25 C
Tijuana
viernes, noviembre 10, 2023
Publicidad

Miles despiden a la reina Isabel II

Gran Breta√Īa y el mundo se despidieron el lunes de la¬†reina Isabel II¬†en un¬†funeral de estado¬†que reuni√≥ a presidentes y reyes, pr√≠ncipes y primeros ministros, as√≠ como hasta¬†un mill√≥n de personas¬†en las calles de Londres, para dar un √ļltimo adi√≥s a una monarca cuyos 70 a√Īos de reinado definieron toda una √©poca.

El ata√ļd de la reina Isabel II fue llevado en un carruaje de armas desde la¬†Abad√≠a de Westminster¬†para una √ļltima procesi√≥n por el coraz√≥n de Londres.


Publicidad


El f√©retro fue transportado a Windsor, en las afueras de la capital brit√°nica, donde la reina ser√° enterrada junto a su difunto esposo, el pr√≠ncipe Felipe, quien muri√≥ el a√Īo pasado.

El rey Carlos III y otros miembros de la realeza marcharon detr√°s del ata√ļd hacia Wellington Arch en Hyde Park Corner. Miles de personas le dieron el √ļltimo adi√≥s durante el trayecto.

La jornada repleta de actos funerarios en Londres y Windsor comenz√≥ temprano cuando las puertas del¬†Sal√≥n de Westminster¬†se cerraron al p√ļblico despu√©s de que cientos de miles de personas pasaran ante el ata√ļd desde el 14 de septiembre. Muchos de ellos pasaron fr√≠as noches al raso para presentar sus respetos ante el¬†f√©retro de la reina, en una conmovedora muestra de duelo nacional.


Publicidad

 


‚ÄúSent√≠ que ten√≠a que venir y presentar mis √ļltimos respetos a nuestra majestuosa reina, ha hecho mucho por nosotros, y (es) apenas un peque√Īo agradecimiento de la gente‚ÄĚ, dijo Tracy Dobson, una de las √ļltimas que se hab√≠a sumado a la fila para ver el ata√ļd.

En un pa√≠s conocido por la pompa y el boato, el primer funeral de estado brit√°nico desde el de Winston Churchill fue un despliegue espectacular: 142 marineros de la Armada tiraron del carro de armas con el ata√ļd de Isabel hasta la Abad√≠a de Westminster, mientras el rey, Carlos II, y sus hijos, los pr√≠ncipes Guillermo y Enrique, caminaban detr√°s y sonaban las gaitas.

Foto: Cortesía

Despu√©s se llev√≥ el ata√ļd a hombros a la Abad√≠a, donde 2 mil personas, desde l√≠deres mundiales a trabajadores de salud y voluntarios, se reunieron para recordar a la monarca. Antes de la ceremonia una de las campanas de la abad√≠a son√≥ 96 veces, una por minuto, por cada a√Īo de su vida.

‚ÄúAqu√≠, donde la reina Isabel se cas√≥ y fue coronada, nos reunimos desde todo el pa√≠s, de la Mancomunidad y de las naciones del mundo, para llorar nuestra p√©rdida, para recordar su larga vida de servicio desinteresado y en segura confianza confiarla a la misericordia de Dios nuestro hacedor y redentor‚ÄĚ, dijo el de√°n de la abad√≠a medieval, David Hoyle.

El lunes fue declarado feriado nacional en honor de Isabel y cientos de miles de personas acudieron a Londres para verlo. Mucho antes del inicio del funeral, las autoridades londinenses dijeron que todas las zonas para presenciar la ruta del cortejo f√ļnebre estaban llenas.

Se esperaba que millones m√°s siguieran el funeral en vivo por televisi√≥n, y la multitud acudi√≥ a parques y espacios p√ļblicos brit√°nicos para verlo en grandes pantallas. El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, se√Īal√≥ durante la ceremonia que ‚Äúpocos l√≠deres reciben el aluvi√≥n de amor que hemos visto‚ÄĚ por Isabel.

La noche anterior, Carlos III dio las gracias a la gente y dijo que √©l y su esposa Camila, la reina consorte, estaban ‚Äúenormemente conmovidos‚ÄĚ por la gran cantidad de personas que hab√≠an acudido a despedirse de la reina.

‚ÄúMientras todos nos preparamos para decir nuestro √ļltimo adi√≥s, simplemente quer√≠a aprovechar esta oportunidad para dar las gracias a todas las personas que han sido de tanto apoyo y consuelo para mi familia y para m√≠ mismo en este momento de duelo‚ÄĚ, dijo en un mensaje.

Tras el funeral se celebraron dos minutos de silencio seguidos por el himno nacional y una pieza de gaita, antes de que el ata√ļd iniciara una procesi√≥n, escoltado por unidades militares con traje de gala y los hijos de la reina caminando detr√°s, hasta el arco de Wellington cerca del Palacio de Buckingham.

All√≠ se colocar√≠a en un auto f√ļnebre que lo llevar√≠a a Windsor para otro cortejo f√ļnebre por el Long Walk, una avenida de cinco kil√≥metros (tres millas) hasta el castillo de la localidad, antes de una misa en la capilla de San Jorge. Despu√©s ser√° sepultada junto a su fallecido esposo, el pr√≠ncipe Felipe, en una acto familiar privado. ZETA/SinEmbargo

Autor(a)

Redacción Zeta
Redacción Zeta
Redacción de www.zetatijuana.com
- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas