18.7 C
Tijuana
martes, abril 9, 2024
Publicidad

Calidad de vida

¿Cómo define la OMS la salud?

“La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. La cita procede del Preámbulo de la Constitución de la Organización Mundial de la Salud, que fue adoptada por la Conferencia Sanitaria Internacional, celebrada en Nueva York del 19 de junio al 22 de julio de 1946, firmada el 22 de julio de 1946 por los representantes de 61 Estados (Official Records of the World Health Organization, Nº 2, p. 100), y entró en vigor el 7 de abril de 1948. La definición no ha sido modificada desde 1948. (https://www.who.int)


Publicidad


Al texto anteriormente invocado, poco o nada hay que agregar. Por ello se ha mantenido sin cambios desde hace más de siete décadas.

Pero lo que sí debe de variar es nuestro efectivo y eficaz concepto personal de calidad de vida, y no nos referimos a las palabras, sino a la forma en que nos advertimos y atendemos.

Como consecuencia de la vertiginosa velocidad de la vida actual, transitamos por nuestra existencia en forma automática, sin prestarnos la debida atención, hasta que desafortunadamente la falta de salud física o mental, e incluso la pérdida de la vida, frenan temporal o definitiva, en forma dolorosa, nuestro paso por este mundo.


Publicidad

 


Teníamos la percepción de ello a medias, pero la pandemia vino, dramáticamente, a enfrentarnos con una cruda realidad: cuidarse o no, tiene consecuencias.

Si bien la primera oleada de la pandemia tomó desprevenida a toda la humanidad, ante el desconocimiento del mal y la ausencia de vacunas, la variante denominada “Omicrón” -de acuerdo a la infinidad de conversaciones tenidas a lo largo de estos años- evidenció en mis conocidos que tuvo una particularidad: afectó especialmente las mayores debilidades de quienes la padecieron. Algunas víctimas tenían nociones de la afección que sufrían, pero la mayoría, al contagiarse, se enteraron de que tenían ese o esos puntos vulnerables, y la razón por las cuales había un flanco descuidado se debió a que no se habían hecho estudios o no se habían tratado debida u oportunamente esos aspectos.

Aunque -como comentamos- el mundo sufrió la inexistencia de vacunas contra el COVID-19, podríamos afirmar que previamente había un equivalente a una inmunización, como lo fue encontrarse ejercitado, debidamente alimentado y en plenitud de salud.

Ya con anterioridad se sabía que habría que tener los mejores estándares de vida, pero no se ponían suficientemente en práctica. Para los sobrevivientes del SARS-CoV-2 -se hayan contagiado o no-, cada día es una nueva oportunidad de existir, pero no solo conformarse con ello, sino con la puesta en marcha de medidas que prevean enfermedades y que, en caso de padecerse, se atiendan de la mejor manera.

La moraleja de la pandemia es clara: hay que cuidarse integralmente.

Todo es cuestión de calidad de vida.

Alberto Sandoval ha sido profesor, servidor público, consultor, conferencista, deportista y activista ciudadano.

Correo: AlbertoSandoval.AlianzaCivil@gmail.com Internet:  http://about.me/sandovalalberto/  Facebook: Alberto Sandoval.  Twitter: @AlSandoval

Autor(a)

Alberto Sandoval
Alberto Sandoval
Alberto Sandoval Alberto Sandoval Alberto Sandoval 3 albertosandoval@boltmedia.com.mx
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas