Comisión Estatal de Derechos Humanos: ¡Paz, justicia y ciudadanía! (Primera parte)

Internet
Opinionez viernes, 19 noviembre, 2021 12:00 PM

En el marco de los festejos del 30 aniversario de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California, es importante recordar e informar cómo surgió, sus ejes, protección que brinda y recursos que ofrece a la ciudadanía, las acciones de supervisión que emprende para mantener vigencia del Estado de derecho y seguridad jurídica en privilegio del respeto y protección de los derechos humanos.

La Procuraduría de los Derechos Humanos y Protección Ciudadana inició el 1 de agosto de 1990, siendo gobernador Ernesto Ruffo Appel; institución autónoma, desconcentrada del Poder Ejecutivo dirigida por un procurador de los derechos humanos en el Estado, seleccionado de terna que el gobernador envía a Congreso y seleccionados de los propuestos por la sociedad civil. El primer Ombudsman en el estado fue José Luis Pérez Canchola, por un periodo de 3 años.

24 años después se crea la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Baja California; surgió para armonizar las leyes nacionales con las internacionales para protección de los derechos humanos en el Estado, a partir de la Reforma Constitucional en materia de Derechos Humanos de 2011. Desde este momento se fortalece la institución con una nueva cultura constitucional con perspectiva de Derechos Humanos.

La misión de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos es la de promover, proteger y supervisar los derechos humanos en el Estado bajo los principios y características de la universalidad, inalienabilidad, integralidad, indivisibilidad, interdependencia, progresividad, participación ciudadana e inclusión, transparencia y rendición de cuentas.

Busca ser accesible, asequible y transparente con personal profesional que detecta; atiende con eficacia, calidad y calidez a las personas afectadas por violaciones a los derechos humanos en Baja California; contribuye a la resolución de conflictos, promueve la educación para la paz; incide en la transversalización del enfoque de los derechos humanos en la legislación, la política pública y las instituciones.

Por medio de las recomendaciones que emite a las autoridades favorece la reparación integral del daño a las víctimas de las violaciones de los derechos humanos y la no repetición de dichas violaciones. Atiende a personas y grupos de población en situación de vulnerabilidad bajo un enfoque de Derechos Humanos, con perspectiva de género, multiculturalidad, interculturalidad y perspectiva intergeneracional.

Los ejes de la comisión son: educación, protección y la supervisión del cumplimiento del respeto de los derechos humanos de las personas. La educación es una de las tareas fundamentales de la comisión y la concentra básicamente en dos grandes áreas:

La primera se refiere a la capacitación integral a servidoras y servidores públicos, cómo una de las medidas más efectivas para prevenir futuras violaciones a los derechos de las personas que viven en el Estado. La segunda área consiste en capacitar, sensibilizar, construir ciudadanía, crear conciencia a la población en general y crear puentes entre la sociedad y la Defensoría mediante la impartición de cursos, talleres, seminarios, foros que tienen la finalidad de que todas las personas (pero sobre todo, aquellas más vulnerables) cuenten con la información necesaria para ejercer sus propios derechos y los mecanismos que existen para su defensa.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos está obligada a desarrollar estrategias educativas que contribuyan a revertir situaciones adversas y que promuevan el conocimiento de sus derechos humanos, valores universales y medidas preventivas que colaboren en el desarrollo de actitudes que promuevan la paz. Debiendo coadyuvar de manera constante con otras entidades públicas y de la sociedad civil, con la intención de crear una cultura en la que el centro sea la dignidad de la persona, promoviendo un nuevo estilo de convivencia donde se privilegia el diálogo, la tolerancia, el respeto y la solidaridad, valores universales que todos debemos conocer, respetar y privilegiar mediante su observancia.

Derivado de esto es que a partir del año 2015 se crean proyectos educativos, promoviendo los derechos humanos, la paz y la no violencia en niñas, niños y adolescentes y jóvenes promotores de Derechos Humanos con objetivo: formar jóvenes universitarios sobre conocimiento y respeto de los derechos humanos y sus valores.

¿Estas enterado de las acciones concretas que ha emprendido la Comisión Estatal de Derechos Humanos, en pro de la paz, justicia y ciudadanía?

¡Continuará!

 

La abogada María de Lourdes Molina es catedrática en Derecho y jueza del Juzgado Décimo Civil de Tijuana.

Correo: molina.morales@msn.com

Comentarios

Tipo de Cambio