carpetas que contenían las notas de entrada y salida de almacén, indica la investigación que muestra imágenes como testigos de todo lo allí dicho.

No conformes con esas pruebas, dice el reportaje, los auditores solicitaron la documentación en la cual constara la forma en que el partido distribuyó ese material.

Según la respuesta enviada al IFE, los reportes se repartieron en forma masiva en los comités directivos nacionales y estatales, además de los sectores adherentes al PRI (CTM, CNOP, CNC), en los congresos, en universidades, bibliotecas, embajadas, con gobernadores, secretarías de Estado y periodistas afines al partido.

Grupo Comercializador Cónclave, operada por Dávila Córdoba, “El Cónsul”, identificado por la Procuraduría General de la República (PGR) como operador financiero del Cartel de Juárez, participó en la triangulación de dinero en el caso llamado Monexgate, una estructura de financiamiento ilegal por medio de tarjetas de débito bancarias emitidas por el Grupo Financiero Monex, y que fue exhibido por los coordinadores de las campañas de los partidos contrincantes.

Sin embargo, el representante del PRI, Luis Videgaray Caso -ahora convertido en secretario de Hacienda- negó entonces que usaran las tarjetas. Meses más tarde, el entonces senador Jesús Murillo Karam, tiempo después nombrado Procurador General de la República, salió en defensa de su partido.

Karam dijo que siempre sí emplearon las tarjetas, pero no para los fines que sus opositores acusaban y tampoco habían rebasado con ello el tope financiero.

Tiempo después Aristegui Noticias reveló los nexos entre compañías con el PRI, entre ellas Grupo Comercializador Inizzio y Grupo Efra. Otros medios de comunicación, por separado, aportaron nombres de más empresas, en una compleja operación en el centro de la cual estaba el banco Monex. Sin embargo, el IFE exoneró al PRI.

En el dictamen de la auditoría hecha las finanzas del PRI, a lo largo de 228 páginas, apareció el nombre del Grupo Comercializador Cónclave. El mismo que, acuerdo con las documentos y pruebas oficiales mostradas en la investigación periodística, ha sido un brazo del Cartel de Juárez y es encabezada por Rodolfo David Dávila Córdova, “El Cónsul”, operador del Cartel de Juárez.

El 25 de mayo del 2012, dicha empresa aportó al PRI, 699 mil 500 pesos por “comisiones de venta”. El propio IFE lo inscribió así en el dictamen de su auditoría, indica el reportaje.

En la primera parte de la investigación a Aristegui Noticias, se mostró a Dávila Córdova “El Cónsul”, como apoderado de esa firma, la misma que junto con Prodassa defraudó por 25 millones de dólares a la Cruzada Nacional contra el Hambre, uno de los programas más importantes del Gobierno Federal.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio