17.1 C
Tijuana
jueves, mayo 23, 2024
Publicidad

La raíz nazi del PAN (Primera parte)

El fascismo fue un movimiento político que tuvo un impacto en la sociedad europea durante la Segunda Guerra Mundial y en las décadas posteriores. La Coagule, el partido fascista más importante en Francia, llevó a cabo numerosas actividades terroristas y colaboró con los nazis. El legado de violencia y represión dejado por el fascismo francés sigue siendo un tema en la Francia contemporánea.

A través de su historia, el fascismo ha demostrado ser una ideología peligrosa y destructiva que amenaza la estabilidad y la democracia y justifica  dictaduras cívico-militares. Es importante recordar los peligros del extremismo político y trabajar en la prevención de la propagación de ideologías violentas que socavan la libertad y la justicia.


Publicidad


Revisando el origen del Partido Acción Nacional, en una investigación de Rafael Barajas podemos entender la ultra radical oposición del ahora “adalid de la democracia”, aliado a su “enemigo histórico”, el Partido “Revolucionario” Institucional, con el náufrago PRD. 

El PRI fue el heredero de la Revolución Mexicana, unido con el PAN, que nació en despachos jurídicos contratados para defender intereses del saqueo de petroleras holandesas, inglesas o EUA. Proviene el PAN de organizaciones político-religiosas que había apostado a las rancias ideas y alianzas con el pensamiento y acciones, que tenían y aún tiene dominio económico, político y de la idea de que el único gobernante es el poder es Dios (¡). En importantes sectores de la población heredado de tres siglos de coloniaje estas ideas prosperaron en mayorías analfabetas empobrecidas. Las iglesias deben ser investigadas para determinar si reciben narcolimosnas y si lavan dinero ante la impunidad financiera de sus privilegios fiscales e irresponsabilidad social. El obispo Emilio Berlié Belauzarán, intocable, tiene declaraciones pendientes.

Los conservadores, a pesar de que estuvieron con acciones y prensa en contra de Francisco Madero, en 1910, de manera oportunista, encabezados por Francisco León de la Barra, le apoyan en las elecciones presidenciales, evidentemente seguro ganador, con una ola de electores hartos del Porfiriato.  Hipócritamente ocuparon puestos en el gabinete maderista, para luego unirse a la conspiración con el embajador norteamericano para asesinar a Francisco I. Madero y a José María Pino Suárez.


Publicidad

 


Los padres del PAN y sus herederos están anclados también en las ideas racistas, antisemitas, germanofilia, anticomunistas, contra masones y casados con el “pensamiento único”, de feudalismo e Inquisición, cerrada a la pluralidad y pensamiento crítico científico.

Las propuestas filosóficas fueron semillero de ideas del francés Charles Maurras que configuró ideas nazis fascistas en publicaciones. Fueron la “inspiración”, que impulsó la simpatía por las políticas totalitarias del fascismo de Adolfo Hitler, Benito Mussolini, el emperador Hirohito y el golpista español Francisco Franco, cabeza de la dictadura genocida de 1938 a 1975.

A través de coincidencias de la defensa de sus intereses de casta privilegiada, con la jerarquía católica, afectada por las políticas en las Leyes de Reforma, se unieron a élites que impulsaron el movimiento sinarquista en el bajío mexicano como bastiones. El sinarquismo, organización ultraconservadora cristera, disfrazada de un discurso de lucha de libertad católica (pero realmente paramilitares violentos), fue base social de la Guerra Cristera, que asesinaba a maestros rurales en la década de 1930 y aparecería en 1980 como partido demócrata mexicano. Después se agregaría el PDM al PAN, siendo eje conservador financiado por empresarios, Iglesias e intereses extranjeros.

Los españoles franquistas rechazaron el asilo humanitario a miles de judíos a México, perseguidos por el fascismo alemán para ser exterminados en campos de concentración de la II Guerra Mundial; seis millones de israelíes fueron cremados por los nazis sólo por ser judíos; 11 millones más, por pertenecer a otras minorías, incluidos civiles y soldados soviéticos y polacos prisioneros capturados en combate. Intelectuales, sindicalistas, socialistas, comunistas, gay, etc. entre otras minorías que fueron convertidas en cenizas por Hitler.

Un genocidio a brillantes, talentosos, inteligentes y creativos, dedicados al comercio, industrias, investigación, educación, artes y banca, y algunos negocios sin ética. Pero absolutamente nada justifica el holocausto israelí en 1939-1945, ni en 2024 el genocidio y robo de tierras a palestinos.

México y Estados Unidos vieron los riesgos que significó la ultraderecha mexicana, que se entusiasmó con las victorias por las invasiones nazis, a Polonia y Francia. Aseguraba La Liga de Acción Católica (raíz del panismo) que habría un triunfo mundial y se configuraron en México como base de la construcción prohitleriana.

Continuará…

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Autor(a)

Héctor Ramón González Cuéllar
Héctor Ramón González Cuéllar
Héctor Ortiz Ramírez Héctor Ortiz Ramírez Hector O 37 cygnus9304@hotmail.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas