Juan Carlos, “el homicida serial de Ecatepec”

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 5 Noviembre, 2018 12:00 PM

“Los animales feroces nunca matan por placer. Únicamente, al hombre le divierte la tortura y la muerte de sus semejantes”.- James Anthony Froude.

 

Dentro de la criminología un tema que apasiona profundamente es el relativo al estudio de los homicidas seriales.

Básicamente podrían clasificarse de manera genérica en organizados, que corresponde de forma aproximada al 66 % y que esencialmente son psicópatas perversos, y por otra parte los homicidas desorganizados cuyo promedio es del 33% y que corresponden a individuos psicóticos.

Por lo que hace a los homicidas organizados, el 85 % de manera genérica corresponden a varones cuya edad fluctúa entre los 25 a 45 años de edad; poseen coeficiente intelectual elevado; educación laxa; generalmente son primogénitos; tienen una buena inserción (máscara social) y una vida sexual muy aparentemente común, esto es, con una pareja; sufren de frustraciones previas al acto u homicidio; son propietarios de vehículos de motor en buen estado; absolutamente todos sus homicidios se encuentran perfectamente planificados, reposados y analizados sus conceptos y circunstancias y su víctima por lo general es desconocida, pero ha tenido que ser elegida previamente por el psicópata.

Previo al homicidio, suelen efectuar un diálogo con su víctima (personalización), y son obsesivos y meticulosos en el control de los actos o eventos, por ejemplo, borran las huellas dactilares, hay planificación respecto de cómo será tratada la víctima desde aspectos del cómo sujetarla y las torturas de que será objeto antes del homicidio mediante actos de sadismo sexual, sumisión.

Son sumamente cuidadosos en el desarrollo del evento, lo cual se evidencia mediante el acopio de lo necesario para el homicidio, ocultamiento o formas de desaparición del cadáver y tiene consigo mismo una competencia. Esto es, mejorar paulatinamente sus modus operandi, hasta lograr lo que ellos consideran como la eficiencia total y llegado a este estatus introducen sistemas de ritualización.

Juan Carlos, el presunto homicida serial de mujeres de Ecatepec, Estado de México, empezó con su actividad de homicidios en el año 2012. Los datos de la Fiscalía General de Justicia señalan que el ahora imputado se dedicó a cazar a sus víctimas junto con su pareja -identificada como Patricia ‘N’- durante seis años. En realidad, hasta donde se han desarrollado las investigaciones, no se sabe a cuántas mujeres mató. Cuando fue detenido, declaró el homicidio de 20 mujeres, aunque hay muchas personas del sexo femenino reportadas como desaparecidas en Ecatepec y podrían relacionar su desaparición con este tipo de homicidios atribuidos a Juan Carlos.

El Fiscal general del Estado de México manifestó que Juan Carlos detalla de manera específica 10 homicidios. Las partes de los cuerpos de las víctimas eran vendidas en la Ciudad de México. En un principio las víctimas eran mujeres que le atraían al acusado, pero después lo fueron las que lograban engañar. ¿Por qué Ecatepec es el municipio de México más peligroso para las mujeres? ¿Por qué en México es tan fácil matar y nunca pisar la cárcel?

Patricia, la pareja del homicida, vendía ropa usada, queso y esquites, un alimento preparado con grano de maíz. Juan Carlos, de 38 años de edad, vendía perfumes, ropa y teléfonos móviles, y con esta actividad se acercaban a las víctimas.

 

Benigno Licea González es Doctor en Derecho Constitucional y Derecho Penal. Fue Presidente del Colegio de Abogados “Emilio Rabasa”, A. C. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio