La lucha contra los demonios internos. (Reseña)

Espectáculoz domingo, 14 noviembre, 2021 10:36 AM

Abordar las enfermedades mentales en pantalla siempre resulta un reto para las producciones cinematográficas; sin embargo, en la cinta mexicana “Yo Fausto”, ópera prima de Julio Berthely, la perspectiva y desarrollo de la esquizofrenia es retratada puntualmente a través de un drama contemporáneo que muestra el deterioro de Fausto (Christian Vázquez), un joven mexicano de clase alta, cuyas aspiraciones difieren de las expectativas impuestas por su padre, y quien en su intento de hallar su propio camino, se ve sometido a la desilusión de la vida.

Tras abandonar la carrera de medicina y la presión del legado familiar, Fausto decide mudarse a Europa para trabajar como fotógrafo; antes de irse, su madre, quien afirma ver arcángeles y le reitera que nunca vuelva al país, tiene una recaída que la envía al psiquiátrico. “Si tu felicidad no está aquí, ve y búscala… mientras más lejos estés de aquí, mejor”. Pero, tras unos años y por cuestiones monetarias, Fausto acepta volver a México y trabajar en la empresa de su padre, lo cual solo acelerará su trastorno mental latente.

Escucha: FGE admite territorios del crimen: Podcast.

Con un excelente manejo de cámaras bajo la dirección de Julio Berthely, la iluminación y desenfoque general de las escenas dan la ilusión de estar bajo un set de fotografía, en un sueño del que cada vez le cuesta más salir al espectador.

El argumento de esta película de 2019 es presentado asincrónicamente; sin embargo, es en estos saltos temporales donde es posible ver los estragos en la salud del protagonista, interpretado magistralmente por Vázquez y acompañado por las actuaciones de Carlos Aragón (Bael), Arcelia Ramírez (Gilda), Adriana Llabés (Ana) y Amparo Barcia (Carmen).

De igual manera, es inevitable hallar paralelismo entre este largometraje de dos horas y la esencia del Fausto de Goethe, aquel personaje literario del siglo XVIII cuya existencia le resulta insatisfactoria, incluso si lo intenta, razón por la cual hace un pacto con el diablo. Y como en esa tragedia de hace 200 años, el Fausto de Bertherly también concluye en confrontamiento, en esta ópera prima del director mexicano.

Tras una espera de dos años, a consecuencia de la pandemia del coronavirus, “Yo Fausto” se estrena en cines este 18 de noviembre, como parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Guadalajara y cuyo guion le otorgó el Premio a Mejor Guion en el Festival Shorts México, así como el Premio del Público en el Festival de Lleída, España. (Andrea López González)

Comentarios

Tipo de Cambio