Desprotegido

Fotos: Internet/Humberto Rodríguez Bañuelos "La Rana"
 
Dobleplana Lunes, 21 Enero, 2019 12:00 PM

Es una vieja treta de los policías rufianes. Disimulan proteger a personas en peligro. Lo hacen tan bien como si estuvieran dramatizando profesionalmente. Ya es normal. Reciben buena paga en secreto y la consigna palabras más, palabras menos: “Tú dime a dónde va, con quién y de qué platica”. Otros son más perversos. Desobedecen a sus jefes o con sus jefes prefieren la dolarizada orden mafiosa: “Retiren la guardia”. Y así quedan desprotegidos el, la o amenazados. Los dejan solitarios como alma en pena y fácil blanco para amedrento, asalto o asesinato. Supe de varios casos verídicos. Lo vi en dos que tres películas y otras tantas novelas. Me tocó vivirlo una vez.

Pero la ficción y la realidad son como túnel. Sólo tienen una salida: La inmediata muerte de los policías vendidos. Es que ningún mafioso confía en guardianes traidores. Como no están bajo su control las 24 horas, pueden recular y medir con la misma vara. Sobran capos o funcionarios billetudos interesados.

A propósito: El señor Licenciado Jorge Fonseca Carrillo no tiene un trabajo fácil. Desde 1997 es fiscal especial en el caso Posadas y Ocampo en Jalisco. Por eso la Procuraduría tapatía ordenó cuidarlo. Que siempre estuviera acompañado por un agente armado. Era y es lógico el temor. Si los Arellano Félix y sus asociados son acusados, podrían ordenar matarlo.

“La Rana” antes de la cirugía

Fonseca sabe del riesgo y ha tratado zafarse de la comisión. Pero en el ámbito judicial de Jalisco bien sabido es: No quieren cambiarlo ni aceptan su renuncia. Es que nadie como él conoce tanto sobre el asesinato del Cardenal. Además, se ha manejado alejado del manipuleo y con pruebas legales de peso. Por eso más de diez arellanistas fueron sentenciados a muchos años de prisión. Y cuando los procesaron surgieron elementos suficientes para ordenar la aprehensión de Benjamín y Francisco Javier. La de Ramón existió, pero naturalmente se desvaneció tras morir a balazos en Mazatlán.

Aparte está encarcelado y bajo proceso Humberto Rodríguez Bañuelos “La Rana”, notable colaborador de los Arellano. Ya es historia cómo este hombre cambió de nombre y fue apresado en Tijuana. Pero un agente estatal le reconoció y el Ejército verificó su identidad. Por eso lo enviaron a Guadalajara, donde le reclamaba la justicia. Total, nunca un fiscal logró sentencia para tantos cómplices de los Arellano Félix. La gran mayoría afamados gatilleros del Barrio Logan de San Diego, California. Sí. Todos fueron llevados a Guadalajara por Ramón en 1993. Participaron en la balacera donde murió el Cardenal.

Algunos le llaman coincidencia. Otros, eslabones perdidos. Pero como quieran titularles hay una serie de hechos curiosos: Terminando octubre retiraron la escolta al señor fiscal Fonseca. Con apenas días de diferencia Benjamín Arellano declaró al periódico Frontera de Tijuana, su inocencia en el caso Posadas y Ocampo. Afirmó: “Carpizo nos hizo famosos”.

Pero luego vino el hecho estelar de este asunto: Sucedió el jueves 7 de noviembre. El señor Fonseca se apersonó en la prisión de Puente Grande. También personal del Juzgado Cuarto de lo Criminal. El Defensor de Oficio. Todos, para una diligencia especial: Certificar cicatrices de “La Rana”. Un paso legal para su identificación. Al certificarla simplemente se confirmará: 1.- Humberto Rodríguez Bañuelos estuvo en Guadalajara para recibir a Ramón Arellano Félix y pistoleros en 1993. 2.- Les equipó con armas y vehículos. 3.- Rescató del aeropuerto a Francisco Javier Arellano Félix ocultándolo en algún lugar de Jalisco. 4.- Ramón viajó a Tijuana después de asesinado el Cardenal. 5.- Inmediatamente se fue a Estados Unidos. De una ciudad a otra. Guiado por dos jóvenes. Lo transportaron, escondieron y ayudaron con el idioma que él no dominaba. Cruel, los mató al terminar el viaje.

La identidad de “La Rana” es clave. Se comprobará la participación de los Arellano en la balacera de 1993. Por eso Rodríguez Bañuelos se encorajinó el 7 de noviembre. Aprovechó cuando le facilitaron el bolígrafo para firmar sus declaraciones. Garabateó en la palma de su mano derecha. No disimuló. Por eso los funcionarios le obligaron a enseñar lo grabado. Irritado y molesto extendió el brazo y se leyó claramente: “Jorge”. A un por qué contestó simplemente “…quería tener el nombre de su acusador”: el fiscal Fonseca. Así está escrito en el acta 20/2001. Además, el Secretario de Acuerdos Alejandro Guerra Espinosa apuntó cómo el acusado “…mostró desde esos momentos una actitud agresiva”.

No hace falta imaginación ante una fatal posibilidad. “La Rana” quiere ver muerto al fiscal. Ya. Sabe bien: Si Fonseca lo identifica eso perjudicará y podría refundir a los Arellano. Es fatal. Ni duda debe tener. Le cambiarían su celda por un descanso en paz tres metros bajo tierra.

Humberto Rodríguez Bañuelos “La Rana” es peligroso y desalmado. Cuando fue jefe de la Policía en Sinaloa, ordenó asesinar a dos periodistas: El 16 de julio de 1987 a Sergio Galindo. Se le atravesó cuando el reportero iba con su esposa. Le entregó una bala y le dijo textualmente: “Mira Galindo. Esta es para ti y que conste. Te la estoy entregando”. Y el 22 de febrero del 88 al maestro Manuel Burgueño. Mandó a sus achichincles. Se metieron a la casa del periodista y lo balearon. Inexplicablemente en Sinaloa no han reclamado al matón.

Hermanos Benjamín y Ramón Arellano Félix

Las mujeres no lo querían por gordo. De allí el apodo de “La Rana”. Entonces fue con el doctor Francisco Joel Rubio Robles. Le pidió “…hágame una liposucción”. Inmediatamente el médico desapareció la gordura. Su trabajo fue excelente y profesional. En lugar de agradecerle “La Rana” lo mató. Seguramente recordó el viejo refrán de “…en boca cerrada no entran moscas”.

Otro doctor fue señalado como testigo del crimen: Manuel Jiménez del Toro. El 5 de noviembre fue llamado a declarar. Llegó y sorprendió. Negó conocer a “La Rana”. Cercanos al caso comentaron que “…segurito lo amenazaron” y hombres de “La Rana” le advirtieron fuera del penal: Si testimoniaba le haría compañía al otro doctor.

Eso no es todo: El fiscal Fonseca recibió dos avisos en marzo de este año. Uno: Subió a su auto después de cumplir con asistir a la prisión de Puente Grande. Tomó la carretera a Zapotlanejo. Se acercó otro carro y le obligó a salir del camino. Dos: Alguien tiroteó el frente de su residencia particular. Inexplicablemente, la Procuraduría General de Justicia en el Estado de Jalisco no descubrió nada. Ni a los abusivos en la carretera y menos a los gatilleros.

Total, Fonseca ya pasó las etapas “reglamentarias” de la venganza mafiosa. Sustos y amenazas. Por eso sorprende que le hayan retirado la escolta. Lo dejaron solitario. Como en alma en pena. Como tiro al blanco.

Tomado de la colección Dobleplana de Jesús Blancornelas, publicado por última vez en octubre de 2002.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio