La lucha de 34 ejidatarios por echar de sus tierras a una minera invasora: la canadiense First Majestic

Aspecto de la mina La Encantada, que se ubica en los terrenos que son propiedad de los ejidatarios de Tenochtitlan, una comunidad del municipio de Ocampo, en Coahuila. Foto: Francisco Rodríguez
 
Destacadas BCS Lunes, 9 Julio, 2018 05:00 AM

Los promocionales turísticos del Gobierno de Coahuila reproducen la imagen. Dicen que aquí brilla uno de los yacimientos más productivos de plata del mundo. De hecho, los ejidatarios de Tenochtitlán, enclavado alrededor de la mina, son millonarios desde 1973, cuando por decreto presidencial recibieron el título de propiedad de esta tierra donde han pasado gran parte de su vida. Los ejidatarios son millonarios, pero siguen pobres.

Y es que en 1980, la Secretaría de la Reforma Agraria hizo valer el decreto y les entregó parte de la tierra, ¿y el resto? A partir de entonces tendrían que peleárselo a la “La Encantada”, la mina que en 2006 fue vendida por Grupo Peñoles a la canadiense First Majestic. La misma mina que desde hace unas cuatro décadas les ha dado empleo. La misma mina a la que respetan y a la vez, repudian. Alrededor de ella y en batalla, a 36 ejidatarios les llegó la tercera edad. Dos de ellos murieron sin ver el triunfo. Los demás, mayores de 70 años de edad, siguen en pie de batalla.

 

 

 

Por Francisco Rodríguez

Ocampo, Coahuila, 9 de julio (SinEmbargo).– Eustasio Ascacio Velázquez, “Tacho”, y su esposa “Chana”, viven en el ejido Tenochtitlan, en el desierto de Ocampo, Coahuila, entre la sierra del Chilicote. A pie de sierra, tienen una casa levantada con pedacería que el propio “Tacho” trajo en burro. Sin una mano y una lesión en el nervio ciático, “Tacho” tardó unos tres años en construirla. Solito, así, con pura cal y cemento.

“Tacho”, un hombre flaco y correoso de 67 años, es uno de los 36 ejidatarios que sigue viviendo en las tierras que hace 45 años el Gobierno mexicano les entregó, pero por las que aún luchan. Otros 33 compañeros ejidatarios –dos ya murieron– que van de los 40 a los 70 años, mantienen desde hace 14 años una pelea legal. Es una disputa entre mineros y la compañía minera. Una resistencia entre mineros molidos de trabajo, con pensiones de 2 mil pesos mensuales, y la minera canadiense First Majestic, dueño de la mina La Encantada que en 2017 tuvo ingresos diarios por más de 102 mil dólares. Una minera que se instaló ahí sin pagar al menos una renta por las tierras.

El ejido Tenochtitlan es un poblado que por el día recibe el azote enfadado de los rayos del sol y que por las noches acoge el cacheteo del viento. Junto a su esposa, “Tacho” tiene más de 350 cabras, 20 caballos, 13 vacas y como 20 perros que cuidan su patrimonio. Vive de los animales y de una pensión mensual de dos mil pesos de cuando trabajó como minero en distintas empresas como Peñoles, Desmín o en las minas de Armando Guadiana Tijerina, el ex candidato a Gobernador por Coahuila.

Son 14 años, dice Mario Valdés, ex comisariado ejidal de Tenochtitlan, en los que se han enfrentado a una compañía que busca alargar el juicio para que caigan en desesperación. En esta lucha legal, dos compañeros ejidatarios ya fallecieron sin ver ni un peso, Urbano Castellanos y Pablo Vega. Don Pablo, antes de morir, postrado en una cama y conectado a un tanque de oxígeno porque el trabajo de minero le devoró los pulmones, tuvo una última petición: “Quiero hacerles un ranchito a mis nietos porque ahí me crié, pa’ cuando ya estén viejos digan ‘aquí vivía mi abuelo’”.

Los ejidatarios de Tenochtitlan, unos viejos y otros hijos de los viejos, arrastran lesiones de cuando fueron mineros. Sobrellevan fracturas en piernas, cintura, espalda, hernias. Por eso la mayoría no vive en Tenochtitlan y están regados en otros municipios colindantes, porque aquí en el rancho es terreno hostil, no se tiene agua y apenas se sobrevive trabajando a los animales, como lo hace “Tacho”.

Una tarde calurosa de mayo, “Tacho” regresa de llevar a las chivas a pastar al monte. Arriba a su casa –antes era un jacal de lámina- montado en un caballo. Lleva un radio al pecho por donde su esposa Chana se comunica cuando hay algún problema con los animales o cuando, en un día cualquiera, un oso baja de la sierra a querer comer.

 

Don Tacho y doña Chana, dueños de la propiedad donde hoy se asienta la mina La Encantada, en la casa que él construyó con una sola mano; la otra, la perdió cuando era minero. Foto: Francisco Rodríguez, SinEmbargo

 

A unos tres kilómetros, mientras Tacho y Chana comen de lo que le sacan a las chivas, la mina La Encantada de la canadiense First Majestic, extrae diariamente hasta más de cinco mil onzas de plata pura. Todas las noches cuando termina de trabajar, “Tacho” mira a lo lejos la mina, fuma un cigarrillo, se acomoda el sombrero y recuerda que aquellas tierras millonarias son de él y el resto de sus compañeros ejidatarios.

“Tacho” siempre fue minero y por eso llegó a estas tierras en 1970. Estudió hasta primero de primaria y nunca quiso dedicarse a otra cosa. Desde los 12 años sacaba agua miel de los magueyes, preparaba atole y se arrimaba a las minas a vender. Trabajó como minero donde nació, en Salaverna, Zacatecas, donde le pagaban siete pesos por ocho horas de trabajo hace 50 años. “El terreno estaba muy bueno, no había nada, estaba solo el campo. Siempre me gustaron los animalitos, por eso me gustó aquí”, recuerda Tacho cuando pisó Tenochtitlan hace 48 años.

 

Regresó a Monterrey y Zacatecas pero para 1973 volvió a Tenochtitlan mientras trabajaba para Peñoles, el gigante minero de Alberto Baillères, el tercer hombre más rico de México. Desde entonces se bautizó en esta tierra agreste y junto a su esposa Chana decidieron que aquí echarían raíces.

 

Don Tacho mira a lo lejos La Encantada y recuerda que aquellas tierras millonarias son de él y de el resto de sus compañeros ejidatariosFoto: Francisco Rodríguez, SinEmbargo

 

“Tacho” recuerda que varios compañeros empezaron a traer animales y después surgió la inquietud de hacerse de tierras. El sueño de Tacho siempre fue tener sus animalitos y ser minero. Menciona que platicaron con gente en Ocampo (cabecera municipal) y un día, les concretaron la conformación del ejido. “Nos cooperábamos con dinero para gasolina”, recuerda Tacho sobre aquellas vueltas a Ocampo, uno de los municipios más grandes del país. Tenochtitlan y la mina están a 260 kilómetros de Ocampo, y a 200 kilómetros de Múzquiz, un municipio carbonero de Coahuila.

“Éramos 40 ejidatarios y a todos nos dio gusto”, rememora con el tono de quien añora. “Tacho” supo en aquel entonces que ésta sería su tierra, que aquí moriría, arreando animales. Pero no pensó que después, mal leyendo y mal escribiendo, demandaría por ocupación de sus tierras a First Majestic, la minera canadiense que según sus registros, obtuvo en 2017 ingresos por más de 252 millones de dólares por la operación de sus siete minas en el país. Ese mismo año, como todos los demás, “Tacho” y Chana comieron del queso y la leche de las cabras y subsistieron con los dos mil pesos de su pensión.

 

La Encantada, una mina que opera actualmente First Majestic. La compañía canadiense obtuvo en 2017 ingresos por más de 252 millones de dólares en la operación de sus siete minas en México. Foto: Francisco Rodríguez


EL PLEITO LEGAL

En la carretera Múzquiz-Ojinaga hay una desviación que lleva a la mina La Encantada. Para llegar a aquel tesoro en constante producción de plata, es necesario recorrer 40 kilómetros de terracería por un camino que, me refiere el ex comisariado ejidal de Tenochtitlan, Mario Valdés, es también propiedad de los ejidatarios. “No se nos paga nada ni por eso, ni por la línea de luz ni la de agua”, se queja Valdés mientras avanzamos en su camioneta rumbo al ejido.

Alrededor sólo se mira el desierto coahuilense, hasta que por un lado del camino se ven mil 200 metros de una pista de aterrizaje de First Majestic. En esa pista, cada tercer día llega un avión y se retira cargado de plata. Tan sólo en el primer trimestre de 2018, se han llevado volando 452 mil 420 onzas equivalentes de plata, lo que representó ingresos por más de 7.5 millones de dólares, según el reporte de la empresa. En 2017, sumaron dos millones 183 mil 899 onzas equivalentes de plata y 37.5 millones de dólares de ingresos, pero en La Encantada ha habido años con más de cuatro millones de onzas en un año.

 

 

Cuando entramos a los límites del ejido, Mario Valdés se detiene y saca un plano donde me señala las colindancias del mismo. Asegura que la empresa ocupa dos mil hectáreas que les pertenecen.

 

 “La tierra trae un vicio. Una parte de la tierra no fue entregada. El ejido consta de 10 mil 100 hectáreas pero cuando se hace la ejecución, no se completó el terreno. Se hizo la ejecución de 8 mil hectáreas. Así funcionó el ejido”, ahonda Valdés.

 

La solicitud del ejido culminó con la Resolución Presidencial de fecha 19 de junio de 1973, la cual fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el día 20 de agosto de 1973. En ese ordenamiento legal, le fue concedida la superficie a los ejidatarios. Fue en 1980 cuando se presentó personal de la Secretaría de la Reforma Agraria para ejecutar la Resolución Presidencial a favor del ejido Tenochtitlan.

Tenochtitlan empezó a funcionar a la par de la compañía minera, entonces Peñoles. La mayoría de los ejidatarios trabajaba para la empresa. Algunos comenzaron a comprar ganado y tener cabras. Así empezó la vida ejidal. Así se acabó.

Años después, un compañero ejidatario comenzó a dudar de las mediciones. “Están mal, falta”, aseguraba a los demás. Mario Valdés recuerda que tomaron medidas de la tierra y se dieron cuenta que alrededor de dos mil hectáreas que les pertenecían –pertenecen, afirma- estaban en posesión de Peñoles.

Cuando solicitaron a la Reforma Agraria que realizara de manera correcta las mediciones, la dependencia dio dos mil hectáreas de un rancho aledaño pero no los del plano original. “Reconoce la Reforma Agraria que hay un faltante. Esa operación se cae porque no eran hectáreas aprobadas por el Cuerpo Consultivo Agrario”, recuerda Mario Valdés. “Es por lo que peleamos”, recalca.

Con ese vicio, Peñoles vendió a First Majestic en 2006. Y en su último reporte anual, First Majestic asegura que es el único dueño de los derechos minerales (4 mil 76 hectáreas), derechos de superficie (mil 343 hectáreas), derechos de agua, planta de procesamiento e instalaciones auxiliares. Aunque los ejidatarios argumentan lo contrario.

Los 36 ejidatarios que quedaban demandaron a la Reforma Agraria y a First Majestic. La empresa canadiense interpuso un amparo que fue sobreseído y que actualmente está en revisión. Valdés recuerda que en primera instancia el Tribunal Unitario Agrario del Sexto Distrito en Torreón, resolvió a favor de la minera canadiense. Sin embargo, interpusieron una revisión ante el Tribunal Superior en México, instancia que revocó la sentencia del Tribunal Unitario.

Aspecto de la mina La Encantada, que se ubica en los terrenos que son propiedad de los ejidatarios de Tenochtitlan, una comunidad del municipio de Ocampo, en Coahuila. Foto: Francisco Rodríguez

 

Juan Francisco Flores Gándara, abogado defensor de los ejidatarios, explica que el Tribunal Superior les dio la razón porque consideró que en la sentencia había faltado documentación y no se había valorado correctamente el peritaje de las hectáreas en disputa.

“El Tribunal Superior indicó que la venta que hicieron a First Majestic, carece de efectos jurídicos porque ya se había hecho la dotación de tierras ejidales”, ahonda el defensor. Además, Flores Gándara menciona que no se valoró el documento de la resolución presidencial.

La minera alegó que el comisariado ejidal no estaba elegido legítimamente pero también se les sobreseyó. El asunto está en revisión. “Presentan documentos de compra después de la fecha de publicación del Diario Oficial de la Federación y después de la resolución presidencial”, añade Mario Valdés.

Juan Francisco Flores agrega que habrá que esperar hasta después de agosto porque se mandará el expediente al Tribunal Colegiado en Materia Penal y Administrativa para que resuelva el recurso de revisión interpuesto por la minera.

Esperar es algo que conocen los ejidatarios.

Rodrigo Ascacio, hermano de “Tacho” y también ejidatario, usa bastón desde 1984 a raíz de una caída en la mina La Encantada. También usa zapato con plataforma en una pierna porque dice que le quedó corta después del accidente. Así trabajó otros ocho años en la mina y ahora vive en Nueva Rosita, Coahuila. Tiene la mirada vidriosa y los surcos en la piel que reflejan 70 años.

“Ha sido una lucha muy difícil. No se dejan”, dice Rodrigo, también oriundo de Zacatecas. Confía que tienen cómo comprobar que la compañía está en su terreno, luego duda: “Pero ellos son licenciados y nosotros no”.

 

Rodrigo Ascacio usa bastón desde 1984 por una caída La Encantada, que opera dentro de sus terrenos. Él, dice, no tiene miedo y luchará contra la minera canadiense hasta que muera. Foto: Francisco Rodríguez, SinEmbargo

 

-¿Hasta dónde seguir la lucha? –le pregunto a Rodrigo, padre de seis hijos.

-Hasta que me muera, mientras que pueda hablar hasta que me muera, y luego ahí seguirán otros. Porque es de nosotros.

– ¿No tiene miedo?

– No, por qué tengo miedo, todo es legal, estamos peleando lo que es de nosotros.

– ¿Qué piensa que saquen millones de sus tierras?

– No lo pienso, lo he visto. A día y noche, camiones llenos de mineral, cada media hora, entraban y salían. Ya es en avión.

***

Los ejidatarios de Tenochtitlan, viejos o hijos de los viejos, tienen confianza en ganar el pleito. Miran de frente y aseguran que no hay forma de renunciar. Mario Valdés, ex comisariado, dice que no quieren la mina y que no están en un plan beligerante. “Se necesita una participación que sea conveniente. El pago de rentas atrasadas y un contrato en adelante”, aclara.

Los ejidatarios saben que sus tierras están asentadas en un lugar de mucha riqueza; riqueza que no se refleja en ellos. Sólo “Tacho” vive en Tenochtitlan y el resto tuvo que dejar del rancho porque no encontraron el horizonte en el ejido.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio