Negligencia médica, madre exige indemnización


 
Ezenario Lunes, 26 Septiembre, 2016 12:00 PM

Tras la muerte de su hijo Rodrigo, María Macías logró que se reconociera una negligencia médica en la Comisión Nacional de Arbitraje Médico y en la Procuraduría General de la República (PGR), pues el Instituto Mexicano del Seguro Social –donde murió– rechazó el reclamo.

Su madre, ahora exige la reparación del daño. “No se ha terminado de hacer justicia”, exclama.

Rodrigo Macías, quien debido a un daño cerebral no podía hablar, murió el 19 de febrero del 2009 a los 23 años. Días previos se le diagnosticó una neumonía en la clínica 30 del IMSS, que de acuerdo a las denuncias de la madre, no se le atendió correctamente la noche del 18 de febrero y falleció. Señaló directamente a los médicos Mario Lomelí y Alejandrina Padilla.

Después de que su recurso fue rechazado en el Consejo Consultivo de la delegación local del IMSS, acudió a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, donde se calificó como evidente la mala práctica en la atención del paciente, lo que “condicionó deficiencias en el diagnóstico y en el tratamiento así como en la vigilancia y seguimiento del caso”.

La denuncia penal que a la par realizó en la PGR  progresó y el octubre del año 2012 un juez federal en Mexicali giró orden de aprehensión contra los médicos.

El Doctor Lomelí manifestó que la Jefatura de Servicios Médicos del IMSS le había asignado pacientes y diferentes pisos, así como un horario de consulta externa, “lo que resulta prácticamente imposible atender con presencia física”.

Por su parte la doctora Padilla se defendió aduciendo que después de estabilizar al paciente terminó su turno y se retiró.

La madre de Rodrigo fue indemnizada por el IMSS con 130 mil pesos en el año 2012, pero insiste en que los médicos cubran una cantidad para poder otorgarles el perdón en la investigación penal.

Dice que los médicos tramitaron un amparo pero al parecer se les fijó una fianza –para llevar el proceso en libertad– que a la fecha siguen firmando semanalmente mientras se emite la sentencia.

Macías insiste en la necesaria reparación del daño. “Yo soy católica y no me voy a ganar nada con que les quiten su cédula profesional. Estoy consciente que no agarraron el cuchillo y mataron a mi hijo, fue por una negligencia, entiendo que somos humanos y cometemos errores, pero eso se tiene que pagar”, afirma en alusión a un posible arreglo económico.

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio