Jaime, Delfina y Claudia

Foto: Archivo
Opinionez lunes, 13 septiembre, 2021 12:00 PM

De Trez en Trez

 

 

 

Uno.- Como para revolcarse de la risa en cada curva y pendiente de la carretera de La Rumorosa, de ida y vuelta: Ahora resulta que el –aún- mini gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez, lleva dos meses consecutivos en el “Top 5” de los mejores gobernadores emanados de Morena, según la casa encuestadora Mitofsky.

Lo anterior a pesar de que los bajacalifornianos hemos sido testigos del comportamiento errático y caprichosos del mandatario, de las ilegalidades en sus acciones, de los “arreglos” con el Congreso local, de las deudas no pagadas y de las contraídas a futuro; de los palos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le ha propinado a sus afanes de extender, primero su mandato y luego de recortar el del próximo gobernador (a) del Estado y en otros asuntos harto importantes; de sus pleitos personales con los alcaldes (también de Morena) de Tijuana y Tecate, y de toda la estela de corrupción que ha distinguido a su “administración”.

Por el contrario, Bonilla Valdez ha sido todo “un chivo en cristalería” durante estos escasos dos años de su gestión, caracterizada por la prepotencia y la presunta compra de favores. Ya la co-directora de ZETA, Adela Navarro ha documentado cómo el mini gobernador Bonilla ha mal manejado las finanzas de BC (“Bonilla no pudo”, ZETA, 16 de julio de 2021). Otros reporteros y medios han complementado la mala administración de Bonilla Valdez. Igualito -dicen otros- manejó a los Potros de Tijuana de la Liga Mexicana del Pacífico a mediados de los años ochenta, resultando sus acciones en la expulsión del directivo y su equipo del circuito beisbolero.

Lo “menos peor” es que solo van a ser dos años de (des) gobierno. Le restan poco menos de dos meses; imagínese usted si se hubiera salido con la suya, quedándose los cinco que pretendía.

Seguramente las 58 mil 261 encuestas telefónicas realizadas a personas mayores de 18 años, que le arrojaron ese resultado a la casa encuestadora, no están bien enteradas de la forma personal -pero muy personal- de gobernar de Jaime Bonilla Valdez.

Doz.- Son $4 millones 529 mil 225.06 pesos la multa que el Instituto Federal Electoral (INE) le impuso a Morena debido a ingresos no reportados de la ahora secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, durante su campaña para diputada federal en 2015.

Cuando “la maestra Delfina” era alcaldesa de Texcoco, descontó entre el 5 y el 10 por ciento a los sueldos de empleados municipales de su alcaldía, como aportaciones “voluntarias” para beneficio de su campaña a legisladora federal, lo que le reportó entre los años 2013 y 2015 más de 13 millones de pesos. Así ha quedado debidamente acreditado, con cantidades, fechas, nombres y documentos.

El INE (ese que AMLO quiere desaparecer) presentó una investigación que dejó en claro su ilegal proceder e impuso la multa a Morena. De lo que resulta que la “maestra Delfina” no debería seguir al frente de tan importante Secretaría, como lo es la de Educación Pública, simple y sencillamente porque no puede ser su titular cuando sus acciones van en contra de la honestidad y de la ley. No se puede multar al partido Morena y dejar en la SEP a Delfina Gómez.

Está por ver qué decide el Presidente López Obrador al respecto…

Trez.- Cuidado, mucho cuidado. Es lo que deben tener en la conformación de sus equipos de trabajo, quienes en escasas semanas habrán de presidir los municipios y gobernar nuestra Baja California.

Primero que nada, quitarse de encima a los oportunistas, a los que van a ver qué “agarran”; a los recomendados, buenos para cobrar, pero no para trabajar. Deshacerse de la “cuñas” que seguramente les pondrán; y buscar, en cambio, a personas responsables, eficientes, capacitadas para los puestos que van a ocupar.

Claro, eso sería lo ideal, si de verdad los alcaldes y la gobernadora electa tienen la intención de gobernar bien. Cosa nada difícil, dadas las actuaciones de los alcaldes y del mini gobernador saliente.

A la espera, pues, de los nombres y de los cargos… darán luz sobre el futuro inmediato de todo BC.

P.D.- Aseguran algunos que Claudia Sheinbaum Pardo, Jefa de Gobierno de Ciudad de México, está a poco de ser reducida a “receptáculo floral modelo 4T” por el Presidente López Obrador. Le impusieron primero el silencio en lo de la línea 12 del Metro y luego le incrustaron a Martí Batres en la Secretaría de Gobierno. Mientras, Sheinbaum le “sigue la onda” a AMLO en lo de reubicar monumentos y rebautizar plazas, aunque haya otras prioridades…

P.D.2.- Una buena para la SCJN en lo relacionado con el derecho a abortar en los supuestos considerados validos por el alto tribunal.

 

Óscar Hernández Espinoza es egresado de la Facultad de Derecho por la UABC y es profesor de Cultura de la Legalidad y de Formación Cívica y Ética en Tijuana.

Correo: profeohe@hotmail.com

Comentarios

Tipo de Cambio