Un pan rancio

Foto: Internet/Ricardo Anaya ha enfocado su estrategia en el PRI y no en Morena
 
Opinionez Lunes, 16 Octubre, 2017 12:00 PM

El dirigente del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya, está a punto de convertirse en el hombre que facilitó la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República.

Me parece increíble que el PAN teniendo a la candidata más competitiva, Margarita Zavala, haya decidido buscar otras opciones. Y lo más irracional es que el frente opositor, conformado por el PAN, PRD y MC, vetó a Zavala de cualquier posibilidad de encabezar dicha alianza. La lógica de obtener “el poder por el poder” generó la escisión más grande hasta hoy, rumbo al proceso de 2018: la renuncia de Zavala a su militancia panista. Con ella es poco probable que se vayan militantes del PAN (padrón), pero sí infinidad de votos que simpatizan con Margarita y su causa.

La posición retrógrada del directivo del PAN de empeñarse en erradicar de su partido a todo aquel que no piense como él, está llevando a la peor crisis de este instituto político. El joven apodado “Cerrillo” salió peor que Gustavo Madero. No cabe duda que el alumno supera al maestro, pero a la mala.

Extrañamente, Ricardo Anaya ha enfocado su estrategia en el PRI y no en Morena. Su obsesión es tal que en vez de tener en la mira a quien ocupa el primer lugar en las encuestas (AMLO), decide mejor preocuparse por quien está en el tercer lugar (PRI). Desconozco quienes formen su “cuarto de guerra”, pero es evidente que sus asesores tienen la brújula extraviada.

Antes, Anaya era un asiduo visitante de Los Pinos y del entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, tan solo hay que observar los videos donde estaba de “aplaudidor” en la aprobación de la Reforma Fiscal que tanto daño ha causado a las familias mexicanas, pero cuando le cerraron la puerta en la nariz, le declaró la guerra al Gobierno de Peña. Ahora está desesperado porque alguien le haga caso en el gabinete federal, ya ni el teléfono le contestan. Los gobernadores panistas (casi todos) han decidido no seguir el camino de la destrucción de acuerdos, por lo que negocian por separado con la Secretaría de Hacienda, los recursos para sus estados que serán asignados en el presupuesto 2018.

Antes, en el Partido Acción Nacional se privilegiaba el debate y la confrontación de ideas, pero de unos años para acá, eso desapareció. Con la llegada al gobierno, el PAN se desdibujó, las decisiones ya no pasaban por la cúpula panista, sino por el Presidente de la República en turno. La imposición de líderes y selección de candidatos quedaron al gusto personal no institucional. La cosa empeoró cuando el PAN dejó de ser gobierno y su dirigencia (Gustavo Madero y Ricardo Anaya) decidieron ponerse de “tapete” de Peña y sus aliados con el denominado Pacto por México.

En el mencionado Pacto por México desapareció la agenda que siempre impulsó el PAN para dar prioridad a temas negativos, como la Reforma Fiscal. Ahí fue cuando los actuales dirigentes apostaron a plegarse al Gobierno, dejando a un lado sus luchas históricas.

La perversión en el PAN se instauró cuando los “moches” se convirtieron en el incentivo más grande de sus diputados federales, en lugar de legislar. El dinero y las candidaturas a los amigos o miembros de su grupo fueron la condición para seguir en Acción Nacional.

Este es el PAN de Ricardo Anaya, el partido que se llenó de corrupción e intolerancia. El PAN de las amenazas de expulsión y de las renuncias de militantes distinguidos.

De seguir como hasta hoy, el popular “Cerillo” se convertirá en la persona que le entregó a Morena la presidencia de la República, gracias a su desmedida ambición de poder. Al tiempo.

 

Alejandro Caso Niebla es consultor en políticas públicas, comunicación y campañas; se ha desempeñado como vocero en la Secretaría de Hacienda y Secretaría de Desarrollo Social en el Gobierno Federal, así como como Director de medios en la Presidencia de la República. También fungió como Director de Comunicación Social en el Gobierno del Estado de Baja California. @CasoAlejandro

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio