Néstor de Buen Lozano 


 
Opinionez Viernes, 1 Abril, 2016 12:00 PM

Justicia

 

 

 

El pasado 25 de abril de 2016 falleció el Doctor Néstor de Buen Lozano, español nacionalizado, jurista referente necesario del Derecho del Trabajo mexicano, último de los grandes tratadistas del Derecho Laboral cuyas obras se caracterizan por su exhaustividad y que constituyen un legado para los estudiosos del Derecho Obrero Patronal.

Néstor de Buen, aún cuando no perteneció a la generación de Mario de la Cueva y de la Rosa (n.11 de julio de 1901, m. 6 de marzo de 1981) y de Alberto Trueba Urbina (n.19 de marzo de 1903, m. 23 de marzo de 1984), su producción literaria–jurídica fue tan extensa como la de Mario de la Cueva incluyéndose en sus obras tratados sobre derecho individual del trabajo, derecho colectivo del trabajo, derecho sobre seguridad social y derecho procesal del trabajo.

Su fallecimiento se suma a la de otros grandes juristas y contemporáneos de Néstor de Buen como lo fueron Baltazar Cavazos Flores (n.15 de octubre de 1929, m. 7 de abril de 2008) y Juan Bautista Clíment Beltrán (n.13 de febrero de 1915, m. diciembre de 2008), hecho que en cierta forma deja un vacío en cuanto la emisión de criterios basados en la investigación y la experiencia académica y el ejercicio de la profesión.

Néstor de Buen nació en Sevilla España el 2 de diciembre de 1925, hijo de Demófilo de Buen y Paz Lozano, llegó a México siendo niño, con el exilio español en tiempos de Lázaro Cárdenas. Adquirió la nacionalidad mexicana en febrero de 1988 (La Jornada).

A Néstor de Buen le gustaba venir a Tijuana porque hizo grandes amigos y además impartió infinidad de cursos, pláticas y conferencias. Al Colegio de Abogados Laboralistas en 1993 les impartió su curso de Derecho Individual del Trabajo y posteriormente nos dio una amplia plática sobre las consecuencias laborales del Tratado de Libre Comercio.

Dentro de sus actividades fue catedrático de Derecho del Trabajo en la UNAM y en la Iberoamericana en la ciudad de México, fungió como experto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en diferentes ocasiones en Costa Rica (1979), Perú 1986, Ecuador (1987) y con trabajos varios en México (La Jornada).

De Buen fue también asesor de la Secretaría del Trabajo y Previsión  Social en la discusión del acuerdo de cooperación laboral, anexo al Tratado de Libre Comercio de 1993 (La Jornada).

En mayo de 1953 se inició en la docencia en la facultad de Derecho de la UNAM donde fue pionero en el campo del Derecho Civil mexicano. Se le otorgó en 1997 la cátedra extraordinaria Jesús Reyes Heroles en esa casa de estudios. También fue catedrático y abogado general de la Universidad Iberoamericana, institución a la que hace dos meses  donó su acervo personal, integrado por más de 12 mil libros, revistas y fotografías (La Jornada).

Las obras de Néstor de Buen Lozano, son obras de consulta necesaria tanto en el aspecto de interpretación de las leyes laborales  y el procedimiento del trabajo como en el aspecto histórico de los orígenes y desarrollo del movimiento obrero en Inglaterra, Alemania y Europa en general, así como las luchas de los trabajadores en México resaltando las huelgas de Cananea Sonora y Río Blanco Veracruz.

La concepción, discusión, revisión y aprobación del texto del artículo 123 Constitucional Néstor de Buen lo describe en forma exhaustiva y cronológicamente de tal manera que su lectura constituye una enseñanza clara y comprensible por lo que, su forma de escribir  y su espíritu de investigador hicieron de sus obras una consulta obligada, tanto desde el punto de vista jurídico como desde el punto de vista histórico.

Néstor de Buen se identificó con tendencias socialistas y criticó constantemente los bajos salarios, los sindicatos blancos y las autoridades patronalistas. En octubre de 2014, en una entrevista concedida a La Jornada, Néstor señaló que la situación actual del país y en particular la de los trabajadores “Estaba de la fregada, muy mal”, “Que México se ha vuelto un país de derechas, francamente. Hay una miseria horrorosa, un desempleo creciente y no vemos soluciones”, “desde los años de Fidel Velázquez se estableció un sindicalismo corrupto, totalmente al servicio de la empresa y del Estado. Cada vez ha ido peor”, “Los sindicatos representan mayoritariamente intereses personales, no sociales, los dirigentes quieren un puesto político”, (La Jornada).

Descanse en paz el Doctor Néstor de Buen Lozano.

El Licenciado Gerardo Dávila ejerce su profesión en Tijuana,  B.C. Correo: lic_g_davila@hotmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio