14.1 C
Tijuana
martes, febrero 20, 2024
Publicidad

Lloviendo sobre mojado

De Trez en Trez 

Uno.- Y así les sigue lloviendo a la gobernadora Marina del Pilar Ávila y a la alcaldesa de Tijuana, Montserrat Caballero, durante y después de la reciente tormenta que se registró en Baja California a inicios de esta semana.


Publicidad


En Tijuana, las fuertes y abundantes precipitaciones colapsaron las vialidades, empeoraron el caos vial que ya es cotidiano; provocaron inundaciones, accidentes; abrieron más baches, ocasionaron daños a hogares y vehículos; pusieron en riesgo la seguridad de los tijuanenses, que debieron ir a laborar o llevaron a sus hijos a la escuela.

Las consecuencias no fueron muy distintas en los municipios cercanos a la costa. Cierto, la lluvia fue mucha, pero alcanzó para evidenciar el escaso trabajo de los municipios en cuanto a servicios públicos.

Tampoco desde el gobierno de BC había una directriz respecto a lo que debió hacerse ante el anuncio de la tormenta. A pesar de que ya se tenía el pronóstico de lluvias fuertes, no se suspendieron las clases en educación básica, sino que se dejó “a criterio de los padres de familia” llevar o no a sus hijos a la escuela.


Publicidad

 


La nota de Ernesto Eslava en ZETA resumió la descoordinación: “…Mientras el Ayuntamiento de Tijuana advertía sobre la tormenta a las 2:30 de la tarde del domingo 21 de enero, la gobernadora se encontraba en una actividad política de Morena en el World Trade Center de la Ciudad de México; el secretario de Educación, en España; el Sistema Educativo Estatal en sus redes sociales EducaciónBC reafirmaba que sí habría clases el lunes, pese a los pronósticos de tormenta; y Protección Civil Estatal presumía que en todos los municipios de Baja California existe la misma y homologada situación climatológica, pues en sus redes sociales advertía de lluvias de “moderadas a fuertes” para todo el lunes, sin considerar la tormenta que Protección Civil Municipal sí advirtió en sus redes sociales”.

Resultado: Poca asistencia en los planteles, se puso en riesgo la seguridad de los alumnos y de los docentes y, de cualquier forma, no se proporcionó el servicio educativo. Fue hasta el mismo lunes que se anunció la suspensión de clases para el turno vespertino en todos los niveles de educación en el estado y poco después, ante las evidencias de los daños, se procedió a la suspensión también para el martes, a fin de facilitar la limpieza de calles y el desazolve de líneas. 

Doz.- Y es que, tanto la gobernadora Marina del Pilar como la alcaldesa Montserrat, andan -desde hace tiempo- más preocupadas por otras cuestiones que por gobernar como es debido a la entidad y a la ciudad según les corresponda. 

Una y otra piensan más en sus “carreras políticas”, en sus “relaciones grillas”, sus “fotitos pal feis” y los TikToks, en inauguraciones de obras inacabadas, las encuestas con miras en la reelección (¿con qué cara?), en “promover al estado” en foros internacionales (frecuentes viajes al extranjero incluidos) y, en especial, en quedar bien -más que bien- con AMLO, con la dirigencia nacional de Morena y con Claudia Sheinbaum.

No han caído en cuenta que tienen en sus manos a una de las entidades con problemas graves de inseguridad y a la ciudad más violenta a nivel internacional. Tan es así que Montserrat Caballero se tuvo que refugiar en instalaciones militares, en tanto que los ciudadanos se tienen que “rascar con sus uñas” ante a la inseguridad que se padece. Ahí están las cifras oficiales más recientes de INEGI.

Trez.- Habrá que recordarles a la gobernadora y a la alcaldesa, que, entre otras tareas importantes (más que las electoreras), tienen la obligación de garantizar la seguridad de los ciudadanos, crear un clima de paz y procurar la justicia para sus gobernados; asimismo, impulsar el crecimiento urbano ordenado y sostenible para lograr mayores niveles de bienestar. Y de eso, vemos poco, muy poco.

Recordarles también que estamos en temporada de lluvias y las ciudades de BC no están preparadas para ello, falta más orden, decisión y trabajo efectivo, pues las lluvias terminan allá por marzo o abril… si es que no se extienden.

P.D.- ¿Y el dinero de los autos “chocolates” que iba a ser para pavimentar todas las calles?

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana.

Correo: profeohe@hotmail.com

Autor(a)

Óscar Hernández
Óscar Hernández
Oscar Hernández Espinoza Oscar Hernández Espinoza Oscar Hernandez 17 oscar@boltmedia.com.mx
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas