Arranca la NFL

Fotos: Internet
 
Deportez Lunes, 11 Septiembre, 2017 12:15 PM

El ovoide está en el aire. Los equipos han saltado al emparrillado en busca de dar la mejor temporada posible y llegar hasta la batalla por el trofeo Vince Lombardi. Los Patriotas, actuales campeones, nuevamente son los favoritos para repetir

La temporada 2017 de la NFL está en marcha. Las 32 franquicias han comenzado el camino que los llevará al Súper Tazón LII, a disputarse el 4 de febrero de 2048 en el Estadio US Bank de Minneapolis, Minnesota.

Los actuales campeones, Patriotas de Nueva Inglaterra, intentarán obtener su segundo anillo de manera consecutiva al haber derrotado dramáticamente en la edición anterior a los Halcones de Atlanta.

Para este año, el equipo dirigido por Bill Belichick es marcado nuevamente como uno de los favoritos. Incluso en las apuestas aparecen como los preferidos, pagando 6-1.

Los “Pats” repiten la mayoría del plantel que estuvo presente este año en Houston para el “Súper Domingo”.  El equipo es liderado por el mariscal de campo estelar Tom Brady, quien suma su decimoctava temporada en la NFL.

Con 40 años de edad, Brady lleva siete súper tazones en su carrera, de los cuales ha ganado cinco y perdido dos.

El veterano pasador tendrá que sortear cualquier adversidad para guiar a su equipo al bicampeonato, incluyendo la ausencia de su receptor estrella, Julius Edelman, quien quedó fuera de la temporada tras una lesión sufrida durante la pretemporada.

Cabe recordar que Edelman fue clave en el triunfo de los Patriotas frente a los Halcones. Afortunadamente Brady contará con el retorno del ala cerrada Rob Gronkowski, quien pasó el año 2016 fuera del terreno de juego por lesión en la rodilla.

Mientras que el cuerpo de receptores quedará integrado por Danny Amendola, Chris Hogan y Brandin Cooks. El trabajo por tierra será dividido entre los corredores Dion Lewis y la figura del Súper Tazón, James White.

Por el lado defensivo, los tacles Trey Flowers y Malcom Brown serán importantes en el esquema, así como el apoyador Dont’a Hightower y el esquinero Stephon Gilmore.

Nueva Inglaterra no tendrá competencia en el Este de la Conferencia Americana, ya que el resto de los equipos están en restructuración, por lo que carecen de un buen plantel.

Los Delfines de Miami eran uno de los posibles rivales, pero no tendrán a su mariscal de campo titular, Ryan Tanehill, quien se lesionó en la pretemporada, perdiendo todo el año.

Para sustituir al pasador, los Delfines se hicieron de los servicios del veterano Jay Cutler, quien prácticamente estaba en retiro. Por dicha situación el futuro no es muy promisorio.

En el Oeste, los Cargadores de Los Ángeles sostendrán su primera campaña en su nueva sede angelina, el StubHub Center de Carson, California.

El “equipo del rayo” también estrenará entrenador en jefe con Anthony Lynn, quien llegó para sustituir a Mike McCoy, por lo que ahora intentarán tener un año positivo por primera ocasión en las últimas dos temporadas, tras récords de 4-12 y 5-11, respectivamente. El ataque nuevamente será comandado por el pasador Philip Rivers, quien busca por fin alcanzar un Súper Tazón antes de retirarse, ya que el final de su carrera está cerca.

Rivers sigue contando con su inseparable compañero de equipo, el ala cerrada Antonio Gates, quien probablemente se retire al finalizar esta campaña y pretende romper la marca de más anotaciones para un ala cerrada, que es de 111, la cual empató en 2016.

Los receptores serán Keenan Allen, que espera mantenerse sano, y Tyrell Williams, la sensación del año pasado.

El ataque terrestre será comandado por Melvin Gordon, quien superó las mil yardas en la campaña anterior y la decena de anotaciones, acompañado por Branden Oliver.

A la defensiva, el jugador a seguir será el tacle de segundo año Joey Bosa, nombrado Novato Defensivo del Año, además del apoyador Melvin Ingram y los esquineros Jason Verrett y Casey Hayward, líder en intercepciones del equipo, con siete.

Los Raiders de Oakland son otro equipo a seguir en este sector, con el retorno de su pasador Derek Carr, quien estaba quemando la Liga en 2016, pero una lesión en el pie lo marginó de la postemporada y vio cortado su sueño de alcanzar el Súper Tazón.

Los “Malosos” integraron a su platilla al veterano corredor Marshawn Lynch, dándole más opciones a Carr en el ataque, ya que se unirá a Amari Cooper y Michael Crabtree, quienes fungirán como receptores.

La defensiva será encabezada por el tacle Khalil Mack, el apoyador Bruce Irvin y el esquinero Reggie Nelson.

Los Jefes de Kansas City nuevamente serán un equipo duro de roer defensivamente, aunque por el lado ofensivo podrían flaquear. Y es que el veterano mariscal de campo Alex Smith podría estar en los últimos juegos de su carrera, con su baja de nivel, además de que no tiene opciones al no contar con receptores de calidad, ni un corredor de poder.

Con Trevor Siemian como mariscal de campo, los Broncos de Denver son una incógnita, aunque el joven pasador  de tercer año, tiene a un par de receptores que ayudarán en su desarrollo y desempeño, como Emmanuel Sanders y Demaryius Thomas, y el corredor C.J. Anderson.

Denver no tendrá problemas con el mejor defensivo de la NFL, Von Miller, y un esquinero de calidad como Aqib Talib.

En el Norte, los Acereros de Pittsburgh -dirigidos por Mike Tomlin- están conscientes de que sus posibilidades de llegar lejos están en manos del veterano pasador Ben Roethlisberger, quien estuvo cerca de anunciar su retiro ante constantes lesiones.

Sin duda Roethlisberger tiene una de las mejores combinaciones de ataque terrestre y aéreo con el corredor Le’Veon Bell y Antonio Brown.

Las dudas están puestas en la defensiva, aspectos que los Acereros han dejado atrás a una gran generación de defensivos en los que figura el último de ellos, James Harrison, que a sus 39 años de edad, estaría jugando su último año.

Los Cuervos de Baltimore son los principales contendientes de Pittsburg en este sector, pero tendrán un año difícil al sortear un par de lesiones importantes en su plantel: la del ala cerrada Dennis Pitta y del corredor Kenneth Dixon.

Además de que su pasador, Joe Flacco, se mantuvo alejado del terreno de juego en la pretemporada debido a una lesión en la espalda, pero estará listo para este arranque.

La defensiva es comandada por el apoyador Terrell Suggs y el safety Eric Weddle.

Los Bengalíes de Cincinnati podrían tener su último año dirigidos por Marvin Lewis. La ofensiva con Andy Dalton como mariscal de campo, no ha podido despegar del todo y parece que no lo hará.

Dalton sigue contando con el receptor A.J. Green y el corredor Jeremy Hill como sus armas principales al ataque. A la defensiva no tendrán mucho sustento en sus diferentes líneas.

En el Sur, el control estará disputado por todos los equipos. Los Titanes de Tennessee podrían dar la sorpresa con el mariscal de campo Marcus Mariota, quien va por su mejor campaña ahora que contará con más variantes en su ofensiva.

Corey Davis y Rishard Matthews son sus receptores, mientras que el corredor DeMarco Murray hará el trabajo por tierra. Sin embargo, la defensiva podría ser el eslabón débil de este equipo.

Con Andrew Luck, los Potros de Indianápolis desean retomar el control de su división, la cual perdieron hace un par de años. Luck  tiene un par de opciones ya reconocidas en la Liga, como el receptor T.Y. Hilton y el corredor Frank Gore. Al igual que los Titanes, la defensiva de los Potros será una de sus debilidades.

Los Texanos de Houston solo podrán contender con su defensiva al contar con uno de los mejores jugadores de la Liga, el tacle J.J. Watt. 

Aaron Rodgers busca regresar al Súper Domingo

 

La NFC

En la Conferencia Nacional, los Halcones de Atlanta son los candidatos naturales para repetir el título.

El equipo prácticamente repite plantel. Con Matt Ryan en los controles, buscan alcanzar el “Súper Domingo” por segundo año consecutivo.

Ryan reunirá todas sus armas para vencer a sus enemigos, empezando por el explosivo receptor Julio Jones y el corredor Devonta Freeman.

A la defensiva, se mantienen hombres clave como los apoyadores Deion Jones y Vic Beasley Jr., así como el esquinero Desmond Trufant.

Los Santos de Nueva Orleans esperan volver a brillar como hace unos años. El problema es que su pasador, Drew Brees, ha ido a la baja desde entonces. El veterano mariscal de campo ahora tendrá nuevas variantes en su ofensiva, tras la llegada del corredor Adrian Peterson. Brees tienen un par de receptores que podrían marcar diferencia: Ted Ginn Jr. y Michael Thomas. No obstante, el problema es del otro lado del balón, ya que la defensiva luce débil, por lo que podría ser un año difícil.

Las Panteras de Carolina son una incógnita, ya que podrían recuperar el trono de este sector y volver a ser contendientes si el pasador Cam Newton se mantiene sano, pero la atención estará centrada en la defensiva, principal virtud de este equipo.

En el Norte, los Empacadores están listos para empezar su viaje que los lleve a Minnesota en febrero. Los “Packs” solo tendrán que hacer una cosa para llegar hasta el “Súper Domingo”: mantener sano a Aaron Rodgers. Y es que el pasador se vio mermado el año pasado y se quedaron cerca del juego grande, aunque esta campaña nuevamente lucen fuertes, más con la adhesión del ala cerrada Martellus Bennett. A ello se suma el retorno del receptor Jordy Nelson, quien se perdió la temporada pasada por lesión.

Mientras que a la defensiva, el apoyador Clay Matthews espera regresar al nivel que lo llevó a ser uno de los mejores defensivos de la Liga y con eso ayudar a su equipo.

El camino divisional para los Empacadores es más que sencillo, ya que el resto de los equipos de esta división, como Leones de Detroit, Vikingos de Minnesota y Osos de Chicago, no pintarán en la Liga.

En el Este, los Vaqueros de Dallas son favoritos para repetir tras el fracaso del año pasado, cuando fueron los mejores de la NFC y se quedaron a medio camino.

El mariscal de campo Dak Prescott y el corredor Ezekiel Elliott encararán su segundo año como profesionales y tendrán que repetir el nivel mostrado en su debut. De lo contrario, los resultados serán distintos para el equipo de la “estrella solitaria”.

Los Gigantes de Nueva York esperan que su pasador Eli Manning vuelva a ese nivel que los llevó a ganar dos súper tazones; podría apoyarse en una dupla de receptores estelares como Odell Beckham Jr. y Brandon Marshall. La defensiva será una de las mejores, encabezada por la gran dupla de tacles integrada por Jason Pierre-Paul y Olivier Vernon.

Las Águilas de Filadelfia arrancaron bien el año pasado, pero cerraron como últimos de su división. Para esta campaña se espera que el pasador Carson Wentz haya aprendido la lección, aunque no se ven variantes en el plantel en su ataque, tampoco a la defensiva.

Sin duda la División Oeste debe ser de los Halcones Marinos de Seattle, un equipo plagado de talento tanto a la ofensiva como a la defensiva. Esta campaña buscan regresar a la grandeza de hace un par de años, cuando alcanzaron el Súper Tazón. Desde los controles con Russell Wilson, el receptor Doug Baldwin y el ala cerrada Jimmy Graham, lucen imponentes en su ofensiva.

Y qué decir de la defensiva, con el esquinero Richard Sherman, acompañado por el tacle Cliff Avril y el apoyador Bobby Wagner.

Los Cardenales de Arizona podrían tener la última temporada del mariscal de campo Carson Palmer y del receptor Larry Fitzgerald, ambos veteranos podrían despedirse de este equipo regresando a un “Súper Domingo”, pero es una misión complicada, ya que más allá del ataque, el equipo no tiene una defensiva decente y eso podría marginarlos de la postemporada.

PRONÓSTICO SBLII: Nueva Inglaterra y Green Bay.

Related Post

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio