Por un gobierno de unidad nacional

Foto: Archivo
 
Opinionez Lunes, 28 Noviembre, 2016 12:00 PM

Amigos en el último siglo, desde la invasión norteamericana de 1914, México no se ha enfrentado a un peligro tan grande como el que representa el próximo Presidente Trump. Sus primeras propuestas de nombramiento de su gabinete, en las cuales predomina la línea dura, el racismo y la actitud anti-inmigrantes, así como sus primeras declaraciones, en las cuales nuestro país ocupó un rol central, me hace suponer que se avecinan serios problemas, como nunca los hemos enfrentado.

Un hombre intolerante, como lo ha demostrado durante su campaña y lo ha ratificado recientemente ante las declaraciones de los actores del gran musical neoyorquino “Hamilton”, a quienes le ordenó tajantemente que se disculpen, como si fuera titular de un gobierno totalitario. Si serán muchos problemas, tendremos que enfrentarnos al famoso muro que quiere construir y que paguemos nosotros. A la deportación masiva de mexicanos. Al desconocimiento del Tratado de Libre Comercio. A la alza de aranceles a la exportación de nuestros productos. Al bloqueo de empresas norteamericanas que se instalen en México, como la Ford, la cual él ya decidió no se instalara en nuestro territorio, aunque los directivos de esa empresa digan que sí se instalará.

Son muchos temas más, éstos parecen ser los más importantes y peligrosos. Aunque creo que lo más serio y peligroso será la actitud de su gobierno. Trump no sabe de política, menos internacional, todo lo ve en bueno o malo. Y nosotros en su visión, somos los malos. Ahora bien, ¿qué vamos a hacer? ¿Esperar con los brazos cruzados? El Presidente ha empezado a tomar algunas medidas, sobre todo las consulares, me parecen adecuadas pero insuficientes. Para mí Peña y su gabinete no han valorado realmente los peligros a los que se enfrentará. La verdad no estamos preparados. El gabinete del Presidente, salvo poquísimos casos, no tiene ni la preparación ni la experiencia para sortear los obstáculos que enfrentaremos.

Presidente, debe usted convocar a un Gobierno de Unidad Nacional, sí, así como se oye. Necesitamos estar unidos y fortalecidos. Se requiere que conforme un gabinete de crisis. Es tiempo de dejar a un lado a los amigos, los paisanos y los compromisos. En Relaciones Exteriores se requiere alguien con más oficio y respeto de la comunidad internacional; no critico a la canciller actual, pero no tiene el peso político para enfrentar lo que viene. Yo pondría a su tío, sí, al mismísimo diablo, a Carlos Salinas de Gortari, un verdadero peso fuerte, con gran presencia mundial.

Hay que incorporar a gente como el embajador Rosenthal o al embajador Castrovalle, quienes tienen amigos en Washington y mucha experiencia internacional. En el área económica, hay conocimiento y experiencia, con Alfonso Guajardo y Rocío Ruiz, pero se debe incorporar a los que más saben de estos temas: Herminio Blanco, Jaime Serra Puche, Luis de la Calle y Jaime Zabludovsky. Como secretario hay que traer a Ernesto Zedillo, sería un equipo formidable.

Por favor, Presidente, olvídese de Videgaray, no tiene nada que hacer frente a quienes estoy nombrando. Hágalo su asesor o jefe de gabinete, es bueno incorporarlo. Pero necesitamos personas que piensen en México y no en ser su sucesor.

Para el tema de la repatriación forzosa, se requieren los mejores penalistas. Raúl Cervantes es bueno, pero es un niño de pecho frente a lo que viene. Hay que llamar a Santiago Oñate Laborde, quien fue quien ganó el pleito en la Corte Internacional a USA, quien está litigando en Bruselas. Otro importante es el embajador Bernardo Sepúlveda, él está en la Corte Internacional como juez.

Hay que aprovechar la experiencia, conocimientos y talento de Sergio García Ramírez, él está en la UNAM. No quiero ser casuístico en mis propuestas, solo son ejemplos de que contamos con muchos cuadros calificados si usted decide ser el gran líder que necesitamos en estos momentos y no solo el padrino de los mexiquenses y de sus amigos.

El gobierno de crisis, o de unidad nacional, demanda la participación de todos los líderes de los partidos políticos, incluyendo por supuesto a Andrés Manuel López Obrador. Créame, Presidente, la pluralidad y la diversidad en su apoyo será una gran fortaleza. Es tiempo de dejar de pensar partidistamente. México le reclamará y la historia lo juzgará duramente si no está usted a la altura del reto que vamos a enfrentar.

Fortalézcase con la experiencia y el talento y sea el líder que pase a la historia como el gran defensor de los principios y derechos de los mexicanos.

 

Amador Rodríguez Lozano, es tijuanense. Ha sido dos veces diputado federal y senador de la República por Baja California; fue también ministro de Justicia en Chiapas. Actualmente es consultor político electoral independiente y vive en Tijuana.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio