“La moralidad se vuelve algo elástica cuando hay pasiones tan intensas”: Jorge Zepeda Patterson

Foto: Cortesía
 
Cultura Lunes, 9 Julio, 2018 12:00 PM

El autor entrega su cuarta novela, “Muerte contrarreloj”, publicada este año por Planeta, donde explora la ambición deportiva de quienes aspiran a ganar a cualquier precio. “Si están dispuestos a morir, ¿por qué no van a estar dispuestos, más de alguno, a matar?”, planteó a ZETA

Dos amigos, Marc y Steve, protagonizan la mancuerna perfecta que ha ganado cuatro veces el Tour de Francia, pero al interior del equipo hay un misterioso ciclista dispuesto a traicionar al pelotón e, incluso, a matar con tal de ganar.

Se trata de “Muerte contrarreloj” (Planeta, 2018), cuarta novela de Jorge Zepeda Patterson, en la cual explora la amistad, la pasión y la traición en el mundo del deporte, donde algunos perfeccionan las trampas más increíbles para deshacerse de sus adversarios, pero sobre todo también hay quienes están dispuestos a cometer algún crimen con tal de experimentar la gloria.

“Yo tenía ganas de hacer una novela clásica de ‘hay un criminal entre nosotros y puede ser cualquiera’, por eso me pareció que un pelotón de ciclistas -donde se detecta que en efecto los crímenes que se están cometiendo solo pueden haber sido pensados y operados por alguien de adentro-, se prestaba para una historia inquietante, criminal, de suspenso y misterio”, expresó Zepeda Patterson en entrevista con ZETA.

 

CUANDO EL CRIMINAL ESTÁ EN EL GRUPO

A diferencia de sus primeros thrillers (“Los corruptores”, “Milena o el fémur más bello del mundo” y “Los usurpadores”), donde ubica sus obras en el terreno y argot de la política, en “Muerte contrarreloj” Zepeda Patterson se sumerge en la ruta del ciclismo.

De hecho contó a este Semanario que armar “Muerte contrarreloj” implicó indagar sobre ciclismo y escuderías, rutas o escenarios:

Foto: Archivo

“Para escribir la novela fue un largo proceso de investigación que me llevó a acreditarme como prensa especializada en varias de estas vueltas ciclistas, en investigar, entrevistar a muchos de ellos, recorrer el Tour de Francia, recorrer las rutas, las cuestas, fuera de competencia para conocer los escenarios. La investigación para mí fue una de las partes más gratificantes, porque en efecto me permitió sumergirme en algo de lo cual yo no era más que un aficionado lejano, un villamelón.

“Lo más bonito de todo esto es haber conocido de cerca a toda esta comunidad, platiqué mucho y me hice amigo entre mecánicos, masajistas, chefs de los equipos, los propios ciclistas, y aprendes a admirar y a tener respeto por esta vocación de tantísimo sacrificio; y luego entender ya las minucias del propio deporte, en particular en una competencia como el Tour, donde hay tanto en juego, las estrategias de los equipos son fascinantes cuando uno las conoce de cerca”.

En todo caso, al adentrarse en el mundo del ciclismo, Zepeda compartió el reto al escribir “Muerte contrarreloj”:

“Al ubicarla en un ambiente exótico en relación a mi biografía, el gran desafío fue cómo hacer una novela sobre ciclismo que no se caiga de las manos para alguien que sepa de ciclismo, como algo inocente o incluso ignorante, pues, la trama o las circunstancias, y al mismo tiempo cómo hacerla para que un lector que no necesariamente le interese el ciclismo se apasione por la historia detectivesca. Ese equilibrio implicaba investigar mucho para hacerla sólida en términos ciclísticos y, al mismo tiempo, fácil y atractiva para alguien no interesado en ciclismo”.

Una de las temáticas abordadas en “Muerte contrarreloj” es la ética y la moral en el deporte, que cuestiona a quienes prefieren ganar a cualquier precio, o aquellos que están dispuestos hasta a cometer un crimen para alcanzar la victoria…

“Sí, completamente, porque la moralidad se vuelve algo elástica cuando hay pasiones tan intensas, y ambiciones tan intensas involucradas; el ciclismo impone tantos esfuerzos, tantos sacrificios no solo durante la carrera, sino a lo largo de todo el año, de disciplina y preparación; y cuando están en la carrera, los observamos bajar las cuestas en descensos a 80-90 kilómetros por hora en caminos rudimentarios, en abismos que coronan cada curva. Es decir, dispuestos a morir por ganar unos segundos, entonces mi pregunta de partida fue: si están dispuestos a morir, ¿por qué no van a estar dispuestos, más de alguno, a matar? Y sobre esa hipótesis compongo la presencia de un criminal entre ellos”.

 

“OTRA VÍA DE EXPRESIÓN DISTINTA A LA DEL PERIODISMO”

Jorge Zepeda Patterson (Sinaloa, 24 de octubre de 1952) tenía 60 años de edad cuando incursionó en la ficción, luego de una trayectoria en el periodismo que incluía el Premio “Maria Moors Cabot” en 1999; fue director de El Universal de noviembre de 2008 a diciembre de 2010, y en 2011 fundó el portal de noticias SinEmbargoMX www.sinembargo.mx

Autor y coautor de títulos de no ficción como “Michoacán: Economía, Política y Sociedad” (UNAM, 1986), “Los suspirantes” (Planeta, 2005), “El Presidente” (Planeta, 2006), “Los amos de México” (Planeta, 2008) y “Los suspirantes 2012” (Planeta, 2011), Zepeda Patterson publicó su primera novela, “Los corruptores”, en 2013, editada por Planeta y a su vez finalista del Premio “Dashiell Hammett”.

Con “Los azules”, los cuatro protagonistas de la política en “Los corruptores”, continuó la saga con “Milena o el fémur más bello del mundo” (Premio Planeta, 2014) y “Los usurpadores” (Planeta, 2016).

Cuando publicó “Los corruptores”, ZETA le cuestionó por qué había optado por la ficción luego de una trayectoria en el periodismo:

“Por muchas razones: una, porque después de veinte años de estar haciendo columna política, y libros que abordan la realidad, percibe uno que hay limitaciones en la forma que ofrece la no ficción, el análisis de la realidad, y que muchas veces la novela, la ficción, da la posibilidad de conectar con el lector los mismos temas de manera mucho más intensa, más sensibles, y al final, bueno, otra narrativa que le permite dar una vuelta de tuerca a la descripción de la realidad”.

Ahora que entregas tu cuarta novela, ¿cómo te has sentido estos cinco años incursionando en la ficción?

“A mí me ha encantado. En efecto, comencé apenas hace cinco años (2013). A veces me pregunto por qué no empecé a hacerlo antes, porque sí he encontrado una vocación, una actividad muy gratificante que me gusta sobre todo hacerlo; y luego, descubrir que le gusta leerlo a muchos otros, pues es una gratificación adicional.

“Esencialmente mi placer está en lo que experimento, las vivencias cuando estoy trabajando, esto he descubierto que me gusta muchísimo, la ficción es otra vía de expresión distinta a la del periodismo”, concluyó Zepeda Patterson, cuya “Muerte contrarreloj” será traducida al portugués, inglés, francés, italiano, búlgaro, polaco, danés, holandés y alemán.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio