La voz del “Chapo” resuena en la Corte de NY; audios lo incriminan

Foto: Internet.- Con la presencia de hijas de “El Chapo”, continúa juicio
 
Ezenario lunes, 24 diciembre, 2018 01:00 PM

Tres audios han sido presentados ante el jurado de la Corte de NY, para demostrar que “El Chapo” sí es un gran capo de la droga, lo que los fiscales estadounidenses han venido asegurando y que los abogados del sinaloense niegan. En el primero, Guzmán Loera negocia con las FARC colombianas, y en el segundo y tercero, pacta con un narcotraficante estadounidense con base en Chicago

El jueves 13 de diciembre, los fiscales de Estados Unidos reprodujeron un audio, antes del testimonio del narcotraficante colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa, que declaró en su calidad de testigo en el juicio que se lleva a cabo contra el sinaloense Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York.
El audio es una grabación de una llamada telefónica acontecida en mayo del 2010, donde se escucha, supuestamente, al “Chapo” negociando un cargamento de cocaína con un proveedor de drogas, de un territorio controlado por las ahora extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ésta es la primera vez que el jurado escuchaba directamente al acusado realizar una negociación sobre drogas.
En el audio de la conversación telefónica, “El Chapo” y el proveedor no identificado de cocaína de las FARC discuten un posible envío de seis toneladas de cocaína desde la frontera suroeste de Colombia hacia bodegas del acusado en la ciudad de Guayaquil, Ecuador, desde donde serían despachadas a México.
La llamada es iniciada por un sobrino de “El Chapo”, de nombre Tomás, quien estaba en Colombia a fin de concretar la negociación, que implicaba el pago en efectivo de dos toneladas de cocaína, así como dejar propiedades en garantía por cuatro toneladas adicionales.
Según Cifuentes Villa, de 52 años de edad, el envío de las cuatro toneladas de drogas a crédito nunca se realizó. Él lo supo porque una propiedad suya en la ciudad de Cali es la que se quedaría como garantía. “Aquí hay seriedad. Y me da gusto que sin conocerlo a usted nos dé esta seriedad”, se escuchó decir Guzmán Loera en la llamada, con un marcado acento sinaloense.
Sin embargo, “El Chapo” se quejó en la conversación telefónica que en el último envío de cocaína de parte de proveedores asociados con las FARC la calidad no era óptima, por lo que propone mandar un “técnico” que certificara la calidad de la cocaína antes de que sea enviada a Guayaquil.
“Necesito que me haga un favor y que un muchacho cheque las cosas, porque hay cosas que han llegado bajas […] Se trata de que las cosas estén buenas”, dijo supuestamente “El Chapo”. El negociante de las FARC habría aceptado que un enviado del capo sinaloense viajara a Colombia a revisar la calidad de la droga.
Aunque la preocupación primordial del “Chapo” durante la conversación, era obtener un 50 por ciento de adelanto de las dos toneladas de cocaína que serían pagadas en efectivo. Mientras que el hombre de las FARC señaló que, si hay cocaína “que salga mala, Guzmán no tendrá que pagarla”.
“Te vamos a comprar dos, a cómo me las vas a dejar”, preguntó “El Chapo”. Luego se inició un regateo, con el hombre de las FARC, diciendo que el precio sería dos mil 100 dólares por kilo y Guzmán Loera insistiendo en dos mil dólares. Al finalizar la negociación, el colombiano transfirió el teléfono a Tomás, quien confirmó a su tío que el precio sería dos mil 100, incluyendo el “flete desde Colombia hasta Guayaquil”.

 

LOS AUDIOS GRABADOS POR PEDRO FLORES

La Fiscalía de Estados Unidos reprodujo el miércoles 19 de diciembre, en la Corte Federal del Distrito Este de Nueva York, dos audios en los que se escucha al “Chapo”, negociando el precio de un cargamento de 20 kilos de heroína con destino a Chicago, Illinois, Estados Unidos.
Las grabaciones datan de mediados de noviembre del 2008 y fueron hechas por Pedro Flores, considerado por las autoridades federales estadounidenses -junto con su hermano gemelo Margarito- como el narcotraficante más importante de la ciudad de Chicago, y quien declaró en su calidad de testigo protegido en el juicio que se lleva a cabo contra el capo sinaloense.
Cuando las grabaciones se realizaron, los hermanos Flores ya estaban colaborando con la Administración Antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés), ante la guerra entre los cárteles de Sinaloa y los Beltrán Leyva, que entonces apenas iniciaba.
“Hablar con “El Chapo” no era fácil, y tampoco tenían las herramientas más sofisticadas para grabar llamadas. Tuvieron que hacerlo con una grabadora digital sencilla, comprada por él mismo en una tienda de electrodomésticos, para tratar de registrar las voces”, señaló el diario El Universal, uno de los pocos medios que tienen acceso a la Corte neoyorquina.
“Tras muchos intentos y excusas para justificar la llamada con ‘el señor’, finalmente ‘El Chapo’ conversó con Pedro sobre negocios. Sin embargo, Flores no pudo atender la llamada: no tuvo tiempo de preparar la rudimentaria puesta en escena para grabarlo”, abundó el rotativo.
“Dos minutos después, Flores le devolvía la llamada: al otro lado del aparato estaba Guzmán. ‘¡Amigo!’, responde ‘El Chapo’, en ese momento totalmente inconsciente que, cualquier palabra que dijera iba a ser grabada y enviada a la DEA”, narró el medio mexicano.
“‘Intenté que pareciera algo lo más normal posible’, confesó el testigo, incapaz de mirar a la cara a quien traicionó [Guzmán Loera]. Flores trató de ‘continuar la conversación’ lo máximo posible”, indicó El Universal sobre la llamada.
“¿Tú no tienes manera de traer ese dinero hasta aquí?”, preguntó el Chapo a Pedro Flores en la primer conversación telefónica, en la cual el capo sinaloense le dijo, también, que un trabajador suyo recogerá el dinero de la venta en Chicago.
“Entonces, ¿cómo le hacemos? Este, el muchacho de Chicago que te hable a ti, pero tú te levantas en la tarde. Y los bancos abren en el día, fíjate”, le dijo Guzmán, bromeando, a Flores. “No, yo lo mando. Lo mando, me levanto temprano, no se apure. Yo me encargo de que los reciba temprano”, respondió el narcotraficante estadounidense.
En la segunda grabación, hecha el mismo día con tan sólo media hora de diferencia, ambos narcotraficantes pactaron el precio de un cargamento de 20 kilos de heroína, que al final fue vendida a los hermanos Flores por “El Chapo”, a 50 mil dólares cada uno.
Flores le había pedido a Guzmán Loera acceder a un descuento de 5 mil dólares por kilo, trato que el capo sinaloense aceptó, debido a que Pedro le aseguró que le haría el pago de inmediato, en efectivo, aunque en el audio se escucha decir al estadounidense que “en cheque”.
William Púrpura, abogado de Guzmán Loera, puso en duda los audios. “Tenemos que confiar en su palabra de que se trata de la voz de él [“El Chapo”] ¿no?”, preguntó el litigante a Flores, en tono sarcástico. Sin embargo, se estableció que la Fiscalía hizo las pruebas necesarias que corroboraron que la voz sí es la voz del capo sinaloense.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio