“Narco”, detrás de la mitad de los homicidios en Mexicali

Foto: Eduardo Villa
 
Edición Impresa Lunes, 6 Agosto, 2018 01:00 PM

Según la PGJE, de los 98 asesinatos registrados en la Capital del Estado, aproximadamente la mitad tienen como trasfondo la pugna entre narcomenudistas y traficantes que operan principalmente en el Valle de Mexicali. Tanto el subprocurador como el director de la Policía, reconocen que existe una disminución en los asesinatos, pero les preocupa el aumento en temas de crimen organizado, sobre todo cuando se utilizan armas de grueso calibre 

Pugnas entre narcomenudistas, “bajes” de drogas, reajustes entre células delictivas del narcomenudeo y crimen organizado, motivan poco menos de la mitad de los asesinatos ocurridos en Mexicali, donde si bien se registra un decremento en comparación con 2017, autoridades identificaron más crímenes cometidos con armas de uso exclusivo del Ejército, de calcinados y otros considerados de alto impacto.

Los homicidios dieron un giro importante, ya que apenas el año pasado -según la Procuraduría General de Justicia del Estado, PGJE-, la convivencia social representaba el 70 por ciento de las muertes violentas en Mexicali.

A raíz de las rencillas entre narcomenudistas y la pugna entre integrantes del Cártel de Sinaloa por la posesión de la ruta de droga en la zonas poniente y rural, el panorama cambió.

De hecho, los últimos siete asesinatos en Mexicali tienen como móvil una actividad ilícita, incluso integrantes del Grupo Coordinación establecieron que cinco de ellos están directamente relacionados con un “baje” de droga ocurrido en la zona rural de la localidad.

Por su parte, el director de la Policía Municipal, Alonso Ulises Méndez, señaló que en la Capital del Estado se tiene una reducción de homicidios en comparación con el año anterior, además de tener una media per cápita de 12.5 homicidios, cifra muy por debajo de la registrada en el resto del país, que es de 25.

A su vez, Ramírez Amador presumió una efectividad de 63 por ciento en la resolución de casos. Coincidentemente, los delitos que menos se resuelven son los vinculados al tráfico urbano de enervantes.

Foto: Cortesía.- Luis Humberto Ruiz Morales, “El Ruso”

 

CINCO MUERTES POR “BAJE” DE DROGA

Dado que no hay evidencia formal por parte del Grupo Coordinación de la intervención de nuevas agrupaciones delictivas en Mexicali, todo parece indicar que la pugna entre células del Cártel de Sinaloa es la respuesta a todas las muertes con origen ilícito.

Según el subprocurador Fernando Ramírez Amador, de los 98 homicidios -que podría bajar a 94 de confirmarse que no fueron asesinatos- ocurridos en la Capital, 46 son relacionados a las pugnas entre criminales ligados al narcomenudeo. El resto se divide de la siguiente forma: 26 por riña, cinco feminicidios, cinco por robo, tres por temas sentimentales o domésticos, cinco por problemas familiares, dos en legítima defensa y ocho más cuya causa es desconocida. Los dos de “legítima defensa” no se consideran homicidios.

Ramírez Amador comentó que no existe relación entre ninguno de los crímenes, o por lo menos no se cuenta con datos que lo sustenten. Tampoco se estableció vínculo entre el barrido de las balas o el tipo de calibre.

Sin embargo, investigadores allegados al caso afirmaron que existen importantes indicios para establecer nexos en algunos casos, como los cinco homicidios registrados entre el lunes 23 y martes 24 de julio.

La atípica jornada de violencia comenzó la noche del lunes con el atentado donde perdieron la vida los de nombre Agustín Castellanos Lara, alias “El Caracol”, y Alan Axel López Romero, de 46 y 22 años de edad, respectivamente, cuyos cuerpos fueron localizados sobre la calle Zinc en la colonia Cerro Prieto 2. Ambos contaban con historial delictivo de privación de la libertad, lesiones, daños y robo.

Policías municipales llegaron a la escena y determinaron que uno de los occisos se dio cuenta del ataque e intentó huir, pero fue rematado por la espalda cuando corría para alejarse del auto; el otro fue abatido en el asiento del copiloto de un vehículo Toyota Corolla modelo 2005, color arena con placas de California, que quedó con los focos encendidos y la puerta del piloto abierta.

A la mañana siguiente, sobre Avenida Montes de Toledo del fraccionamiento Villas del Rey, fue hallada otra persona asesinada que ocupaba el asiento del piloto de un Toyota Corolla 1993, color gris, con placas extranjeras.

La víctima fue identificada como Luis Alberto Ruiz Morales, conocido como “El Ruso”. Su mote generó gran confusión entre las autoridades al creer que se trataba del jefe de sicarios del Cártel de Sinaloa con el que comparte apodo, pero las diferencias con el lugarteniente son muy marcadas, tanto en edad como apariencia acorde con investigadores que descartaron se tratara de la misma persona.

Ruiz Morales, quien es residente del Ejido Tula, fue abatido cuando esperaba sentado al interior de la unidad; disparos de un arma calibre .9 milímetros -el mismo utilizado en el crimen anterior- fueron realizados por un sujeto que se posicionó sobre la banqueta frente a la unidad, las balas impactaron en diagonal y atinaron en el blanco.

Esa misma tarde fueron localizados los cuerpos de dos personas más en la cajuela de un automóvil quemado y abandonado sobre la calle 20 de Noviembre del Ejido Sonora. La exposición al fuego fue prolongada, al grado que los restos se volvieron prácticamente cenizas, salvo por los dos cráneos; debido a los daños, el traslado a la morgue se hizo en cuatro bolsas.

El automóvil fue detectado por su propietario, quien aseveró que la noche anterior le habían hurtado la unidad. A la mañana siguiente, cuando se dio cuenta, salió en su búsqueda, logrando ubicarlo sobre el punto arriba mencionado.

Al revisar el automotor encontró los restos calcinados con dos cráneos en su interior, por lo que pidió el apoyo de la Policía Municipal.

Las pruebas de ADN no han concluido, pero por testimonios obtenidos por el área de Homicidios Dolosos, se pudo establecer que podría tratarse de dos individuos llamados Aldo Curiel Gómez “El Pacquiao” y Adrián López Higuera “El Dólar”. Del primero solo se supo que en 2010 recibió apoyo del Instituto para el Desarrollo Inmobiliario y de la Vivienda para la construcción de un muro, mientras que de López Higuera, no existen datos claros.

Los cinco homicidios están relacionados directamente con el robo de un cargamento de droga comprendido por varios kilos de cocaína y “cristal” ocurrido en Valle de Mexicali; la sospecha es que se trata de criminales que operan en la zona sur.

Sobre los homicidios, Alonso Ulises Méndez aseveró que trabajan de manera coordinada con autoridades estatales y federales para combatir la delincuencia de alto impacto.

Foto: Eduardo Villa.- Alonso Ulises Méndez, director de la Policia Municipal, en conferencia de prensa

Añadió que han realizado ajustes, sobre todo en la zona sur del Valle de Mexicali, además de constantes rotaciones de mandos en puntos clave, con el objetivo de refrescar las áreas.

Dos homicidios más ocurrieron el sábado 28 de julio en el fraccionamiento Valle de Puebla, al Oriente de la ciudad, donde hallaron los cuerpos de un hombre y una mujer.

La fémina, de nombre Blanca Jazmín Parra Morales, yacía semidesnuda al interior de la vivienda marcada con el número 415 de Avenida Quetzalapa, mientras que el hombre –no identificado- fue hallado a 200 metros de dicho inmueble.

Debido al sadismo impreso en el crimen, inicialmente se pensó que se trataba de un tema sentimental. Sin embargo, la PGJE ubicó evidencia que podría relacionarlo al tráfico de drogas.

 

LA PUGNA

Uno de los asesinatos más sonados durante 2018 en Mexicali, tuvo lugar la madrugada del 20 de marzo, a las afueras de la taquería Ocotlán en Calzada Anáhuac, muy cerca de la Comandancia de la Policía Municipal.

Ahí fue abatido con armas de alto poder Bernardo Antonio Linares Corral, “El Tony”, uno de los operadores del Cenobio Flores Pacheco “El Cheko”, quien sostenía una pugna contra operadores de “El Ruso” en la zona Poniente de la ciudad.

Dicho homicidio -se especuló- fue una respuesta al abatimiento de Sergio Quintero Quevedo “El Manitas” a las afueras del Merendero Manuets, suscitado el 11 de mayo de 2017, donde otras dos personas perdieron la vida.

Con el respaldo del “Ruso”, Quintero  inició una “limpia” en la zona Poniente de Mexicali para abrir una nueva ruta de tráfico de drogas, por lo que se le involucró con varios homicidios, como el de José Feliciano Montes de Oca Salgado, de 42 años de edad, perpetrado en septiembre de 2016. Conocido como “El Chano”, fue uno de los operadores del tráfico de personas y droga en esa zona. Aparentemente esto generó la respuesta de la balacera en el Manuets.

Desde que se inició esta pugna se han dado múltiples homicidios con armas de grueso calibre como AK-47, R-15, o .40, uno de ellos acontecido el 22 de marzo -dos días después del asesinato del “Tony”- donde fue abatido Jesús Martínez Ruiz “El Güero Pangas” en los alrededores de Ciudad Morelos. Viajaba con una mujer cuando observó a hombres armados que iban por él.

“El Güero Pangas” intentó huir entre las parcelas y sembradíos a bordo de su vehículo, pero fue alcanzado y acribillado; en su cintura fue hallada un arma corta que no logró activar.

Con este tipo de rifle también se ultimó a Aarón Franco Félix, de 42 años, mientras circulaba en compañía de su pareja a bordo de una camioneta, sobre en la carretera que conecta el Ejido República Mexicana con el poblado Los Algodones.

Acorde a reportes ministeriales, desconocidos le cerraron el paso y descargaron sus armas contra este individuo también dedicado al narcomenudeo.

Otro más ocurrió el 9 de julio de 2018 en Los Algodones, donde delincuentes encapuchados, ataviados con equipo táctico y pick-ups con estrobos, terminaron con la vida de Adrián Núñez Bauján, cuando este se dirigía a una taquería. Momentos antes alcanzó a observar a los matones, por lo que corrió desesperado para alejarse. Sin embargo, solo pudo prolongar su vida escasos segundos, pues fue alcanzado por varios proyectiles de R-15 y AK-47.

Estos tres asesinatos ocurrieron en un periodo no muy distante y en la misma zona geográfica.

 

URGE MAYOR INTERVENCIÓN DE LA FEDERACIÓN

Para el gobernador Francisco Vega de Lamadrid, el Gobierno Federal necesita tener una mayor intervención en este tema, máxime porque la mayoría de los problemas de inseguridad que prevalecen en la entidad se deben al narcotráfico.

En conferencia de prensa realizada el 31 de julio en el Centro Deportivo Centenario de Mexicali, el panista declaró que solicitará intervención especial al Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para que dé prioridad al combate al tráfico de drogas.

Aunque no quiso brindar detalles sobre el enfrentamiento de bandas rivales, comentó que la droga llega a Baja California procedente de alguna otra entidad, y cuando se distribuye en los municipios, se vuelve un problema local.

Agregó que urge modificar el catálogo de delitos graves que ameritan prisión preventiva, de lo contrario continuarán los problemas para procesar a los delincuentes.

“Si no hay una revisión al catálogo de delitos del Código Penal federal en México, vamos a seguir batallando en la implementación de la justicia, porque como ustedes saben, muchos de los delincuentes que se atrapan y se presentan, al rato los tenemos de nuevo en la calle, con armas y demás”, apuntó Vega de Lamadrid.

En cuanto a una pugna entre narcomenudistas en el Valle de Mexicali, el director de la Policía Municipal, Ulises Méndez, consideró que este tipo de fenómenos no son una novedad y la posibilidad es latente, no obstante, afirmó que hay esfuerzos importantes para combatir la delincuencia a través de la coordinación con otras dependencias.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio