El Patas metió “a su familia en asuntos ilícitos”, no es un “humano derecho”

Foto: Alejandro Gutiérrez Mora.- Jaime Bonilla acusó abandono del estado por parte de autoridades panistas.
 
Zoom Político Lunes, 17 Diciembre, 2018 11:00 AM

En su nueva encomienda como coordinador de programas de bienestar en Baja California, Jaime Bonilla señaló que ni el gobernador Francisco Vega de Lamadrid ni el alcalde Juan Manuel Gastélum se han involucrado en las Mesas para la Pacificación y Protección Ciudadana, a las que han sido convocados por la policía federal y las cuales se llevan a cabo en los cinco municipios de la entidad como parte de las acciones del nuevo gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

“Es muy triste la manera en que están dejando el estado, lo están prácticamente abandonando y dejándolo a la deriva, que cada quien se salve como pueda”, mencionó en alusión al papel que a su juicio están desempeñando los dos funcionarios panistas, de quienes reiteró que no han procurado acercamiento alguno con la administración en cierne.

En entrevista con ZOOM POLÍTICO, el senador con licencia opinó que Kiko Vega “está muy distanciado de lo que es la realidad de su estado” y “deja mucho que desear su participación”. En tanto que del munícipe tijuanense sostuvo que “teniendo la oportunidad de hacer un gran trabajo” se ha distinguido por ocuparse en cuestiones ajenas a su tarea gubernativa, tales como “hacer lana” y “negocios con los hijos”, inmiscuir “a su familia en ilícitos, peculado”, lo cual consideró como “muy grave”, pues “a tus hijos qué ejemplo les estás dando”.

Bonilla se refirió al caso de triangulación de fondos que, de acuerdo con un reportaje de ZETA y AFN, involucra a “El Patas” y a su hijo Juan Manuel Gastélum Rivera, así como a una ex empleada del gobierno local. Presuntamente, el primer edil ha destinado millones de pesos para la proyección de su imagen mediante una empresa de marketing político representada por su vástago y la cual opera desde las instalaciones de Palacio.

“Qué le pudo haber dicho a su hijo”, observó el entrevistado, “¿vamos a hacer una ilegalidad? No. Le ha de haber dicho, no hay bronca, soy presidente municipal”.

Previo a la entrevista concedida, Bonilla comentó que con conductas de ese tipo, Juan Manuel Gastélum “ya no es un humano derecho”, sentencia que lanzó parafraseando al propio alcalde, quien ante el arribo de migrantes centroamericanos a Tijuana en noviembre declaró que “los derechos humanos son para humanos derechos”, sugiriendo que los desplazados, a quienes tildó de “vagos y mariguanos” no entraban en esa categoría.

El nuevo delegado indicó que la versión de que “venían tres mil migrantes más”, aparte de los que habían arribado, fue “una mentira que se generó en el municipio para provocar odio”. Aseguró que “nunca llegaron los números como decía el alcalde, 12 mil, 10 mil”; en la ciudad hay 4 mil 100, de los cuales 633 son mexicanos que se sumaron a la procesión.

Según aclaró, la atención a los inmigrantes “no le está costando ni un centavo” al Ayuntamiento, “hay que hablar las cosas y decirlas por su nombre, eso de pedir millones de pesos porque dizque se está gastando del erario municipal es mentira”.

Asumió como delegado el 6 de diciembre.

En el encuentro periodístico con ZOOM, el ex diputado del PT y actual integrante de Morena consideró que en términos generales los gobiernos del estado y municipal de Tijuana “han tenido como actitud dejar que las broncas corran y que lleguen a donde tienen que llegar, al cabo que ellos ya se van”.

La coordinación

A decir de Bonilla Valdez, con su presencia como coordinador de programas en BC, Kiko Vega ya no va a contar con “todos esos delegados que en dado momento metió, autorizó o recomendó”.

Una vez que esa “práctica” quedó atrás, el gobernador “tendrá que lidiar con una sola persona”, expuso el entrevistado en referencia a su rol como delegado único en la entidad. En ese sentido, ya había dicho que no contará con un gabinete. Quienes lo acompañen en la encomienda de poner en práctica los esquemas de desarrollo serán “encargados de oficina”.

Agregó que esos colaboradores, a quienes supuestamente no ha elegido, trabajarán sin goce de sueldo; en todo caso, percibirán “honorario” y serán como una suerte de voluntarios que habrán de desempeñarse 10 horas diarias, los siete días de la semana.

De acuerdo con el nuevo coordinador, en resumidas cuentas, él va “a atender las delegaciones”. A propósito, Bonilla Valdez ejemplificó que “mucha gente” le ha expuesto “algunos temas” relacionados con esas representaciones de gobierno, “y yo los he atendido sin tener ahí un delegado”, subrayó.

Sobre sus propias facultades y atribuciones puso de manifiesto tener “muy claro cuál es nuestro propósito, y nuestro propósito no es usurpar responsabilidades del gobernador para nada”. Ubicó a Vega de Lamadrid como quien “tiene todos los hilos, toda la autoridad” y cuenta con posibilidades plenas de “seguir haciendo su trabajo”. Para efectos de que se le pueda apoyar desde el gobierno de la república, el funcionario federal se pronunció porque de entrada el mandatario “participe en las reuniones de seguridad, que vaya y oiga los temas”, sobre todo en vista de que se trata del “problema número uno del estado”.

En materia de apoyo, lamentó que habiendo ayudado todavía como senador al gobernante bajacaliforniano, con el objeto de que obtuviera recursos para remunerar a maestros jubilados, Vega de Lamadrid haya desatendido la situación y el sistema educativo volviera a entrar en crisis con paros protagonizados por docentes. “O sea, se le olvidó que tenía un problema hace quince días y ahora tiene un estado convulsionado”, apreció.

En cuanto a acercamientos formales con el funcionario estatal, Bonilla Valdez asentó que no ha habido. De antemano, aseguró “va a haber voluntad política desde nuestra perspectiva, es la instrucción del presidente de la república y me lo dijo públicamente, no se peleen”

En referencia a Kiko Vega y Juan Manuel Gastélum expuso que como representante del gobierno federal tampoco se concentrará en confrontarlos por presuntas irregularidades. A nombre del aparato gubernamental del que forma parte aseveró: “nosotros no nos vamos a desgastar en guerras estériles, de andar de cacería de brujas, no lo vamos a hacer”, aunque anticipó: “si hay una denuncia tampoco vamos a meter las manos para que se deje de proceder”.

A pregunta expresa también abordó el tema del presupuesto a ejercer para la aplicación de los programas que coordina. No dio cantidades, en ese sentido explicó: los números tuvieron que modificarse dada la acción de inconstitucionalidad que interpusieron senadores del PRI y otros partidos a la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos implementada el 6 de noviembre.

El político tijuanense argumentó: “Todavía no tenemos el monto del presupuesto, se está trabajando a raíz de que la Suprema Corte de Justicia nos dio para atrás en la reducción de los salarios. Cambió todos los números y tenemos que rehacerlos porque nosotros estábamos contemplando que esos salarios iban a bajar, entonces es un gran número, una gran parte del presupuesto son los salarios”.

Por lo que respecta al recurso de reclamación contra la cancelación provisional de la ley, interpuesto por el Senado de la República, donde Morena constituye mayoría, presumió que con éste “vamos a tumbar” la suspensión impulsada por los legisladores de oposición.

Jaime Bonilla asumió como delegado el 6 de diciembre, justo el día en que se le concedió licencia en el Congreso de la Unión para separarse de su escaño. Sostuvo que desde entonces ha participado en tareas de coordinación a nivel estatal, tales como las reuniones relativas al tema de seguridad.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio