14.4 C
Tijuana
martes, febrero 20, 2024
Publicidad

Más lluvias por venir, gobiernos incapaces

El mes de febrero podría iniciar con un par de tormentas similares a la que se registró el lunes 22 de enero de 2024. El fenómeno El Niño y el cambio climático serían la explicación de que en menos de ocho horas se registrara una precipitación acumulada de 70 milímetros, lo equivalente a la media promedio mensual en la región de Baja California y California.

“Cuando hay un fenómeno de El Niño, se ha observado que en la mayoría de las ocasiones hay mayor precipitación, es decir, mayores acumulados, por lo que esperaríamos que continuaran por lo menos un par de eventos más donde nos dejen acumulados importantes y que las precipitaciones sigan siendo por arriba de lo normal. No puedo decir que vayan a estar igual o más fuertes, pero es un aviso de que pueden estar por arriba del promedio en los siguientes meses”, explicó el doctor José Luis Rodríguez, investigador del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE).


Publicidad


El clima de la región presenta cambios en la última década, considerando que hay lluvias más intensas y abruptas. En promedio, durante los meses de enero de los últimos 10 años la precipitación mensual registraba 53 o 60 milímetros en todo el mes, lo que se superó en ocho horas el  lunes 22 de enero.

“Es un hecho que con mayor energía en el sistema climático, tenemos cambios más abruptos. Acabamos de pasar por el efecto de Otis en 2023, en octubre lo que acaba de suceder en Guerrero, un ciclón tropical que se intensificó muy rápidamente como muy pocos vistos en la historia. Por ejemplo, en agosto tuvimos el paso del huracán Hillary precisamente por estas regiones del norte de Baja California, que pasó precisamente por Ensenada y dejó fuertes vientos y acumulados importantes en San Felipe”, recordó Rodríguez.

En Baja California, anualmente se ha alcanzado un máximo de 378 milímetros de precipitación, un promedio por año de 275 milímetros, por lo que lo ocurrido el lunes con 70 milímetros, representa una quinta parte de lo proyectado en el año. Advertencia para planear y proyectar mejor infraestructura pluvial.


Publicidad

 


“Sí es momento de empezar a hacer consciencia y empezar a pensar a futuro. Dentro de los estudios de cambio climático es el aspecto de la adaptabilidad y está relacionado con infraestructura que pueda responder a este tipo de precipitación, es algo que tenemos que tener en vista”, reflexionó el investigador en entrevista con ZETA.

Inundación en Fraccionamiento Riberas del Bosque, Foto: Ernesto Eslava

LA TORMENTA PERFECTA

La reciente tormenta registrada en BC puso en evidencia el déficit de infraestructura eléctrica, vial y pluvial, así como la negligencia en las autoridades estatales y municipales para tomar decisiones preventivas, de logística y de inversión en las ciudades azotadas por la tormenta. Durante el torrencial fueron atendidas más de 250 emergencias en Tijuana, y de acuerdo al 911, fueron rescatadas 70 víctimas de las inundaciones en colonias y vialidades; 52 mil 052 usuarios se quedaron sin energía eléctrica en Baja California y se activaron tres deslizamientos nuevos en Tijuana: en Tecolote, Vergel y Fraccionamiento El Lago.

Aunque desde el domingo 21 de enero se alertó de la tormenta que ingresaría durante la madrugada del lunes por la Zona Costa de Baja California, no se pudo pronosticar la fuerza e intensidad de las precipitaciones.

De acuerdo al reporte de meteorólogos de la cadena NBC en San Diego, la lluvia se sostuvo por ocho horas y logró 2.70 pulgadas de precipitación que ocupa el quinto lugar en el historial en la región. La intensidad solo es comparable con lo registrado en 1935, considerando la intensidad por un día de lluvia.

“Estás hablando de que tuvieras crear una infraestructura pluvial grande que fuera un costo muy alto para cualquier Ayuntamiento tener esta infraestructura porque son casos atípicos”, explicó Gabriel Vizcaíno, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria y la Construcción (CMIC).

“Te pongo de ejemplo el Río Tijuana, una obra que se hizo hace varios años y siempre oímos que mucha gente cuestiona el por qué está tan grande el río. Está tan grande para estos eventos”, ejemplificó Vizcaíno.

EVIDENTE DESCOORDINACIÓN

“Si vamos a hablar de que la infraestructura pluvial sea subterránea como el agua y el drenaje, estamos hablando de que el déficit sería muy grande. Estamos hablando de un rezago de un 70 u 80 por ciento. Si vamos a hacer cunetas, el déficit es menor, de un 30 por ciento”, apuntó Gabriel Vizcaíno como un diagnóstico de la falta de infraestructura pluvial en Tijuana, ciudad que carece de un plan y de plazos para solucionar el problema de manera definitiva.

Un socavón de 38.88 metros de largoen la colonia Jardines de Bugambilias, en Tijuana, Foto: Ernesto Eslava

La actual alcaldesa Montserrat Caballero y la gobernadora Marina del Pilar Ávila Olmeda mantienen una descoordinación heredada de administraciones anteriores. Luego de los estragos por la tormenta, se han señalado y responsabilizado de las afectaciones ante el rebasado sistema pluvial en la ciudad fronteriza.

En Baja California se normalizó el rescate de personas atrapadas en sus autos inundados, varados en las calles convertidas en caudales de lluvia, aguas negras y escombros. Lo más significativo fue la inundación de cien casas en el fraccionamiento Ribera del Bosque en la cima cercana a la carretera de cuota Tijuana-Tecate; y el socavón en el fraccionamiento Bugambilias en Sánchez Taboada. En ambos casos, se reconoce la falta de infraestructura y mantenimiento;  tanto el Ayuntamiento como el Gobierno del Estado se culpan, sin comprometerse planificar una solución a largo plazo.

El alcantarillado fue la principal razón por la que se inundaron las dos privadas en Ribera del Bosque, al estar rebasadas por la basura. 

“Si yo me encargo de los pluviales, abro, arreglo pluviales y luego viene el alcantarillado, sería un problema para la ciudad, entonces tendríamos que ponernos de acuerdo para hacer una obra en conjunto, y entonces yo hago los pluviales y ellos el alcantarillado”, mencionó la alcaldesa Caballero, a la vez de reconocer que la ciudad no cuenta con suficientes pluviales, pues actualmente hay 34.

Parque de Las Abejas, Foto: Jorge Dueñes

“El sistema de alcantarillado, que pertenece a la CESPT, está rebasado y nosotros también, tenemos falta de pluviales, es decir, se hicieron construcciones como el paso a desnivel en Insurgentes sin considerar pluviales, una cosa tan esencial”, dijo.

En respuesta, Jesús García Castro, director general de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana (CESPT), refutó y aclaró que el sistema de alcantarillado no está relacionado con los pluviales.

“La red de alcantarillado es una infraestructura diferente, no van juntas, son separadas, la estructura pluvial es independiente, la estructura de red de alcantarillado no va junta con la del pluvial, esta es nada más para las casas y a mí me tocaría responder si salen aguas negras en un día soleado, o sea, es porque se tapó una alcantarilla de drenaje, pero si se tapa ahorita, por la precipitación de agua, es pluvial y es del Ayuntamiento”, detalló.

“Sabemos que hay infraestructura pluvial conectada al sistema de drenaje sanitario, que también es un problema muy grave de la ciudad y por eso tenemos alcantarillas desbordadas o drenajes sanitarios que salen de los baños”, explicó por su parte el presidente de CMIC.

Ante la falta de mantenimiento y problemas de infraestructura, ningún gobierno anterior ni los actuales han logrado coordinarse para plantear una solución definitiva o de largo plazo, incluso al proyectar sus propias obras.

Parque de Las Abejas,

“Lo están solucionando de una manera superficial, lo cual sería: busquemos otra solución. No lo hagamos de manera superficial, porque esa es otra opción de hacerlo, podemos hace cunetas de plástico y lo haces de manera superficial y es mucho menos costoso, pero vemos que no tenemos la capacidad adecuada en las calles para que el agua corra y además eso limita el flujo en las calles. Si tuviéramos infraestructura enterrada de alguna manera, en nuestras calles pudiera estar supervisando”, comentó Gabriel Vizcaíno desde el CMIC.

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PUSO EN RIESGO A ESTUDIANTES, MAESTROS Y FAMILIAS

22 horas demoraron las autoridades estatales en suspender clases en Baja California. Pese a que el domingo 21, a las 14:30 horas, se alertó de la tormenta que llegaría a la Zona Costa, la descoordinación propició la negligencia de suspender actividades académicas y administrativas hasta el mediodía del lunes 22, tras cinco horas de tormenta y cuando estudiantes y profesores ya habían llegado y trabajado en las escuelas por media jornada escolar.

A la administración de Marina del Pilar Ávila Olmeda se le olvidó que el 8 de noviembre de 2022 murieron los universitarios y hermanos Hugo Enrique y Rebeca Miranda Olvera tras regresar a sus hogares y ser arrastrados por un caudal en el Cañón del Pato en Tijuana.

El caso se registró luego de otra negligente suspensión de clases a la mitad de la jornada escolar en el turno vespertino, cuando autoridades universitarias tomaron la decisión de suspender clase tras la presión en redes sociales, desestimado la evidente lluvia y el pronóstico del clima.

En la tormenta del 22 de enero de 2024, ocurrió lo mismo: el pronóstico fue desestimado y las autoridades no estaban coordinadas. Mientras Protección Civil municipal advirtió desde el domingo 21 de la tormenta, Protección Civil estatal desestimaba la alerta; el secretario de Educación, Arturo Solís Benavides, estaba en España y la gobernadora en una actividad de apoyo a la candidata presidencial de Morena, Claudia Sheinbaum, en Ciudad de México.

Canalización Río Tijuana, Foto: Jorge Dueñes

Por la distancia, la junta de coordinación no se logró y la determinación se tomó tarde, exponiendo la vida de estudiantes, profesores y padres de familia con la publicación del domingo del gobierno estatal: “No se suspenderán clases” pese a la advertencia de tormenta.

ALCALDESA Y GOBERNADORA PREFIEREN INVERTIR EN PARQUES

Montserrat Caballero dio a conocer que, con el ahorro obtenido del pago de la deuda municipal, se podrá avanzar en la construcción de pluviales, muy necesarios para la ciudad, sin embargo, tanto a nivel municipal como estatal, se prefiere invertir en otros rubros, como la construcción de parques.

Uno de ellos en el Cerro de las Abejas, en la Zona Este de la ciudad, donde el Ayuntamiento invierte 200 millones de pesos y que para agosto de 2023 no había llegado ni al 30% de avance.

Misma situación del parque Esperanto, en el vaso de la Presa Abelardo L. Rodríguez, como parte de las obras del programa Respira de la gobernadora Ávila Olmeda, con una inversión de 150 millones de pesos; de estos, 110 ya gastados en la primera etapa en la construcción de andadores, caminos peatonales, estacionamiento, letras turísticas y área infantil. La obra quedó encharcada tras las lluvias del fin de semana.

CASI HASTA EL CUELLO, 5 TONELADAS DE LODO SEPULTAN RIBERA DEL BOSQUE

“Se desbordó un canal que está aquí enfrente y toda la basura que estaba acumulada ahí, por el agua, se vino para acá… estuvo muy feo, hubo llantas, piedras, troncos de árboles, muebles, salas; hasta perros muertos pasaron por aquí y terminaron en las privadas de al fondo”, relató Verónica Parra, representante de la privada Cedros en Riberas del Bosque.

La mañana del lunes 22 de enero, más de cien familias de las privadas Fresno y Cedros despertaron con más de un metro de altura de aguas negras, lodo, basura, animales muertos y agua de lluvia, al interior de sus viviendas, en algunos casos hasta sus vehículos fueron pérdida total.

La causa fue el exceso de basura en uno de los pluviales del arroyo Alamar que atraviesa el fraccionamiento Riberas del Bosque y que sepultó el patrimonio de cien familias con cinco toneladas de escombros.

La entrada a la colonia Azteca personas no pueden salir o entrar ni a pie ni en auto

“Los vecinos nos avisaron por teléfono, tenemos un chat donde nos alertaron que el agua ya la teníamos adentro -de la casa-, fue en cuestión de minutos… yo fui uno de los que ayudó a romper la barda, cuando salí, el agua me llegaba como por debajo de la rodilla, pero no pude estar mucho tiempo ahí, porque el agua me llegó al cuello, no podía respirar, sentía que algo me presionaba el pecho, además salí todo raspado, porque no sólo era agua de lluvia, era también del drenaje y era más lodo, con toda la basura debajo pues también salí con golpes en las piernas ”, relató Erick Ramos Salazar, residente de Privada Fresno.

Desde la madrugada del lunes 22, vecinos comenzaron con la labor de limpieza, trataron de sacar el agua de sus viviendas, pero conforme subió el nivel del agua en la calle principal se organizaron para romper la barda perimetral y permitir el desagüe de aguas negras y escombros que amenazaban a los residentes. El momento fue trasmitido por redes sociales, evidenciando la organización de los colonos ante la amenaza de la fuerza e intensidad del agua.

“Ya había pasado una vez y pues al instante mira uno lo que está pasando y se suma, ver qué se puede hacer, porque se miraba que el agua estaba subiendo muy rápido y no estaba saliendo. Entonces miré que unas personas se estaban juntando e inmediatamente me sumé a ellos, y con mucho esfuerzo, porque no estaba blandita la pared”, comentó José Juan Vizcarra, residente desde hace seis años en Ribera del Bosque y uno de los vecinos que ayudó a romper el muro.

La CESPT llevó maquinaria prestada por la CMIC para recoger los desechos del pluvial y las pertenencias echadas a perder de los residentes, mientras que la delegación La Presa también apoyó con dompes.

“Nosotros no estábamos en casa, nos regresamos porque los vecinos nos ayudaron, pero no podíamos ni entrar, perdimos todo lo que estaba en la planta baja, refrigerador, estufa, sala, la televisión… pero está bien, agradezco que nosotros estemos bien”, dijo Miriam, otra de las residentes afectadas.

“No podemos culpar a nadie, esto es obra de la naturaleza, pero sí es una gran lección para quienes acostumbran a tirar basura en donde no se debe, aquí están las consecuencias”, reflexionó Erick Ramos Salazar.

De acuerdo con información de la delegación La Presa, a finales de diciembre de 2023 se realizó la limpieza de un basurero clandestino, cerca del fraccionamiento, donde se recolectaron tres toneladas y media de basura.

SOCAVÓN EN BUGAMBILIAS

A causa de las lluvias, el lunes 22 de enero se amplió un socavón que alcanzó 38.88 metros de largo, 6 de ancho y 3 de profundidad sobre Avenida Paseo de las Bugambilias, Fraccionamiento Jardines de Bugambilias, tras el colapso del subcolector de 12 pulgadas del alcantarillado sanitario que luego de las lluvias se agravó con el derrame de aguas negras de acuerdo al diagnóstico de la CESPT.

Tanto la alcaldesa Montserrat Caballero Ramírez, como el director de Obras e Infraestructura Urbana, Marco Antonio Campoy Arce, coincidieron en que la debilidad del suelo se debió al vandalismo de personas sin hogar, que queman basura y cables al interior, y con las lluvias, el suelo se reblandeció y se hizo más grande.

Aunque el martes 23 de enero quedó reparada la tubería del drenaje dañada, reponiendo el tramo de tres metros de alcantarillado y tubería de 4 pulgadas de agua potable por parte de CESPT, el Ayuntamiento será el encargado de rellenar el socavón y rehabilitar la zona que ya trabajaban desde antes de la tormenta. Ernesto Eslava

Autor(a)

Ángela Torres Lozano
Ángela Torres Lozano
Soy licenciada en Comunicación por UABC, periodista desde 2008, reportera en ZETA de temas generales y especializada en periodismo de ciencia y salud, también soy miembro de la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia desde 2017.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas