Héctor Manuel Veiga Galindo

Foto: Cortesía
 
Opinionez Lunes, 16 Abril, 2018 12:00 PM

“El honor es la conciencia externa, y la conciencia, el honor interno”

Arthur Schopenhauer

 

En el mes de julio de 1976, conocí al señor licenciado Héctor Manuel Veiga Galindo. Apenas cursaba un poco más de la mitad de mi carrera profesional y Héctor ya era Juez de Primera Instancia de lo Civil, en el Partido Judicial de Tijuana, BC. Franco, abierto, amigable, bromista y sumamente agradable en su trato; me lo presentó mi compañero de generación que en aquel entonces se desempeñaba como secretario actuario del Juzgado Tercero de lo Civil, igualmente mi amigo, compañero y hermano Elías Domínguez Cobo. Recuerdo que tomamos un café en aquella ocasión, en el Centro Comercial Las Brisas, en donde se ubicaban por aquel entonces, los Juzgados Civiles en el Partido Judicial de Tijuana.

El ser abogado implica un serio compromiso consigo mismo y con la sociedad, que debe tener como bases sólidas, una amplia y profunda formación académica, un perfil deontológico exhausto y una garantía de responsabilidad profesional, y Héctor Manuel Veiga Galindo responde plenamente a ese perfil profesional que además exige una gran sensibilidad social y experiencia profesional, la cual admiten al individuo ser un ciudadano atento a las necesidades y acontecimientos que atañen a la sociedad.

Héctor Manuel Veiga Galindo nació el 30 de Julio de 1946, en la Ciudad de Nogales, Estado de Sonora. Sus padres fueron Virginia Galindo, originaria de la Ciudad de la Paz, en el Estado de Baja California Sur, y el Arquitecto Juan Ramón Veiga, Catalán Republicano que tuvo la oportunidad de arribar a México gracias a la fraternal y humana actitud del General Lázaro Cárdenas del Río, el cual abrió las puertas de nuestra nación a todos los liberales españoles que eran perseguidos por el régimen fascista de Francisco Franco, en España.

En el año de 1972 contrajo matrimonio con la señora Eulalia Guadalupe Lucero, procreando tres hijos: Verónica, Liliana y Héctor. Por su puesto que Héctor Manuel, por la formación liberal recibida en su hogar, asistió a escuelas públicas y tuvo que trasladarse a la ciudad de Guadalajara para realizar sus estudios profesionales como Licenciado en Derecho, correspondiente a la generación 1964-1969. Siendo egresado de la Universidad Autónoma de Guadalajara como profesionista  del Derecho, ha realizado muy diversas actividades dentro de las que destaca haber sido abogado postulante, secretario de Acuerdos del Juzgado Primero Civil, Juez Primero de Primera Instancia Civil; Juez Tercero de Primera Instancia de lo Civil, asesor de Profeco en la delegación de Tijuana e integrante de la Consejería jurídica del XX Ayuntamiento del Municipio de Tijuana, durante los años 2010 a 2013, donde tuve la oportunidad de ser su compañero de trabajo en dicha administración municipal.

Al ser un abogado con experiencia y conocimientos, destaca su vocación de enseñanza como catedrático en la escuela de Derecho del Instituto Cuauhtlatóhuac, incorporado a la UNAM, y desde 1988 a la fecha, como maestro de la Facultad de Derecho de la UABC Campus Tijuana, en materias como: Práctica Civil Forense, Derecho Civil II, Derecho Procesal Civil, Derecho Civil IV (Contratos). En sus actividades sociales y políticas se ha desempeñado como secretario de divulgación ideológica del Comité Municipal del PRI, miembro de la Confederación Político-Liberal de Baja California; así como del grupo liberal “Guillermo Prieto”; ha pertenecido igualmente al Colegio de Abogados de Tijuana, al Colegio de Abogados Ignacio Burgoa y fue fundador del grupo denominado “Foro de Abogados de Tijuana”. Dentro de sus actividades intelectuales  ha participado desde hace muchos años como miembro de la Logia Masónica Ignacio Zaragoza No. 3, pertenece al Club de servicio “Shriners” que es una institución filantrópica de la masonería que se dedica a ayudar a las personas menores de edad que han padecido de lesiones por quemaduras o que igualmente presentan problemas ortopédicos y cuya atención se les brinda de manera gratuita  sin distinción de credo religioso, siendo esta institución y sus miembros integrantes, una manifestación de la labor altruista de la masonería.

Igualmente, el licenciado Héctor Manuel Veiga Galindo ingresó al Club de servicio Rotario Tijuana Siglo XXI; es miembro “Paul Harris” The Rotary Internacional y miembro de los cuerpos filosóficos del Supremo Consejo de Baja California que desde hace años fue designado Soberano Gran Comendador Grado 33.

Recientemente, el 16 de febrero del presente año (2018) recibió una notable distinción al ser designado Doctor Honoris Causa, título que le otorgó la Universidad de España y México Campus Tijuana, como un reconocimiento a la labor de muchos años como abogado en muy diversas manifestaciones de la profesión, como servidor Público, abogado litigante, organizador de diversos foros respecto a la ciencia jurídica y su impecable carrera como docente universitario. Sostengo en que este tipo de reconocimientos deben otorgarse en vida de quienes a través de una singular trayectoria de muchos años, se han hecho acreedores a ello; estas sencillas líneas son igualmente un reconocimiento a la labor interminable de la educación y de la formación de los hombres.

¡Enhorabuena Héctor!

 

Benigno Licea González es Doctor en Derecho Constitucional y Derecho Penal. Fue Presidente del Colegio de Abogados “Emilio Rabasa”, A. C. 

Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio