Patrulla Fronteriza detuvo a 42 migrantes en San Diego; tiraron piedras a agentes estadounidense, afirman


 
Destacadas BCS Lunes, 26 Noviembre, 2018 08:51 AM

Rodney Scott, jefe de sector de la Patrulla Fronteriza en San Diego, California, informó este lunes que 42 migrantes centroamericanos fueron detenidos en la frontera tras su intento de colarse a Estados Unidos por medio de la garita internacional San Ysidro, en Tijuana, Baja California.

El grupo de migrantes centroamericanos, atacó con piedras desde territorio mexicano, a oficiales estadounidenses que resguardaban la barda que divide los dos países, por lo que se vieron obligados a responder con el uso de gas lacrimógeno, detalló Scott.

“En un inicio, teníamos dos o tres agentes enfrentando a cientos de personas en ese momento, así que utilizaron el gas para protegerse y proteger a la frontera”, señaló el jefe de sector de la Patrulla Fronteriza estadounidense en San Diego, California, en declaraciones a la cadena de noticias CNN.

Scott detalló que tres agentes fueron agredidos, pero debido a que portaban equipo antimotines, no presentaron heridas de consideración, mientras que los vehículos estacionados en el lugar de los hechos fueron dañados por el impacto de los objetos lanzados por los inmigrantes, agregó.

Al grupo de 42 personas detenidas en el lado estadounidense -ocho de ellas mujeres-, se suman 39 arrestos del lado mexicano, detenidos por la Policía de Tijuana. Sin embargo, Scott reconoció que un número indefinido de migrantes lograron cruzar la frontera a través de tramos en donde no se ha podido reforzar el muro entre San Diego y México.

Ayer domingo, un grupo de alrededor de 500 centroamericanos burló el cerco armado por la Policía Federal mexicana en la garita El Chaparral, en Tijuana, Baja California, para intentar acercarse al muro que separa a México con Estados Unidos.

Un grupo de migrantes buscó cruzar el Río Tijuana, otro destrozó una valla metálica fronteriza y un tercero intentó derivar una puerta por donde cruza el tren de carga entre México y Estados Unidos. Sin embargo, la Patrulla Fronteriza estadounidense los replegó disparándoles balas de goma y lanzando gases lacrimógenos.

La Policía de Tijuana señaló, después de estos hechos, que detuvo a 39 integrantes de la caravana migrante por causar disturbios, riñas, alterar el orden público y agredir a ciudadanos, entre otras causas. Los otros migrantes regresaron al refugio ubicado en la Unidad Deportiva Benito Juárez.

Por esta razón, autoridades estadounidenses cerraron por tercera ocasión en una semana el paso internacional entre San Diego y Tijuana. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) justificó esta medida ante la presencia del creciente número de personas que pretendían ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

“Ante la posibilidad de que otros grupos también pudieran separarse de las manifestaciones para un posible intento de adentrarse ilegalmente a los puertos de entrada, CBP suspendió las operaciones”, indicó un portavoz de la dependencia.

El Presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró este lunes en Twitter que está dispuesto a cerrar la frontera permanentemente si México no actúa para enviar de vuelta a sus países de origen a los inmigrantes, muchos de los cuales, dijo, son criminales “de sangre fría”. Además, pidió al Congreso que dé fondos para la construcción del muro fronterizo con México que él lleva pidiendo desde que asumió la Presidencia en 2017.

Por otra parte, a través de un comunicado, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) recordó a los migrantes centroamericanos que deben respetar las leyes mexicanas o serán sancionados, y resaltó que en la garita internacional de San Ysidro, no sólo se puso en riesgo a los integrantes de las caravanas de desplazados, sino también a personas ajenas.

Ayer, después de una reunión con Andrés Manuel López Obrador, el futuro titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casubón, pidió a las autoridades mexicanas, de Estados Unidos y a los propios migrantes, que actúen con “prudencia” y “sin caer en provocaciones”.

El próximo canciller mexicano indicó que a partir del primero de diciembre se buscará cambiar la política migratoria restrictiva y se impulsará el desarrollo en Centroamérica. “El desarrollo debe ser el gran esfuerzo mexicano, segundo, cambiar la política migratoria que es muy restrictiva”, señaló Ebrard Casaubón.

El ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, señaló que, aunque hay diferencias con Estados Unidos en cuanto al tema, en el fondo confía en que Trump coincida en que la crisis migratoria sólo se podrá solucionar atendiendo los problemas de pobreza que hay en la región. Además, pidió a los migrantes que se conduzcan por medio del diálogo, la prudencia y el respeto a la ley.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio