Hay de marchas a marchas

Foto: Agustín Reyes/Manifestación contra Francisco Vega
 
Opinionez Lunes, 20 Febrero, 2017 12:00 PM

Desde que inició este 2017 y en gran medida producto del llamado gasolinazo se han presentado marchas en diferentes puntos del país. Algunas de mayor convocatoria que otras. ¿Cuál es el motivo para que una manifestación sea exitosa o no?  La respuesta es: autenticidad.

Hace tan solo unas semanas en Baja California, pero en particular en Mexicali, se tuvo la mayor concentración de inconformes por los incrementos al precio de las gasolina, pero también ante una serie de medidas anunciadas por el Gobernador del Estado Francisco “Kiko” Vega, quien ante la presión de la población tuvo que dar marcha atrás como el cambio de placas o la llamada Ley del Agua.

La clave de las primeras dos manifestaciones fue que la gente percibió un llamado auténtico a marchar y a expresar su malestar contra el Presidente Enrique Peña Nieto, así como al Gobernador Vega. Cientos de familias completas participaron, algunas de ellas nunca lo habían hecho. Llenar la explanada del Centro Cívico y alrededores fue recordar aquellos viejos tiempos donde a gritos se pedía la salida del tristemente célebre Gobernador Xicoténcatl Leyva Mortera.

Lo que “ciudadanamente” se logró ahora me parece está influenciado por un tufo político desagradable. En este mismo espacio escribí que si el movimiento cachanilla se contaminaba por actores de la política de cualquier partido entonces perdería fuerza.  Nadie en su sano juicio asiste a una manifestación o marcha donde podría presentarse actos de violencia más cuando se participa con los hijos.

El peligro de que en Baja California y Mexicali se pierda lo ganado es grande ante el protagonismo político, ojalá y los ciudadanos recuperen el espacio ganado a pulso por sus familias.

En la Ciudad de México el domingo pasado se llevó a cabo otra manifestación con resultados poco positivos. Los organizadores no lograron ponerse de acuerdo y quienes asistieron ya no sabían para qué fueron convocados. El motivo principal era protestar ante la amenaza Donald Trump, pero con una condición: el llamado a la unidad pasaba por no protestar contra Peña Nieto. Lo anterior desmotivó a muchos.

Además, hay que agregar que a diferencia de Baja California, donde las primeras manifestaciones fueron ciudadanas en la Ciudad de México no fue así. Los convocantes o promotores fueron personas que más allá de su influencia en el círculo rojo no se les considera representantes de la gente. Es decir, siempre han participado tras la pluma o el escritorio, algunos con agenda política y otros no. Personalidades como Enrique Krauze, Héctor Aguilar Camín, Denise Dresser, María Elena Morera, María Amparo Casar, Isabel Miranda de Wallace, entre otros, recibieron una dura lección: no se puede estar desde el púlpito predicando y buscar convocatoria popular si no se tiene un verdadero contacto ciudadano. Los resultados ahí están.

A lo anterior hay que agregarle que la llamada izquierda se mantuvo al margen, ya que se creen poseedores de exclusividad en las marchas. Si no es organizada por ellos entonces no se debe participar porque no vale la pena. Así piensan.

Ojalá y en los siguientes ejercicios participen en la convocatoria, organización y difusión más gente, personas de “a pie” sin ningún otro interés que enviar un mensaje contundente y claro. La clave será que el movimiento sea auténtico y sin limitaciones temáticas.

La experiencia de este fallido intento nos deja un aprendizaje muy contundente: convocar y promover una marcha exitosa pasa definitivamente por el sentir ciudadano, no por lo que crean políticos o intelectuales, de ahí el éxito o fracaso de una manifestación. El ejemplo está a la vista de todos.

 

Alejandro Caso Niebla es consultor en políticas públicas y comunicación; se ha desempeñado como vocero en la Secretaría de Hacienda y Secretaría de Desarrollo Social en el Gobierno Federal, así como Director de Medios en la Presidencia de la República. También fungió como Director de Comunicación Social en el Gobierno del Estado de Baja California. @CasoAlejandro

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio