“Alito”, entre la traición y la debacle del PRI

Presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y legislador federal, Alejandro Moreno
Edición Impresa lunes, 19 septiembre, 2022 1:00 PM

Voto para prolongar presencia del Ejército en las calles fractura alianza PRI, PAN y PRD; aliancistas atribuyen “complicidad” con Morena; priismo local se suma a exigencia por dimisión de Moreno

Foto: Eduardo Andrade.-Gustavo Alcocer Pérez, Coordinador General de La Apbc

La apuesta de Alejandro Moreno Cárdenas por apoyar la participación del Ejército en tareas de seguridad pública, en afinidad con Morena y fuerzas aliadas al oficialismo, sometió al Partido Revolucionario Institucional (PRI) en una crisis política con la que corre riesgo de quedar fuera de la alianza “Va por México” para las elecciones de 2023.

Los dirigentes de los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática, Marko Cortés Mendoza y Jesús Zambrano Grijalva, advirtieron que si Moreno Cárdenas no recapacitaba sobre su determinación de votar por la permanencia de las Fuerzas Armadas en las calles hasta 2028, la alianza PAN-PRI-PRD se cancelaría.

El dirigente nacional del PRI y diputado de la LXV Legislatura desatendió el llamado de sus homólogos de PAN y PRD, y el miércoles 14 de septiembre, emitió su voto a favor de la propuesta formulada por la diputada priista Yolanda de la Torre para que elementos castrenses coadyuven por cuatro años más en el combate a la inseguridad, siendo que la Constitución contempla, a decreto del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, su retorno a los cuarteles para 2024.

Con ello, Moreno se apartó de los acuerdos que había establecido con Cortés y Zambrano como parte de la moratoria que los tres dirigentes suscribieron para impedir la militarización del país, modelo de seguridad impulsado por López Obrador (que en lo referente a la adscripción de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa ya fue aprobado en el Congreso de la Unión).

En su momento la conducta de “Alito” generó que el coordinador de los senadores del PRI, Miguel Ángel Osori Chong, al igual que otros priistas, se pronunciara por solicitar la renuncia del ex gobernador de Campeche a la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del partido tricolor.

“(Hay) Un enojo, una molestia muy importante con muchos militantes del PRI en el país con la dirigencia”, sentenció el ex secretario de Gobernación.

A juzgar por un audio difundido por la actual gobernadora de Campeche, Layda Sansores San Román, Moreno Cárdenas pretende permanecer en el cargo partidista hasta 2024.

Foto: Eduardo Andrade.- Guadalupe Gutiérrez Fregoso, dirigente estatal del pri

José Encarnación Alfaro, coordinador de la corriente priista Movimiento Líder, recalcó que la fracción parlamentaria del PRI (con excepción de los priistas que no favorecieron la iniciativa de Yolanda de la Torre) puso “en serio riesgo la concreción de la alianza” para las elecciones en Coahuila y el Estado de México, a llevarse a cabo el próximo año.

En entrevista con ZETA, sostuvo que difícilmente los dirigentes de Acción Nacional y PRD accederán a suscribir convenios de coalición para los respectivos comicios locales a celebrarse el 4 de junio de 2023, pues tendrían que formalizarlos con Moreno Cárdenas, quien estatutariamente puede permanecer hasta agosto de ese año en la presidencia del CEN.

“Alito” es la única autoridad en el Revolucionario Institucional que puede suscribir coaliciones locales, en razón de haber reformado los documentos del PRI para apropiarse del derecho de firmar “todo tipo de coalición”, agregó.

En su momento, Zambrano Grijalva declaró que la alianza opositora (desactivada a inicios de septiembre) pudiera reanudarse siempre y cuando Moreno no dirija el tricolor; en tanto que Cortés Mendoza expresó que “Alito” no representa a todo el priismo.

Alfaro Cázares observó que el desapego del dirigente priista al enfoque de “Va por México” en materia de seguridad, hace suponer “que el propósito del Presidente López Obrador, al haber logrado esta actitud de Alejandro Moreno de traicionar la coalición, pues es dinamitar la propia coalición”.

Estimó que el proyecto de la diputada De la Torre “no era algo urgente”, toda vez que “el Ejército en este momento se encuentra amparado por la Constitución”, dado el plazo constitucional hasta 2024 de su permanencia en las calles.

Aseveró que “lo precipitado de la presentación de la iniciativa vinculada a los tiempos en los que tenía que llevarse a cabo el desafuero de Alejandro Moreno despierta una sospecha”.

En contra de “Alito” pesa una solicitud de desafuero formulada por la Fiscalía General del Estado de Campeche por su presunta responsabilidad en el delito de enriquecimiento ilícito.

“No hacía falta en este momento presentar ese tipo de iniciativa, en todo caso se hubiese discutido con los partidos de la alianza para presentar algo con mayor contenido de consensos, y por supuesto que no fuera en el ánimo de apoyar la reforma reciente que impulsó el Presidente López Obrador”, asentó Alfaro Cázares.

Rene Adrian Mendivil Acosta

El coordinador de Movimiento Líder reprobó que “de 21 procesos estatales para cambio de gobernador o de gubernatura”, los priistas han perdido 20 en lo que va de la etapa de “Alito” como dirigente. Señaló que éste “le está apostando a un silencio cómplice que le permita llegar al año que entra sin convocar al cambio de dirigencia y poder él, con una prórroga que le otorgue el Consejo Político, permanecer más allá de su periodo estatutario”.

Sin embargo, “no se lo vamos a permitir, y cuando digo esto es porque tenemos de nuestro lado las propias normas estatutarias y la Ley, ahí sí Alejandro Moreno no tendrá forma de prolongar su dirigencia, porque por Ley el Tribunal Electoral le puede obligar a que lance la convocatoria a la renovación de la dirigencia para la conclusión de su período estatutario”, estableció.

Una vez que la iniciativa de Yolanda de la Torre fue aprobada, los dirigentes de PAN y PRI calificaron en un pronunciamiento conjunto: “Es una evidente complicidad con Morena claudicándose y contradiciéndose a lo que reiteradamente la dirigencia nacional de este partido (PRI) y sus legisladores habían pronunciado al respecto de la peligrosa militarización y fallida estrategia de los abrazos (pregonada por López Obrador)”.

En lo particular, Cortés Mendoza publicó en su cuenta de Twitter: “Esperaremos a que concluya el proceso legislativo de esta reforma en el Senado mexicano para que en los órganos de nuestros respectivos institutos políticos (PAN y PRD) analicemos y decidamos cuál será el futuro inmediato de la coalición con dicho partido”.

Con ello, ambos líderes partidistas dejaron por sentado que la alianza guardaría el mismo estatus que adoptó una vez que el 7 de septiembre decidieron suspenderla con motivo de la consabida iniciativa.

Alfaro Cázares afirmó que, de ir en solitario a los comicios de 2023, el PRI no tendría oportunidades de ganar; aunque tampoco correría riesgo su registro local (en Coahuila y Estado de México).

 

BLINDAJE POLÍTICO

René Mendívil Acosta, ex dirigente del PRI en Baja California, coincide con distintos cuadros del partido en la percepción de que la postura a favor de la permanencia de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública “parece más una maniobra de blindaje político del dirigente nacional y del coordinador de los diputados priistas (Rubén Moreira Valdez), que una preocupación por garantizar la presencia del Ejército en las calles”.

Consultado por ZETA, condenó “la acción realizada por los diputados priistas que tenían un mandato popular que se les dio en 2021 para mantener los equilibrios políticos y frenar la agenda de descomposición del país que impulsa la Cuarta Transformación”.

Gustavo Alcocer Pérez, coordinador general de la Agrupación Política de Baja California, afín a los preceptos del Revolucionario Institucional, descartó vía telefónica que el voto mayoritario del PRI a favor de la iniciativa de Yolanda de la Torre vaya a generar una desbandada en el partido tricolor. En todo caso, los priistas inconformes con el modo de Moreno para conducir el partido irán “por el rescate de la institución”.

Mencionó que buena parte del priismo bajacaliforniano se está sumando a un frente encaminado a solicitar que “Alito” deje la dirigencia en marzo de 2023.

La dirigente del PRI en Baja California, Guadalupe Gutiérrez Fregoso, refirió a pregunta expresa de este medio que Moreno Cárdenas y demás diputados priistas no recularon en su rechazo a la militarización del país. “Eso no cambia, porque ese voto ya se dio, ese voto fue en contra y ahí está el diario de los debates, ahí está el voto que hicieron la fracción parlamentaria del PRI (en contra de adscribir la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa); lo que ahora está en debate es la temporalidad, solamente”, asentó.

“Esa iniciativa lo que dice es que es muy peligroso que (el Ejército) se retire en marzo de 2024 y hablan de una ampliación, nada más”, consideró.

En su opinión, “es muy difícil ser opositor en estos tiempos”, y arguyó que Moreno Cárdenas ha sido blanco de “un ataque feroz, (de) una manera de estarlo amenazando, de manera personal, (a) su familia” y que, sin embargo, “ha hecho una defensa” de las causas de la oposición.

Finalmente, estimó que a los aliancistas no les conviene romper la coalición: “Ellos saben que sumados valen mucho más, y que gracias a esa alianza tuvieron los resultados que se dieron el año pasado, en el 21, entonces vamos a ver qué pasa”.

Comentarios

Tipo de Cambio