“Deshonroso y una burla regreso de regidor detenido por lavado de dinero a Cabildo”: PES

Foto: Archivo.- Luis Torres Santillán en corte de San Diego
 
Edición Impresa Lunes, 18 Diciembre, 2017 12:10 PM

Luis Torres Santillán, preso por lavado de dinero en Estados Unidos, regresó como regidor después de declararse culpable de un delito fiscal y cumplir su sentencia. La oposición en el Cabildo de Tijuana lo ve como un compromiso de campaña más del alcalde Juan Manuel Gastélum, el cual expone la doble moral del PAN

A un año de que Luis Torres Santillán fuera detenido por lavado de dinero en California, el empresario regresó a ocupar su cargo como regidor en Tijuana, el cual aseguró, fue respaldado por el Partido Acción Nacional (PAN).

Para el también regidor Manuel Rodríguez Monárrez, del Partido Encuentro Social (PES), la segunda fuerza política en Cabildo, el regreso del edil panista “es una cuestión deshonrosa y una burla para la ciudadanía en un gobierno donde el alcalde Gastélum prefiere voltear a un lado para hacer cumplir los compromisos de campaña”.

En papel, Luis Torres Santillán fue uno de los aportadores de dinero a la campaña a alcalde de Juan Manuel Gastélum “El Patas”, pero Rodríguez Monárrez lleva la relación de compromiso a esferas más altas.

“¿De dónde viene el dinero que el empresario (Luis Torres) movía? Sus nexos familiares están probados. Muchos de los negocios que realiza el gobernador son a través del pariente político de este regidor, Fernando Beltrán”, precisó el regidor pesista.

Rodríguez Monárrez basó su razonamiento en cómo “las decisiones que toma el alcalde se dedican a pagar compromisos de campaña, lo vimos con Turbofin (empresa arrendadora de camiones de basura), el relleno sanitario y lo seguimos padeciendo con el tema de las luminarias”.

El regidor de oposición también comentó que los partidos políticos que integran el Cabildo no fueron tomados en cuenta sobre el regreso de Luis Torres, sino que el alcalde panista se reunió en privado con su fracción política para informarles de ello.

En agosto, Torres Santillán llegó a un acuerdo con la Fiscalía del Condado de San Diego, la cual lo acusaba de 10 cargos por lavado de dinero. Se declaró culpable de un delito fiscal al convertirse en un accesorio para transacciones monetarias sin la licencia requerida.

A cambio fue sentenciado a 22 horas de servicio social, tres años de libertad condicional y una multa de 675 dólares, mientras que los 20 días que pasó en prisión le fueron suficientes para que no se le dictara más tiempo tras las rejas.

Si bien, los regidores no deben contar con antecedentes penales al momento de su registro para ocupar este cargo de elección popular, ya que se trata de una sentencia en Estados Unidos, abogados consultados por este Semanario, explicaron que por ocurrir en el extranjero, difícilmente se puede vincular para hacer cumplir este precepto.

“Es una cuestión de interpretación porque antecedentes penales son antecedentes penales aquí y en China, y en el deber ser se requieren valoraciones éticas y morales que le corresponden al PAN para respaldar su regreso”, opinó el regidor Rodríguez Monárrez.

 

“Me declaré culpable, pero hay que darle vuelta a la página”: Luis Torres

El lunes 11 de diciembre, Luis Torres Santillán se presentó en el Ayuntamiento para presentar su solicitud de reintegración a su cargo como regidor. Al día siguiente ya estaba despachando en su oficina y en cuestión de días se encargó de hacer cambios en su personal administrativo.

Este 16 de diciembre se cumplirá un año de que el regidor fuera detenido en la frontera durante un operativo de agencias federales estadounidenses que lo citaron en oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) para renovar su tarjeta Sentri.

Torres Santillán fue identificado como parte de una red de lavado de dinero, integrada por otros empresarios tijuanenses y sus familias, como David y Claudia Espinoza, ésta prima de la esposa del regidor, así como Karla y Jorge Escalante, esposa e hijo del ex dirigente de Coparmex, Jorge Escalante.

Si bien, la Fiscalía retiró los cargos de lavado de dinero a cambio de su confesión, reclasificando este delito. El regidor expresó: “hay que darle la vuelta a las páginas. Me declaré culpable, pero las cosas pasan y hay que aprender”, a través de una entrevista telefónica.

De acuerdo con el empresario, quien también fue consejero de Coparmex, se dedicará de lleno al tema de seguridad pública, comisión cuya presidencia había obtenido en las únicas dos semanas que ocupó el cargo en diciembre de 2016.

“Darle más certeza a la policía y acercar a la gente a que denuncie, que era la prioridad que teníamos como sector empresarial”, dijo en específico de sus planes de trabajo.

Sobre el rompimiento que podría darse en las actividades que realizó su suplente Vicente Jiménez, el regidor en funciones opinó: “el tema de un regidor es meramente funcional” y no pudo encontrar diferencias entre sus formas de trabajo, más allá de “un poco de experiencia laboral” por su parte.

De la respuesta que obtuvo del Partido Acción Nacional acerca de su regreso, el cual lo llevó a ocupar ese cargo, aseguró: “me dijeron que no tenían ningún inconveniente”. Acerca del respaldo que ofrecerá a las decisiones del alcalde, precisó: “no soy panista registrado, en mi familia había tendencias panistas, pero tengo mi propia cabeza, sé pensar por mí mismo. Sabré tomar mis decisiones para el bien de la ciudad”.

No obstante, calificó el primer año de administración de “El Patas” como “un gobierno estable con lo que ha podido hacer, se puede hacer muchísimo más, vale la pena resaltar que se han sacado los temas”.

Por otra parte, al regidor se le cuestionó si cree que su reincorporación pueda traer una imagen negativa al ya por sí desgastado Ayuntamiento, a lo que respondió: “estoy conforme conmigo mismo y sé que puedo apoyar y aportar mucho por la ciudad”.

La empresa del padre de Luis Torres Santillán, Productos Diamond, y en la cual éste labora en un puesto directivo, se dedica a la venta de granos, principalmente en la cadena Calimax, de la familia Fimbres, otra de las de mayor arraigo en la sociedad tijuanense.

Al respecto, el regidor Manuel Rodríguez Monárrez expresa: “si quien hubiera cometido esa situación hubiese sido su suplente, ¿qué consideraciones hubiera tenido el PAN para él al no venir de una familia encumbrada en Tijuana? Para mí es un acto de doble moral. A unos se les perdona cualquier omisión si son hijos de la alta sociedad y a otros que no tienen el mismo pedigree no les aplicarían los mismos juicios morales”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio