Año nuevo, vida nueva


 
Cartaz Lunes, 5 Enero, 2015 04:00 PM

Son trescientos sesenta y cinco días del año que viviste acremente, y al inicio del mismo prometías cambiar, ser otro, todo diferente.   ¿Hay que esperar el año venidero? Ofreces quién sabe cuántas cosas, que emprenderás el primer día de enero, pero por lo que dices son hermosas.   Que ya no fumarás ni un cigarrillo, que ni una copa cogerá tu mano, que serás más humilde, más sencillo, gentil y cariñoso, ¡más humano!   Que a la gente que ves acongojada le darás el amor que necesita, solo tú sabes si será acertada la bondad que pregonas, ¡infinita!   Mas, siglos han pasado y lo que dices lo prometieron reyes y faraones, emperadores, también emperatrices, y ninguno cambió sus corazones.   Es decir, que aunque pasen los años estaremos viviendo de esperanza, cometiendo por días los mismos daños y en año nuevo sentimos añoranza.   Pues se repite cada vez lo mismo y ni un mendrugo das pues de tu palma, ya que siempre te corroe el egoísmo que te mutila y empobrece tu alma.   Este año que concluye, ¡da tu mano! ¡Cambia! Tal como siempre lo has dicho, en el ser más pequeño ¡ve tu hermano! y a un lado del Señor ¡tendrás un nicho!   José Miguel Ángel Hernández Villanueva Correo: jomian1958@hotmail.com  

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio