Presas hacen artesanías en el Cereso

Fotos: Enrique Botello
 
Edición Impresa Lunes, 1 Octubre, 2018 01:00 PM

Por norma, las 75 condenadas, algunas por tráfico, secuestro y homicidio, conviven en el reclusorio de Ensenada en celdas de 2.5×3 metros, ahí mismo tienen baño, regadera y siete camas. Junto al DIF, un grupo de ellas acordó crear un negocio para vender las piezas creadas dentro del lugar; las reclusas pasarán de 10 hasta 40 años en prisión

Mujeres condenadas por tráfico de drogas, homicidio y secuestro en Baja California lideran una pequeña industria de artesanías dentro del Centro de Reinserción Social (Cereso).

Las presidiarias acordaron conformar un negocio en conjunto con el Centro para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Municipal, que dirige Mirna Ibarra de Novelo.

De las 75 internas, 30 están procesadas e igual cantidad sentenciadas por el fuero común, otras dos procesadas y una sentenciada por el fuero federal. De acuerdo con la estadística, en promedio las mujeres del penal pasarán de 10 hasta 40 años en prisión.

A las mujeres las rodea la ansiedad dentro del penal, se jalan o muerden el cabello, extraen uñas y los “pellejos” con los dientes, se dan pellizcos en la cara; en general hacen movimientos repetitivos en manos y piernas, señal del estrés que genera el encierro.

El hacinamiento dejó de ser tema con el Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP): de 17 mil internos que tenían en el Estado ahora el número bajó a 11 mil. No obstante, la convivencia dentro de angostas habitaciones de 2.5x 3 metros, rodeadas de cinco o siete camastros que esconden el retrete y una bañera, forman parte de la dinámica diaria.

 

“HACE DOS AÑOS ME QUERÍA MORIR”

La lideresa del grupo ingresó al penal de El Hongo por el delito de secuestro, como supuesta copartícipe, pero su caso aún no está cerrado. Quienes planearon y ejecutaron el ilícito fueron un hombre que murió dentro de la prisión, junto con los dos hijos y la pareja de ella.

Se trata de Karina Corral Rubio, la mujer más emprendedora del Cereso de Ensenada, y quien dirige el programa; tiene diez años y tres meses dentro, le falta una veintena para cumplir la sentencia. Dos de los sentenciados por el mismo caso fueron liberados porque les aplicaron el Protocolo de Estambul y se comprobó que fueron torturados durante el proceso; otro acusado está en trámite.

Afuera está su hijo adolescente de 14 años, él vive con una de las trabajadoras de DIF Municipal, quien tuvo que hacer una excepción. La familia de Karina está sumida en problema de consumo de drogas y desde que ella está dentro de la cárcel, el menor ha sufrido las consecuencias.

Sobre el secuestro, recordó el día que acompañó a su novio al lugar donde tenían a un hombre secuestrado: un empresario del sector turismo en Ensenada, privado de la libertad el 5 de junio de 2008. “Me acusaron de que yo era la que le daba de comer, yo sabía que no estaba bien, pero los ayudamos a salir, hasta el señor declaró a favor de nosotros, dijo que lo ayudamos a salir. Y él hasta nos dio para el camión de regreso”, conversó Karina.

Lo cierto es que la víctima se comprometió a entregar una recompensa por la ayuda.

“Hace dos años me quería morir, pero comencé a trabajar con DIF y he salvado mi vida, no voy a parar, quiero trabajar mucho”. La combinación de las drogas y la ex pareja fueron detonantes para que pasara sus días en el reclusorio. “Estoy pagando un delito que no cometí”, reiteró.

 

UN “ERROR” VOLVER CON SU ESPOSO POLICÍA

Blanca Azucena Jaimes Hidalgo, una de las creativas, teje a la perfección los “atrapa-sueños”.

“Antes no me desenvolvía lo suficiente aquí adentro”, menciona la madre de dos hijas que están al cuidado de la abuela, quien trabaja y sobrevive con una pensión de viudez y mortandad.

Presa desde 2012 por el homicidio de su pareja, el policía Nabor Bernardino Castillo Velázquez, de 39 años, quien estaba inmiscuido con el crimen organizado, Jaimes tuvo un caso público, pero ahora, con una sentencia de 16 años, da su versión de los hechos.

Si algo pudiera cambiar de su pasado, sería no volver con su cónyuge, de quien ya estaba separada, pero unos meses antes del asesinato volvieron.

“Tenía mala imagen de lo que pasaba aquí dentro, pero he aprendido de la arrogancia, adicciones, de las herramientas que hay para ser más fuerte; hasta que un día me dejé y me di permiso de aprender, y mira…”, dice mientras seca sus lágrimas.

 

Blanca confía en que las pruebas que las autoridades tienen que estar a su favor, y que “las cosas tienen que salir bien”.

 

CON “PRESA DE TI” GANÓ POESÍA PENITENCIARIA 2016

“Esa loca enamorada que te ha perdonado de amor y alzando los ojos al viento…”, es una estrofa de la poesía “Presa de Ti”, con la que Esthela Arámbula Alvarado, de 50 años de edad, obtuvo un premio a nivel nacional.

Es la más alegre y participativa del Cereso. El delito que paga es secuestro, la pena es la misma, tiene tres hijos que viven en Estados Unidos y su mayor angustia es qué pasará si vuelve a verlos, “no sé si los voy a reconocer”.

La convicta estuvo en la penitenciaría de Tijuana, pero en septiembre de 2008, cuando fue el motín, la trasladaron a El Hongo y después a Ensenada.

“Es horrible allá (El Hongo), no hay trabajo, es muy difícil, sólo tienes la religión”, narró angustiada. Ahora trabaja a la par de sus creativas compañeras.

 

PENAL FEMENINO VA POR CERTIFICACIÓN

Juan Enrique Méndez Meza, director del Cereso Ensenada, permitió el acceso a las instalaciones de las mujeres.

“Le falta una techumbre que estamos en vías de construir para que tengan sombra, vamos en busca de una certificación, poco a poco”, describió el funcionario mientras caminaba por la explanada que divide las dos filas de celdas expuestas al aire libre.

“Para la certificación ocupamos, además de las condiciones dignas, un mantenimiento preventivo. Las presas reciben otros talleres y cursos otorgados por Cecati (Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial)”, agregó.

Las 75 mujeres del reclusorio en Ensenada conviven en celdas de 2.5×3 metros, ahí tienen baño, regadera y siete camas para el mismo número de internas.

Los espacios pequeños cumplen con los protocolos, por un lado, las que trabajan en los programas de DIF, por otro, en una celda aparte las que colaboran con servicios de limpieza, preparación de alimentos y otros servicios domésticos.

Quienes no tienen interés por trabajar, las infectadas con VIH y las castigadas, están apartadas en una celda con seguridad extra; también con doble protección se encuentran aquellas medicadas.

El manejo de materiales y el control de seguridad para manejar el dinero derivado de las ventas, está a cargo de dos de las mujeres que dirigen el programa; está sentenciada por secuestro en Ensenada y Tijuana, otra por asesinar a un narcomenudista.

 

ARTESANÍA PENITENCIARIA

La Ruta del Ámbar y Krysalhi Bazar, son dos negocios que se atrevieron a vender los artículos de las mujeres de la penitenciaría con buenos resultados.

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Jorge Menchaca Sinencio, además presidente del Patronato para Liberados, comentó que las reas del área psiquiátrica usan sólo papel para elaborar los trabajos artesanales.

“Es impresionante que a falta de ciertas herramientas, puedan usar sólo el papel para hacer fruteros, carros de carreras o figuras”, indicó.

Internas por delitos mayores lideran taller de artesanias

En materia fiscal, ya que no pueden emitir una factura, el organismo propuso a la comunidad comercial interesada en vender estos productos, recibir un comprobante fiscal a través de Canaco.

 

ARTE CON DOBLE VALOR

Las reclusas en Baja California y en México, son triplemente castigadas por la sociedad. De las 527 internas, la gran mayoría no recibe visitas, apremió el subsecretario del Sistema Estatal Penitenciario, David Limón Grijalva.

Ejemplo de ello, son las bodas colectivas donde de 70 a 80 matrimonios, solo uno o dos son de mujeres.

“Hay un estigma: el hombre no visita a su pareja, mientras que la mujer al contrario, es más leal y espera al privado de la libertad hasta que sale”, calificó el funcionario.

“Cuando un hombre en el exterior viene a casarse, hacemos una especie de regalo y un énfasis en cuanto a agradecer la voluntad”.

El 20 por ciento de las presas son foráneas y detenidas en el trayecto de viaje, por lo regular, por trasiego de droga. El 80% son bajacalifornianas.

Además de la academia, elaboración de artesanías e industria textil, otras acciones a favor de ellas son los convenios con la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados.

Los integrantes de la iniciativa privada envían personal para ofrecer cursos de chef “a quienes les gusta la cocina, cuando salgan, tendrán trabajo, y a las que no les gusta, también tienen que aprender”, vaciló.

El valor de los productos elaborados por las internas está por encima del normal, deben usar más ingenio porque el material que usan es poco convencional.

De entrada, ningún elemento es tóxico, las agujas tienen características específicas para evitar daños y sin material inflamable.

 

EN EL EXTERIOR HAY TODO TIPO DE MATERIAL Y FACILIDADES

 

“Ellas tiene que trabajar con lo más humano y seguro posible para evitar que los usen en algún problema con las compañeras. Evitar suicidios o que dañen a terceros en una celda. Primero la seguridad”.

Resaltó que existen mujeres que no tienen más que las manos, y con eso hacen obras de arte.

Los materiales se entregan a través de las comandantes, quienes tienen la obligación de saber qué va a ingresar. Además del equipo que entrega el DIF, hay grupos que hacen donaciones o los familiares les compran lo necesario.

 

SER REO EN ENSENADA ES UN “LUJO”

En un evento, David Limón Grijalva dio la bienvenida a unas siete mujeres que fueron trasladadas desde Mexicali.

La buena conducta, más la autorización de un juez, es el pase directo al Cereso porteño donde no hace calor ni frío intenso, y además hay trabajo.

Lo que sigue es trabajar con la Asociación de Correccionales de América en busca de una certificación. Los expertos buscan que haya condiciones humanas, respeto a los derechos humanos, estándares de limpieza, cocina, tipo de alimentación, emplatado, cómo se lleva a cabo la escolaridad y otras actividades recreativas.

La certificación, que se trabaja con la Embajada de Estados Unidos y en el Plan Mérida, permite acceder a importantes recursos económicos.

Ejemplo de ello, son dos unidades caninas y dos autos último modelo que acaba de recibir el Sistema Estatal Penitenciario.

Cuestionado respecto a qué hacer para que tales programas no sean promocionales de un gobierno y se mantengan, Limón Grijalva opinó:

“No hay manera de que se detengan, DIF siempre está presente y en todas participaciones hay interés porque están claros en la reinserción; si no tomamos acciones, si soltamos eso, viene la reincidencia”.

 

PRODUCTOS CON MARCA

Lo recabado con la venta de los artículos artesanales, como aretes, llaveros, collares, mandiles y manualidades, se deposita a sus creadoras para su consumo diario, o bien, es entregado a quienes ellas lo indiquen en apoyo a los gastos de sus padres o hijos.

Inicialmente el proyecto arrancó con siete mujeres y se tiene contemplado incrementar el número de beneficiadas una vez que el material de trabajo aumente para la creación de otros artículos, así como de etiquetas con marca propia, a fin de posicionar el trabajo que realizan al momento de comercializarlo.

Hace aproximadamente dos años, Mirna Ibarra, esposa del alcalde Marco Novelo Osuna, puso en operación el programa de Capacitación Laboral y Activación Física para Mujeres Privadas de la Libertad, con la intención de “acercar a las mujeres del Cereso, a actividades y talleres para que adquieran y desarrollen nuevos conocimientos y habilidades que les favorezcan al momento de su reinserción. Que puedan llegar a formarse como mujeres de bien, con oficios para que puedan incorporarse a la sociedad con la frente en alto”, describió.

Treintaisiete mujeres que han egresado del curso de belleza a través del Cecati Número 83, tienen certificación ante el Consejo Nacional de Normalización de Competencias Laborales.

Como Miriam Frías, una de las acreditadas en el programa y actual propietaria de una estética en el centro de la ciudad.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio