La autocrítica de Paco I. Taibo II

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 26 Marzo, 2018 12:00 PM

En solidaridad con las 130 familias damnificadas en Lomas del Rubí 

 

En Baja California no vemos respeto al debate, receptividad al diálogo ni menos una sana tolerancia, como sucede en el centro el país, donde retumban voces críticas que se atienden y que tienen eco nacional para la discusión sustentada, argumentada, democrática y trascendente.

El día 16 de marzo, Paco Ignacio Taibo II puso el dedo en la llaga. En una conferencia en febrero cuestionó decisiones de Andrés Manuel y de su primer círculo, también de Romo, el empresario. Se va contra las posturas en la reforma energética del financiero de Aguascalientes, sobrino bisnieto de Francisco I. Madero. Romo es el asesor que vincula a Morena con empresariado y que, con sus buenos oficios, coordina a 200 especialistas para generar la Propuesta de Proyecto de Nación de Morena, según declara en “La Silla Roja” de El Financiero Bloomberg, la propuesta de Proyecto de Nación de Morena y su candidato presidencial en 2018.

Taibo II defiende la inclusión en las boletas al líder minero Napoleón Gómez Urrutia, un cuadro sindical fuera de serie, académicamente preparado, escritor y su inclusión como candidato plurinominal al Senado de la República, cosa que levantó polvo en los medios y dio pie a un debate sobre las responsabilidades heredadas por su padre, fundador y líder vitalicio del Único Sindicato de Mineros mexicano y un dinerito de 55 millones de dólares que le acusan sin consecuencias legales que andan volando.

No me explico por qué no fue candidato a senador Paco I. Taibo, laureado y leído; el segundo personaje más votado en los congresos de Morena y natural “heredero” político de ese movimiento. Si hace la crítica abierta, de frente, sí lo puede hacer por el prestigio labrado como escritor y activista.

Lo trascendente es que lleva la voz de la militancia de base de izquierda que justifica e históricamente desconfía de los empresarios, porque la burra no era arisca. La corrupción y venta huachicolera de Pemex es traición a la Patria.

Paco Ignacio Taibo y Benito, su hermano, son poderosos ícono y estrellas de la literatura hispana, con reconocimiento por su trabajo de décadas en la investigación en tierra y en documentos que todo este arsenal de éxito en millones de lectores tiene peso capital en el comité nacional, en la cultura mexicana; como escritor, historiador, es leído ampliamente en español y otros idiomas.

La obra de Paco, la cual se ha traducido, con sus amenos trabajos sobre Pancho Villa, Che Guevara, la historia luminaria mexicana del siglo XIX en patria 1, 2 y 3, con la generación de la reforma que dio ejemplo de cómo defender a un país de las intervenciones de España, Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña.

Taibo tiene muchos seguidores y generaría muchos votos de sus simpatizantes, sean de Morena o no. No solo en Morena, en los jóvenes, los lectores, el pueblo mexicano “leído y escribido”, y basta ver su paso en la Feria de Libro de cualquier ciudad.

Basta observar una presentación en estos espacios para darse cuenta que es un “rock star” o fenómeno social que ha traducido y transparentado las raíces cívicas, los valores de la patria al lenguaje sencillo, ameno y el trazo claro, accesible, a todo mundo que le guste disfrutar el placer de la tinta y el olor de papel que permite soñar con otro México.

 

Por eso, las cabezas más visibles de Morena deberían responder y de reaccionar con una postura. ¿Vamos a escuchar a Andrés Manuel, Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal, Claudia Sheinbaum, Martí Batres, la guapérrima Yeidckol Polensky y los aliados del Partido Encuentro Social y el Partido del Trabajo? Hasta hoy hay silencio, solo AMLO confirmó que la recuperación de Pemex de llegar a Palacio Nacional, sí va.

La mujer apenas en 1955 logra el voto. Peña, en 2016, hace un segundo, declaró la igualdad de género en candidaturas. Margarita Zavala no tiene antecedentes de merecimientos escalados, sorprende que sin camino, tablas ni experiencia alguna de ser regidora, diputada con batalla colonia por colonia, alcaldesa, gobernadora y con todo respeto a su condición humana y legítima, debería aprender de las duras experiencias y reveses de Josefina Vázquez Mota, sin marido alcohólico, sin el mortal desgaste de un fraude, sin una guerra fracasada y negociaciones con EPN de telón. Hay mucho a simulación, copia hilarante de Michelle Bachelet, Cristina Fernández Kirchner o Dilma Rousseff. Nada de esto es más cercano al enanismo, al hambre de poder y oportunismo de los Calderón Zavala.

 

M.C. Héctor Ramón González Cuéllar es Académico del Instituto Tecnológico de Tijuana.

Correo electrónico: profe.hector.itt@gmail.com

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio