Ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, nombrada Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU


 
Destacados Viernes, 10 Agosto, 2018 09:32 AM

La ex presidenta de Chile, Verónica Michelle Bachelet Jeria, de 66 años de edad, fue nombrada este viernes como Alta Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en reemplazo del jordano Zeid Ra’Ad Al Hussein, quien finaliza sus funciones a fin de mes, tras un período de cuatro años en el cargo y que no optó por la reelección.

A cinco meses de dejar el Gobierno chileno -del que fue titular en dos periodos: entre el 11 de marzo de 2006 y el mismo día de 2010, siendo electa por segunda vez para el mandato comprendido entre el 11 de marzo de 2014 y la misma fecha de 2018- Bachelet Jeria fue electa sin necesidad de votación, a propuesta del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

La ex mandataria chilena y médica de profesión, también fue la primera presidenta de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la primera encargada de ONU Mujeres, agencia de las Naciones Unidas para la igualdad de género. En la actualidad ocupa el cargo de presidenta de la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El presidente de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajcak, convocó para hoy una sesión plenaria en Nueva York, donde Bachelet Jeria fue aceptada por aclamación de los Estados miembros, sin necesidad de un voto. Una vez confirmada, la ex presidenta chilena se pondrá al frente de la agenda de derechos humanos de la ONU, con sede principal en la ciudad suiza de Ginebra.

El actual alto comisionado Zeid Ra’Ad Al Hussein, se ha distinguido durante su mandato por mostrarse critico con Gobiernos y líderes, que a su juicio violan, los derechos de sus ciudadanos, como con el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, o con el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, quien utiliza un discurso xenófobo con los inmigrantes.

“Nosotros no avergonzamos a los Gobiernos, se avergüenzan ellos a sí mismos cuando privan a la gente de necesidades básicas, cuando discriminan a partes de sus comunidades, cuando atizan el miedo”, se defendió el diplomático jordano la semana pasada, durante un encuentro con periodistas.

Ayer por la tarde, la organización no gubernamental internacional, Human Rights Watch (HRW), destacó a través de un comunicado, que, de ser confirmada, Bachelet Jeria asumirá “uno de los trabajos más difíciles del mundo en un momento en el que los derechos humanos están bajo ataque”.

El director ejecutivo de dicha ONG, Kenneth Roth, destacó que la expresidenta chilena tiene “una perspectiva única” sobre la importancia de una fuerte defensa de los derechos humanos, dado que ella misma fue víctima de torturas durante la dictadura del general Augusto José Ramón Pinochet Ugarte.​​​​ “Gente de todo el mundo dependerá de que ella sea una defensora pública y contundente, especialmente cuando los responsables son poderosos”, apuntó.

“Le deseo éxito y sabiduría en este importante nuevo desafío, cuya tarea es ampliar y profundizar el compromiso de la comunidad internacional con los valores universales de la dignidad humana”, señaló, también ayer por la tarde, Miguel Juan Sebastián Piñera Echenique, el actual presidente chileno, a quien Bachelet Jeria le ha entregado el poder en dos ocasiones.

El pasado jueves, la ex presidenta había inaugurado en Santiago de Chile su nueva fundación, Horizonte Ciudadano, desde donde intentaría defender legado y colaborar en la recomposición de un espacio reformador vacío y sin líderes. En esa ocasión, descartó postularse por tercera vez al palacio de La Moneda en 2021.

La ahora titular de los DH de la ONU, fue socialista desde que estudiaba Medicina en la Universidad de Chile durante el Gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende (1970-1973). Su padre, Alberto Bachelet, general de la Fuerza Aérea de Chile, fue colaborador de esa Administración como secretario de la Dirección Nacional de Abastecimiento y Comercialización (DINAC).

“Desde ese cargo político, tuvo que hacerse cargo de uno de los problemas más sensibles del Gobierno socialista: controlar el acaparamiento de productos básicos y la crisis de desabastecimiento. Con el Golpe de Estado de 1973, el general fue tomado prisionero y en marzo de 1974 falleció por torturas de sus propios compañeros de armas”, recordó el diario español El País.

“La estudiante de Medicina y su madre, Ángela Jeria, siguieron contribuyendo a la resistencia y en 1975 fueron tomados prisioneras por los agentes de la dictadura. Tras un breve paso por Australia, ambas se instalaron en la RDA, donde siguieron contribuyendo a la oposición a Augusto Pinochet”, abundó el rotativo europeo.

“En el Gobierno del socialista Ricardo Lagos (2000-2006), Bachelet debutó públicamente como ministra de Salud y luego de Defensa, donde se disparó su popularidad. Como hija de un ejecutado y víctima directa de la dictadura, intentó llevar adelante un proceso de reconciliación cívico-militar. Fue el trampolín para La Moneda, donde llevó adelante un primer Gobierno moderado”, indicó El País.

“En su segunda Administración, sin embargo, la presidenta realizó un viraje a la izquierda, apoyada por una coalición que incluía al Partido Comunista. Pese a su historia personal, sin embargo, las agrupaciones de víctimas de violaciones a los derechos humanos en la dictadura son críticos con su gestión”, indicó el medio español.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio