Discriminación en los espacios de toma de decisiones

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 11 Septiembre, 2017 12:00 PM

#GOBIERNOSPARITARIOS #MEXICO

 

 

 

Lo he mencionado muchas veces, en México estamos muy lejos de la paridad, de lograr una verdadera representación de las mujeres en los espacios de toma de decisiones. No debemos perpetuar estas acciones. En México seguimos inmersos en una cultura machista recalcitrante. Los varones no han entendido que las mujeres representan no solo la mayoría de la población, sino una fuerza laboral que no ha sido explorada, es hora de cambiar este paradigma, te cuento…

Me he dado la tarea de abordar este tema, estoy sola en esto, pero como la mujer valiente que me considero, lo he hecho de manera no solo solitaria, sino con gran determinación. Esto no quedará en discurso, llegará a convertirse en una reforma para las leyes que nos rigen y aunque necesitaré del apoyo de muchos, por el momento avanzo documentando todas las acciones que nos antecedieron, de las mujeres y varones que han abordado valientemente este tema. Existen autores que también lo han planteado, académicos que han realizado estudios, pero estos esfuerzos no han sido suficientes y si hablamos de México y América Latina, nos encontramos con cifras alarmantes, como los datos que menciona Gloria Luz Alejandra Ramírez sobre la mujer y su presencia política en México: “La participación femenina en los mandos medios y superiores representa apenas el 35.5% y se concentra en la más baja jerarquía (subdirectoras, jefas de departamento, enlaces). La representación femenina en las entidades federativas en puestos de alta dirección, apenas alcanza un 14.6%. Por otro lado, en la Suprema Corte de Justicia Nacional solo dos de los 11 ministros son mujeres. De los magistrados del Pleno de los Tribunales Superiores de Justicia, en 2012, 28.6% eran mujeres.

Finalmente, la participación de las mujeres en puestos de toma de decisión en las estructuras sindicales es de menos de un 4%”.

Indiscutiblemente, las acciones y políticas están orientadas a lograr los objetivos planteados desde el nivel mundial. En el país, en las entidades federativas y los municipios, incorporando las políticas de igualdad de género en los tres órdenes de gobierno y fortaleciendo su institucionalización en la cultura organizacional, así como promoviendo la igualdad de género en las oportunidades y resultados de la democracia y el desarrollo político de las mujeres; como lo he mencionado antes y que, con fecha del 11 de octubre de 2013, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, turnó el Senado la iniciativa de Ley que promueve la paridad de género en el Congreso mexicano, la cual busca que el 50% de las candidaturas a diputaciones federales y senadurías de todos los partidos políticos sean para mujeres, al igual que sus suplentes.

Esta iniciativa que ahora vemos plasmada en las pasadas elecciones federales del 5 junio 2016, es probablemente el inicio y muy seguramente la ruptura de esa limitante invisible, pero castrante para las mujeres de los poderes del Estado y las instituciones públicas que lo representan, de modo que algún día alcance a países como Noruega. Tal vez con estas acciones estaremos por superar rezagos del siglo XVIII y espero que no nos encontremos de nuevo, en pleno siglo XXI mexicano, frases propias de un pasado anquilosado, como queda plasmado en los escritos de Chaumette, en su libro “Las mujeres imposibilitadas para participar en la Comuna de París”, 1973: “¿Desde cuándo está permitido renunciar a su sexo y entrometerse en los asuntos del gobierno? […] ¿Desde cuándo es decente ver cómo las mujeres abandonan el cuidado piadoso de sus hogares y las cunas de sus hijos para acudir a los lugares públicos, a las arengas en las galerías, a la barra del Senado? ¿Acaso la naturaleza confió a los hombres los cuidados domésticos? ¿Nos dotó de pechos para amamantar a nuestros hijos? ”.

Paridad, pasemos del discurso a la acción. Agenda pendiente…

 

La autora es Maestra en Gestión y Políticas Públicas, Doctorante en Derecho Administrativo y Género por la UNAM.  Contacto: DeyaniraMelendez.net

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio