La eyaculación femenina no es una anormalidad sino placer no aprovechado ni valorado

Foto: Internet
 
Opinionez Lunes, 4 Abril, 2016 12:00 PM

Conzultoría Matrimonial y Familiar

 

 

 

 

Últimamente se ha desatado una serie de artículos tanto en revistas como en periódicos sobre la eyaculación femenina y que en ocasiones confunden más que lo que orientan. Ya hace algunos años escribí al respecto y en alguna forma relacionándola con el famoso punto “G” que también para la gran mayoría ignora su existencia o saben que existen pero no cómo funciona o hacerlo funcionar.
Y digo que no es una anormalidad como lo enuncio en virtud de que algunas mujeres que involuntariamente lo logran sin pretender tenerla consideran que eso que tienen no es normal y muchas frustran el goce que la misma ocasiona no tanto por no disfrutarlo sino por el hecho de tenerla simplemente y si su pareja se muestra reacio o sorprendido sin saber qué hacer o rechazando tal situación su autoestima se viene por los suelos o simplemente dejan de disfrutar sus relaciones sexuales, algo tan natural como comer o dormir.

Lo importante es que toda mujer tiene la posibilidad de eyacular porque cuenta con las glándulas de Skene donde se genera la eyaculación, nombradas así por su descubridor el doctor escocés Alexander Skene. Según algunas culturas eso es una anormalidad, en otras por los tabúes e ignorancia y falta de información ni en cuenta lo consideran, simplemente viven ignorando que tienen esa posibilidad.

Ahora bien, poder lograrlo (eyacular) no es cosa fácil; la mujer a los primeros intentos de tratar de hacerlo al masturbarse y no lograrlo lo dejan por la paz en los casos que lo hayan intentado, o cuando lo intentan con su pareja lo que las reprime, principalmente por la sensación de querer orinar, cosa que no es así aunque tengan la sensación de hacerlo, pero se ha demostrado cuando en esos casos la mujer intenta orinar y no lo logra, en fin, es cuestión de decisión y de insistir.

Para el hombre es muy importante saber conocer y entender la sexualidad de su pareja, de cómo debe de tratarla, de lo que ella quiere o desea experimentar y no pretender burlarse por querer hacerlo o hacer preguntas tontas como: “y eso de dónde lo aprendiste” o “cómo lo sabes”, porque con ello ya está desacreditándola, pero bueno, si ella acepta ese trato de él se deberá de dar cuenta de que con lo básico (puro coito) no va a lograr satisfacerse completamente, mas sin embargo es importante que ella le haga saber que hay que conocer más al respecto, de la sexualidad de ambos, inclusive de lo que le gustaría conocer, experimentar o intentar, todo se vale menos aquello que le haga daño o le afecte a uno o a otro.

El hombre por naturaleza es más físico. Normalmente él llegando a la cama luego quiere montarse, tener coito y terminar, sin preámbulos, sin juegos, sin arrumacos que tanto satisfacen a las mujeres, y es por ello que si al intentar ayudarle a ella de tratar de ver si puede llegar a eyacular, hacerlo con cuidado, delicadeza e inclusive tiernamente y así con las caricias apropiadas podrán darse cuenta de si lo logra y de no hacerlo pues su campo de acción será más amplio por esas caricias, disfrutarán mayormente y no se concretarán a tener tan solo sexo, porque hacer el amor no es lo mismo que tener sexo, ya platicaremos.

Hay un libro que he recomendado ampliamente que se llama el “Punto G”, en él podrán darse cuenta que el mayor placer que puede llegar a tener una mujer es acariciando ese famoso punto “G”, porque a la vez trata de la forma en que hay que estimular a la mujer para poder llegar a eyacular, una cosa complementa a la otra, y como decía lograr que la mujer eyacule ya sea por sí misma o con la ayuda de su pareja; no es una anormalidad, es una cosa natural y sana que de lograrlo la pareja podrá disfrutar satisfactoriamente, identificarse más y mejor, y por supuesto ser felices, aunque el sexo no es todo en el amor.

Gracias como siempre por sus comentarios y consultas al e-mail: bautista46@hotmail.com

Roberto Bautista reside en Tijuana, B.C.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio