Del 1er al 4to lugar

Foto: Internet/Ricardo Anaya, presidente nacional del PAN
 
Opinionez Lunes, 12 Junio, 2017 12:00 PM

Política Breve y de Emergencia

 

 

 

Los preliminares resultados electorales del pasado domingo 4 de junio, fueron motivo suficiente para despertar públicamente, la fuerte pugna interna que tiene el Partido Acción Nacional por el poder político. No es que no se hubiesen advertido los triunfos y las derrotas (salvo Coahuila, con su estrecho margen), verdaderas sorpresas no hubo, lo que sucede es que cada grupo y su aspirante presidencial, está plantado en su estrategia y esto pasa, desde luego, por no dejar crecer a los otros.

Margarita Zavala, aspirante presidencial y actual puntera en todas las encuestas, no dejó pasar siquiera un día, ya no se diga el computo ni mucho menos el proceso post electoral, cuando el mismo día de la jornada, acusó de responsable directo de la estrepitosa derrota panista en el Estado de México (desde 1er al 4to lugar) a Ricardo Anaya, presidente nacional y presunto aspirante presidencial. Le dijo que por sus intereses y ambiciones, descuidó los resultados de aquella entidad y lo emplazó a tener candidato a más tardar en un mes, so pena de considerar su participación activa en las tareas del instituto político.

Por su parte, Rafael Moreno Valle, el otro de los aspirantes más encarrerados, pero más moderado en la crítica institucional, tal vez por su responsabilidad al frente de la Comisión Política del PAN, se concretó a hablar de los buenos resultados obtenidos donde participaron en alianza con el PRD (Nayarit y Veracruz). Declaró que lo del Edomex es el ejemplo de lo que no se debe hacer y se sumó a las manifestaciones públicas de la defensa del voto en Coahuila.

A Ricardo Anaya no le quedó de otra más que enfrentar la realidad de su manifestada o no, dualidad de aspirante presidencial y dirigente partidista. Mientras celebraba los triunfos de Nayarit y Veracruz, daba la cara por la derrota de Edomex y encabezaba la resistencia electoral de Coahuila, también tuvo que rehuir la crítica mediática de sus compañeros aspirantes, porque dijo “no se iba a equivocar” en referencia a que los enemigos, no son de casa. Sin embargo, precisamente por esa necesidad de no problematizar su figura pública, tanto adentro como afuera del PAN, es que no llamó al orden a sus confrontantes ni los invitó a la prudencia y a la disciplina partidista y legal.

Los resultados del domingo ahora son vistos desde la óptica del vaso medio lleno o del medio vacío: los primeros son los anayistas y otros los zavalistas y morenovallistas. Esto a razón de que en los hechos, los resultados electorales recientes se suman a los del 2015 y 2016, para conformar la mayor fuerza política y de gobierno que el PAN haya tenido en su historia; aunque, en contraste, en la suma plana y llana de votos en 2017, el avance no supera a lo obtenido por sus principales adversarios, PRI y MORENA.

De lo que se trata es de contener un posible momento político favorable a Ricardo Anaya, complicar el que, como dirigente, pueda capitalizar los triunfos electorales y convertirlos en bonos políticos en favor de su eventual nominación. Se trata de no permitir el uso de los resultados de todos, en ventaja de quien coordina esos precisos esfuerzos.

Y como si de lo que se tratara es de solo ganar la nominación partidista, de solo lograr como último triunfo, abanderar al partido en 2018, de solo prevalecer en lo interno sin privilegiar lo externo; el panismo se debate ahora, abierta y públicamente, en una dura y ruda confrontación que amenaza con fragmentarlo y disminuirlo, sin que exista mediador alguno con la autoridad moral suficiente para evitarlo. Si la cosa sigue así, se podría repetir el pasar del 1er al 4to lugar, que es algo en lo que el PAN, ya tiene experiencia.

Que la historia lo registre.- Roberto Madrazo Pintado es el antecedente mexicano de un presidente nacional de partido que, desde esa organización, logra la candidatura a la Presidencia de la República. Obtuvo el 3er lugar en las elecciones de 2006, abanderando al PRI.

Botón rojo.- Este es un pleito por los quesos, donde ni siquiera han conseguido la vaca, pero ya la vieron.

 

Salvador Morales Riubí, político tijuanense, ha sido funcionario municipal y estatal. Actualmente es empresario y consultor en temas de salud y relaciones públicas. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio