Encerrona

Foto: Jorge Dueñes
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 9 Octubre, 2017 12:41 PM

Fue el lunes 2 de octubre en la Casa de Gobierno en Mexicali. Puntual, la cita a la hora de la comida. Servidos los platos de comida china para catorce comensales en el comedor de la casa que por ahora ocupa Francisco Vega de Lamadrid. Él, en la cabecera, en calidad de anfitrión, y sentados en sus flancos cada uno de los trece diputados que integran la fracción del Partido Acción Nacional en el Congreso del Estado de Baja California. Empezando por Ignacio Dworack, líder de los legisladores panistas, y siguiendo con José Arango, Victoria Bentley, Raúl Castañeda, Andrés de la Rosa, Mónica Hernández, Miguel Osuna, Alfa Peñalosa, Sergio Tolento, Carlos Torres, Trinidad Vaca, Eva María Vásquez e Iraís Vázquez. Todos juntitos atendieron la reunión con una petición: que no acudieran ni el secretario general de Gobierno, Francisco Rueda, ni el de Enlace Legislativo, Rubén Armenta. La plática por supuesto fue en torno a los no aprobados dictámenes 94 y 95, propuestos por el gobernador, para endeudar al Estado por más de 82 mil millones de pesos y durante varias administraciones por venir, con la construcción de desaladoras y un centro C5i para la seguridad. Algunos se abrieron de capa y le dijeron a Vega que no apoyaban, y además le justificaron la negativa, mientras otros continuaron en su papel de comparsas del Primer Panista del Estado, pero de que hubo algo de discusión, la hubo. Al final, no se llegó a un acuerdo sobre cuándo votar y positivamente, las dos propuestas del gobernador que ni Rueda ni Armenta han sabido cabildear ni entre los diputados, ni entre los partidos… menos aún con la sociedad. De comida china regular, pasaron a un intento de debate y terminaron en nada. Clásico de esta administración.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio