22.3 C
Tijuana
viernes, noviembre 10, 2023
Publicidad

Vivir para vivir

‚ÄúTenemos m√°s motivos para alegrarnos de vivir en este tiempo, que para quejarnos de √©l‚ÄĚ.

-San Agustín


Publicidad


 

Muchos m√ļsicos y cantautores de verdad recibieron de Dios sobrados dones para estructurar y compartir sus melod√≠as. Al principio, como el enfermo que no quiere comer una sabrosa comida, no por este alimento, sino por el mal estado de salud de la persona. Rechazamos los buenos alimentos, acostumbrados a la chatarra en todo el arte, como canta Serrat en El Cambalache: ‚ÄúTodo es igual nada es mejor… mezclado con Stravinsky va Don Bosco y Lamignon, don Chicho y Napole√≥n, Carmela y San Mart√≠n… y herida por un sable sin remaches, vi llorar la Biblia sobre un Calef√≥n‚ÄĚ.

No deja de ser admirable que en YouTube encontremos toda la discograf√≠a de autores geniales como Joan Manuel Serrat, Roberto Carlos, John Denver, Vivaldi, Frank Sinatra, Boccelli, Los Tres Ases, Gipsy Kings, Beto Berm√ļdez, Napole√≥n, Los Muecas, como para vivir siglos escuchando buena m√ļsica.


Publicidad

 


Dicen hoy que Todo está en internet, por eso la gente ya no lee, no investiga, no busca. Pero no es verdad que todo esté en internet. Si no, no existiría el periodismo de investigación. Lo que se dice en las redes es relativo.

Ya no queremos al iniciar el día, comenzar por lo esencial: agradecer a Dios por un nuevo día. Empezamos por ver nuestro teléfono y los mensajes y actualidades. Si son vacaciones, para no batallar solemos ir a donde va toda la gente, como que nos llevamos nuestras neurosis y preocupaciones de la ciudad al campo, al bosque, al mar; y volvemos más cansados porque así como fuimos regresamos hasta peor, incluyendo más económicamente gastados.

No teniendo o teniendo, lo más importante de las vacaciones es ese, el descanso. Y la persona humana es alma, corazón, cuerpo y mente.

En √©poca adecuada de ir, en el Ca√Ī√≥n de Guadalupe a las 9 p.m. uno debe apagar la m√ļsica y no hacer ruido, por respeto a las dem√°s personas. En algunos lugares, como el Parque Nacional San Pedro M√°rtir o en el Constituci√≥n 1857 (Hanson), llegan de todas partes con sonidos estridentes, mucho alcohol, desastre, y hay accidentes; no hay descanso ni para ellos ni para nadie, salvo que lleguen los forestales y los pongan en paz.

Esta regi√≥n del mundo y de M√©xico, es de lo m√°s admirable, Dios nos provey√≥ de todo: desierto, Monta√Īas, Costas, Playas, Bosques, una hermosura de parques El Pinacate, La Hanson, y San Pedro M√°rtir. Casi seguro que uno gasta acampando menos del 50 por ciento que gasta uno en hoteles, restaurantes, y cuidados en las enajenantes urbes… pero en fin.

Las generaciones actuales desconocen que en Baja California está el Observatorio Astronómico de la UNAM, edificado con muchísimos sacrificios por personajes como Guillermo Haro, esposo de la escritora Elena Poniatowska (El Estrellero). Hoy en esa zona se encuentran ranchos como Melling Ranch y El Coyote, de los Melling, quienes ayudaron al astrónomo Haro a llevar -abriendo camino- todo el equipo del Observatorio inicial en 1970. Hoy ya hay más de seis edificios con moderno equipo al servicio de la comunidad científica internacional.

Para ir a estos parques no es necesario un carro superequipado; en un modesto carro (sin doble o 4×4), se queda uno boquiabierto de la belleza de las Sierras de Ju√°rez y San Pedro, √©sta √ļltima pavimentada y bien se√Īalada en su entronque con la Transpeninsular. Sea precavido con su carro y con su persona, all√° no hay s√ļper, ni minis√ļper, ni tendajones, ni estanquillos, ni gasolineras ni hay se√Īal; solo la Creaci√≥n y algunos visitantes. Todo con reglas y con la protecci√≥n de la Sedena y los Guardias Forestales. Vivir para Vivir.

Jacobo Hanson fue un joven noruego que hacia 1870 encontró aquí El Paraíso en estos bosques admirables y encantadores; ganadero, vendía su producto a la California en la fiebre del oro. Quienes lo asesinaron para robarle sus propiedades, oro y ganado, estuvieron tres meses en la cárcel de Ensenada; pero como ya existían gentes como el Magistrado Billetes, los criminales fueron absueltos por corrupción (después se integraron al Jet Set norteamericano impunemente).

Como las manadas de Cimarrones que en el invierno bajan a los ca√Īones de la Sierra de Ju√°rez, y en verano trepan a las alturas de san Pedro o la de Ju√°rez, tenemos la oportunidad de gozar de estas realidades regionales. Dios nos proteja permanentemente.

 

Germ√°n Orozco Mora reside en Mexicali.

Correo: saeta87@gmail.com

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas