Exportación mantiene viva artesanía mexicana

Fotos: Jorge Dueñes
 
Negocioz Lunes, 26 Marzo, 2018 12:00 PM

Si bien su labor no se ve obstaculizada por normativa excesiva, artesanos de diferentes estados de la República Mexicana, presentes en el Baja California Center por motivo del expo internacional TlaquepArte 2018, comentaron a NEGOCIOZ que tampoco reciben estímulos gubernamentales para su labor.

En su mayoría, coincidieron en que el turismo nacional e internacional representa la mayor parte de su mercado, la participación en exposiciones como lo es TlaquepArte, evento que celebró su edición número 84 en Baja California del 16 al 19 de marzo pasados, y les permite presentar sus productos a mayoristas y exportar a otras entidades, incluso a otros países.

“Gracias a Dios y a la gente, al público que nos compra nuestra artesanía, las autoridades, mucho apoyo de nuestro Estado, exportamos orgullosamente a todo el mundo”, declaró José Luis Loya, artesano de cerámica rescatada de la cultura Paquimé, proveniente de Mata Ortiz, Chihuahua. Agregó que resulta un poco más arduo el llevar la cerámica a Estados Unidos por la prohibición a que la misma contenga plomo, entre otros requisitos, y aseguró, no generan mayor molestia.

Entre los entrevistados, Loya fue el único que señaló recibir apoyo del gobierno local con la compra de boletos y pago de viáticos, para que pueda ofertar su producto en ferias y expos en México, como también internacionalmente.

Pablo Franco, proveniente de San Antonio Arrazola, Oaxaca, quien presentó alebrijes, comentó que una desventaja de su labor es que, por tratarse de una producción artesanal, esta requiere de mucho trabajo para lograr una buena cantidad de producto, lo que el consumidor no muchas veces entiende, sobre todo los nacionales, mientras que para exportarlo requieren certificar el origen 100% mexicano del producto, logrando colocarlo en galerías de Europa y Estados Unidos.

Si bien, expuso, existen diferentes instancias de gobierno que ofrecen estímulos a su labor, tratándose también de un bien cultural, estos recursos solo llegan a los artesanos con buenas relaciones, con quienes ostentan los cargos públicos al frente de dichas instituciones.

El decremento en el turismo internacional y nacional tan solo parece afectar a los artesanos que no exportan, como lo es el caso de Raúl Hurtado, artesano de crema de mezcal del Estado de México. Afirmando que el 40% de su mercado es el turismo internacional, en el último año presentó una baja importante en sus ventas.

“No he podido yo exportar, hay planes más adelante, gente a la que le interesa de la Unión Americana y hasta de Europa, hemos tenido contacto con esas personas, pero como todo lleva un proceso, no ha habido oportunidades de que este producto llegue a otros lados”, lamentó.

Los entrevistados coincidieron en que no deben sujetarse a ninguna norma para obtener la denominación de artesanal, ya que lo que otorga dicha característica a sus productos es la producción a mano y no industrializada, además de producirse en las regiones de origen.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio