13.8 C
Tijuana
sábado, enero 7, 2023
Publicidad

Los agravios y “Cabo 20”

David López Jiménez, procesado por un homicidio e investigado por muerte de dos periodistas. Abogado acusa a la prensa y al estado de imparcialidad contaminada, y quiere evitar un proceso público

Víctor Hugo López Ramírez, abogado titular de David López Jiménez “Cabo 20”, reclamó lo que calificó de “exposición grosera” que la prensa ha dado a su cliente, investigado desde hace 10 meses como presunto autor intelectual y jefe de los autores materiales de los asesinatos del fotógrafo Margarito Martínez -el 17 de enero de 2022- y de la periodista Lourdes Maldonado -23 de enero-.


Publicidad


En la audiencia celebrada el 19 de noviembre, el abogado se manifestó contrariado cuando el también apodado “El Lobo” fue vinculado a proceso por el homicidio calificado de Carlos Adrián Estrada Hernández, perpetrado el 23 de junio del año en curso.

De acuerdo a lo expuesto por la Fiscalía General del Estado y testigos, los tres delincuentes que le quitaron la vida y detenidos el mismo día del crimen, fueron enviados por Luis Alvizar Anguiano “El Tamal” por órdenes de “Cabo 20”. El juez consideró que eso era posible.

En la audiencia, el abogado acusó que “todos están contaminados”, la fiscalía local, el fiscal Ricardo Carpio, la Ministerio Público, la juez y la prensa. Y a los testigos, les atribuyó tener incentivos para mentir y declarar lo que la FGE necesitara para mantener a su defendido en prisión.

Una y otra vez, reclamó agravios y ausencia de imparcialidad. Al final el imputado, quien se negó a declarar en la audiencia, decidió manifestar “simplemente que soy inocente, no puedo decir más”, y el juez Francisco Molina le precisó que, hasta ese momento, nadie estaba diciendo lo contrario (Se presume inocente, mientras no se declare su responsabilidad por la autoridad judicial. Art.13, CNPP).

Pero en un estado con los más altos índices de violencia, donde los delincuentes violan los derechos ciudadanos a la seguridad, la salud, el libre tránsito, la libertad de expresión, al trabajo, la gente de bien, tiene derecho a saber si la administración de la justicia está siendo relevante o beneficiosa para la sociedad.

Le resultará difícil procurar ocultar información de un sujeto que lleva por lo menos cuatro años siendo un personaje público, identificado por las autoridades en Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz y Seguridad de Baja California como un generador de violencia, que en condiciones irregulares no definidas, ha sido detenido y liberado en cinco ocasiones, y va por la sexta, por delitos desde la violencia doméstica, al robo, lesiones, delitos contra la salud y ahora el asesinato de periodistas.

En 2019, “Cabo 20” le dijo a un juez que era un vendedor de autos y tenía siete departamentos para renta, con lo que mantenía a su familia y le alcanzaba para pagar largos y constantes traslados por diferentes estados del país y costosos alojamientos.

Ese año fue detenido en las inmediaciones de la zona dorada de Mexicali “por posesión de metanfetamina”. Él aseguró que los policías “se la sembraron”, intentaron extorsionarlo y lo arrestaron cuando se negó a pagar.

Luego, en enero de 2020, tras la captura de los homicidas del agente de la entonces GESI, Marco Antonio Reyes Nahon, en ataque presuntamente dirigido por José Cristian Gómez Rosales “Pitey”, su jefe “Cabo 20” volvió a ser identificado como sospechoso y buscado. El 29 de marzo de ese año, la Secretaría de Marina y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) lo encontraron en la lujosa Torre Levant Diamante en Querétaro, pero lo aprehendieron por otro delito: posesión de arma calibre .38 Súper y 300 gramos de polvo blanco. Y otra vez, recuperó la libertad.

En febrero de 2022, Christian Adán Velázquez “Cabo 16”, José Ochoa Díaz “Huesos” y Manuel Ramos Adrián Nicolás Ramos “Uber” (tirador), los operadores criminales, fueron identificados como los posibles autores del homicidio del fotoperiodista Margarito Martínez, perpetrado el 17 de enero; “El Lobo” fue identificado por las autoridades -de nuevo- como autor intelectual.

Con esos antecedentes, llegó la sexta captura en agosto de 2022, en otra zona de alto poder adquisitivo: el fraccionamiento Altabrisa en Apodaca, Nuevo León, donde el “vendedor de autos” fue detenido con varias mujeres. Es de destacar que una de ellas, Iveth Velazco Ruiz “La Mapacha”, es pareja del apodado “Huesos”, procesado como presunto responsable de reclutar y pagarle al hombre que mató a Martínez.

Ante la violenta relevancia del presunto responsable, en aquel momento el Gobierno de México envió otros 500 elementos de Guardia Nacional a Tijuana para combatir el posible recrudecimiento de los homicidios tras la detención.

Después de un arraigo de 80 días, a “Cabo 20” lo trasladaron de México a Tijuana para iniciarle proceso por otra muerte: la de Estrada Hernández, no por la de Margarito.

Judicial y públicamente, “El Lobo” es inocente, pero ni el imputado ni su defensa pueden negar que tiene un proceso iniciado por homicidio, y están investigando su responsabilidad en por lo menos otras dos muertes. Casos por los cuales también hay víctimas y una sociedad agraviada. Y eso es lo que está reportando la prensa.

- Publicidad -

Autor(a)

Rosario Mosso Castro
Editora de Semanario ZETA.
- Publicidad -

Puede interesarte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

-Publicidad -spot_img

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas