14.4 C
Tijuana
martes, febrero 20, 2024
Publicidad

Otra vez Netza

El ex secretario de Bienestar, Netzahualcóyotl Jáuregui Santillán, habría usado el recurso público de los bajacalifornianos para construir una estructura electoral para su beneficio. Hoy podemos cuestionar si todos aquellos que colocaron en sus perfiles el banner “Netza con Mexicali”, pudieron ser coaccionados o beneficiados con el apoyo social

Un costo político importante absorbe nuevamente la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda, al haber cubierto con su gran manto protector a su amigo Netzahualcóyotl Jáuregui Santillán, ex secretario del Bienestar, al referirse a él como su hombre de confianza, sus ojos, su mano derecha, izquierda, sus oídos. En fin, delegó toda su capacidad sensorial a su fiel escudero.


Publicidad


En aquella conferencia de prensa realizada a inicios de 2023, cuando Ávila Olmeda le dio la “concesión” para operar la política a manos llenas e inclusive usar el poder de la estructura gubernamental para convertirlo en el segundo consejero político de Morena más votado a nivel nacional, con más de 8 mil sufragios -teniendo a Julieta Ramírez, diputada federal, que forman parte del mismo equipo como su más cercano competidor con poco más de 7 mil votos- en uno de los acarreos más ofensivos dentro de la cúpula morenista a nivel nacional, sus allegados del partido vinotinto lo consideraron un acto de capacidad política; nada más alejado de la realidad.

El martes 6 de febrero, Joel Abraham Blas Ramos, representante del PRI ante el Instituto Estatal Electoral, denunció ante medios de comunicación haber conseguido una copia de la relación de 17 mil apoyos sociales entregados de abril a diciembre de 2023, donde pudo constatar que al menos 12 mil 500 son militantes activos de Morena, lo que representaría más del 70 por ciento.

No conforme con ello, algunos apoyos se entregaron de manera discrecional y en efectivo hasta por montos superiores a 100 mil pesos, de los cuales no se cuenta con justificación específica.


Publicidad

 


El presupuesto del Poder Ejecutivo en materia de apoyo social rondó en los 2 mil millones de pesos, pero incrementó de manera sustancial para 2024. Esto quiere decir que se tenía prevista la misma estrategia.

El objetivo del proyecto era engrosar las filas de Morena mediante los apoyos sociales y viceversa, con la finalidad de construir una estructura electoral impulsada, promovida y en beneficio de Netzahualcóyotl Jáuregui Santillán, el amigo de la gobernadora que aspira a ser presidente municipal de Mexicali y quien desde los primeros días de enero se dedicó a tapizar de propaganda con su rostro y nombre en toda la Capital bajacaliforniana, sin informar el origen del recurso público. Ahora se tiene una posible explicación.

Espectaculares, lonas, entrevistas y todo lo que posicione su marca, es parte de la pre precampaña orquestada por Jáuregui Santillán, en aras de ver reflejado el dinero de los bajacalifornianos en una alcaldía.

El ex secretario del Bienestar vuelve a ser cuestionado por sus actos como a finales de 2023, cuando fue exhibido mediante una grabación telefónica donde Valeria Oseguera, una cercana colaboradora, extorsionaba a un líder social de Tijuana para obligarlo a apoyar (mediante movilización) a Adán Augusto López Hernández bajo el respaldo de Netza.

Jáuregui no acude a eventos públicos porque teme a los cuestionamientos de la prensa; no se defiende de las acusaciones porque las minimiza y se ve poco afligido porque se hable de él; se tiene la idea de que con el poderío económico (derivado del recurso público) y la renta de conciencias, le basta para mantenerse en el poder.

Por primera vez en tres años de gestión, Marina del Pilar Ávila Olmeda tiene una crisis política, pues sostiene un enfrentamiento directo con la alcaldesa Montserrat Caballero por la candidatura de Tijuana; perdió una alianza importante con el PES para sus intenciones; tiene un incendio político en Playas de Rosarito, donde Araceli Brown y Rocío Adame están en franco enfrentamiento; en Ensenada se creó un frente encabezado por Mónica Vargas y Rocío López Gorosave (ninguna de ellas morenista de origen) para evitar la imposición de la ex petista Claudia Agatón Muñiz; y ahora, su hombre de mayor confianza se ve exhibido como un mapache electoral… otra vez.

Los conflictos tienen su origen en los errores, malos entendidos y compromisos del pasado, cuando creían hacer lo que querían impunemente por el simple hecho de ser respaldados por el color vinotinto. Pero todas esas malas decisiones están alcanzando al gobierno en turno.

Autor(a)

Eduardo Villa
Eduardo Villa
Periodista desde 2011 y corresponsal en Mexicali del Semanario Zeta. Participante del Border Hub del International Center for Journalists y coautor del libro “Periodismo de Investigación en el ámbito local: transparencia, Acceso a la Información y Libertad de Expresión”
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas