27.1 C
Tijuana
sábado, junio 22, 2024
Publicidad

Desmiente titular de Diversidad e Inclusión acoso a albergue LGBTI+

Eduardo Rodríguez, titular de la Subdirección de Diversidad e Inclusión del XXIV Ayuntamiento de Tijuana desmintió las acusaciones de Irving Mondragón, director del albergue migrante Casa de Luz para la comunidad LGBTI+ sobre el supuesto acoso que ejerció para obligarlos a cerrar el lugar.

A decir de Eduardo Rodríguez fue Irving Mondragón quien agredió a los chicos que la Subdirección trasladó del albergue instalado en la Unidad Deportiva Reforma hacia Casa de Luz y no al revés como había asegurado el encargado del refugio.


Publicidad


“Empiezo a recibir mensajes de los muchachos que llevamos sobre que los estaban violentando; este sábado pasado -18 de febrero- acontece lo que son golpes de parte del titular -de Casa de Luz- Irving Mondragón hacia uno de los chicos; nosotros fuimos a recogerlos y para respaldarme fui acompañado de oficiales para no incurrir en un tema que se me quisiera involucrar”, comentó Eduardo.

Y añadió “a los chicos ya los habían sacado del albergue, pero sin entregarles sus cosas, no se las querían entregar. Cuando hago el acompañamiento Irving no nos responde y quedó en volver para podernos llevar sus pertenencias; jamás hubo un altercado”.

El titular de Diversidad e Inclusión aseguró que desde hace tiempo ha recibido señalamientos en contra de Casa de Luz sobre que el albergue supuestamente no está operando de la manera adecuada para proteger a los migrantes.


Publicidad

 


“Si me lo piden mostraré fotografías de cómo quedó el ciudadano golpeado, hay amenazas de parte de Irving hacia los muchachos dónde también se les decía que si ellos no participaban o no hacían algunas cosas dentro del albergue ellos -Irving Mondragón- se iban a encargar de bloquearles el asilo político”, declaró el funcionario.

En cuanto a la acusación sobre que los migrantes trasladados por Eduardo Rodríguez a Casa de Luz habían sido expulsados de otro albergue por llegar en estado de ebriedad y que esta situación no le fue comentada Mondragón, el subdirector de Diversidad e Inclusión dijo que el problema real no fue ese, sino que los refugiados llegaron después de la hora indicada, algo que afirmó se habló con Irving desde el inicio.

El pasado jueves 23 de febrero Irving Mondragón, encargado del albergue Casa de Luz para migrantes de la comunidad LGBTI+ acusó en una conferencia de prensa que:

“El 18 de febrero, personal de Casa de Luz se dio cuenta que dos de esas seis personas (migrantes trasladados por la Subdirección de Diversidad e Inclusión), se encontraban en estado de ebriedad, alterando con su comportamiento la convivencia y la tranquilidad de nuestra Casa. Por esto, se les pidió abandonar el lugar; ante ello, dichas personas agredieron física y verbalmente a otros residentes de la Casa”.

Mondragón señaló que aunque llamó varias veces a la Policía Municipal, no se recibió auxilio por parte de la corporación, por lo que decidió, junto con otro huésped, interponer una denuncia en contra de las dos personas que agredieron y amenazaron al resto de huéspedes del lugar, tal y como consta en la denuncia 0204-2023-07639.

El director de Casa de Luz aseguró que fue a partir de ese incidente que el acoso hacia el albergue se presentó, no solo de parte de Eduardo Rodríguez, sino incluso de otros funcionarios como el del director de Atención al Migrante, Enrique Lucero, quien supuestamente solicitó autorización para acceder al albergue el día 21 de febrero y dialogar con los habitantes, esto en compañía de la Visitadora Adjunta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Baja California, Adriana Minerva Espinoza Nolasco, a lo que Irving aceptó.

No obstante, Mondragón acusó que su visita no fue para establecer un diálogo, sino para realizar una visita de verificación sin notificarles.

“Los funcionarios llegaron acompañados por las autoridades de COFEPRIS y Protección Civil del Municipio y del Estado a inspeccionar de manera intimidante las habitaciones de nuestros huéspedes. De manera amenazante argumentaban que nuestra Casa podría ser clausurada por una botella de Lysol en un baño, un garrafón de agua sin tapadera, y porque la comida que los huéspedes les invitaron a los funcionarios había sido servida por una compañera que no traía cofia y guantes”.

Por lo anterior el director de Casa de Luz acusó que las observaciones hechas por las autoridades eran “parte de una estrategia de intimidación”.

Enrique Lucero, titular de la Dirección de Atención al Migrante explicó que las visitas en compañía de COFEPRIS y Protección Civil se hacen a todos los albergues, y que lo que se detectó en Casa de Luz es que esta opera sin tener permiso, es decir “están operando desde septiembre del año pasado -2022- de manera clandestina”.

“Lo que hicimos es invitarlos a que actualicen todos los permisos, como los tiene Juventud 2000, Embajadores, etcétera; por qué se los estamos pidiendo, por el bien de todos, para que tengan las capacitaciones de Protección Civil sobre cómo atender las emergencias porque hay niños en ese albergue. No es amenaza, es cumplir la ley; no tienen ningún permiso; nosotros no cerramos albergues”, aclaró Enrique Lucero.

Autor(a)

Ana Karen Ortiz
Ana Karen Ortiz
Licenciada en Comunicación por la UABC con diplomado en Periodismo de Investigación por Voces Emergentes. Me interesan los temas de protesta social. Reportera desde 2021 en Tijuana, Baja California.
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas