Carreteras de BC, sin modernizar ni concretar nuevas obras

Foto: Cortesía
Edición Impresa lunes, 19 julio, 2021 12:00 PM

De manera reiterada, el gobernador Jaime Bonilla Valdez ha presumido que trabaja “intensamente” por la modernización y mantenimiento carretero del Estado, sin embargo, ninguna de sus obras celebradas y presentadas con gran entusiasmo se han concretado. Ni siquiera se conocen los nombres de las empresas que las desarrollarán 

El 26 mayo, dos diarios de circulación estatal llevaron como nota principal en su portada: “AMLO y Bonilla modernizan red carretera en BC”.

En la información difundida por Gobierno del Estado destaca que, en Ciudad de México, integrantes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el gobernador y la titular de la Secretaría de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial (SIDURT), Karen Postlethwaite Montijo, se reunieron a puerta cerrada para coordinarse en la materia.

“En la reunión se acordó dar seguimiento al proyecto del llamado Bypass en la carretera Tijuana-Ensenada para contar con una vía de comunicación más segura entre ambos municipios. Se prevé que la inversión sea de más de 3 mil 500 millones de pesos, y en colaboración con Comunicaciones y Transportes se gestionará la compra del derecho de vía”, apunta un boletín.

Además, se trató el tema de la carretera de Playas de Tijuana, de los supuestos avances de la construcción del cruce fronterizo Otay II, el mantenimiento de las carreteras en zonas montañosas y la continuidad a la concesión del Fideicomiso Administrativo de la Rumorosa (FIARUM) en la carretera El Centinela-La Rumorosa.

Por otra parte, ante una solicitud de información pública realizada por ZETA, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) informó que siete son los proyectos principales de infraestructura carretera, y en conjunto tendrán un costo de inversión aproximada a 11 mil 561 millones de pesos, sin contemplar alguna novedad sobre la caseta de cobro de Playas de Tijuana.

Foto: Jorge Dueñes

De los siete proyectos mencionados, dos ya se habían iniciado en 2019 y 2020. Actualmente todos se encuentran en proceso y planeación, ninguno se ha ejecutado o finalizado. Tampoco se contempló el tema de la caseta de Playas de Tijuana.

Las obras presentadas a ZETA por parte de la SCT son:

  1. Ruta alterna Tijuana-Ensenada, denominada Bypass con un monto de 3 mil 382.9 millones de pesos y una longitud de 23.5 kilómetros; se encuentra en proceso de autorización y beneficiará a 466 mil 814 habitantes del área de Tijuana-Ensenada.
  2. Libramiento de Ensenada (primera etapa), con una inversión de mil 503 millones de pesos para 20.7 kilómetros; avance de 98% y una reducción de tiempo de recorrido de 30 minutos.
  3. Libramiento de Ensenada (segunda etapa), actualmente en planeación y una inversión de 3 mil 132 millones de pesos, con longitud de 31.3 kilómetros.
  4. Cruce fronterizo internacional Mesa de Otay II, proyecto está en preparación, con una inversión estimada en 2 mil 800 millones de pesos. Entre sus beneficios contempla mejorar la atención a 25 mil vehículos diarios que cruzan a través de alguno de los puertos del sistema de cruces fronterizos de la región. Planean esté lista hasta la segunda mitad de 2024.
  5. Modernización de autopista Centinela-La Rumorosa, proyecto actualmente en análisis. Se ubica en los municipios de Tecate y Mexicali, la inversión asciende a 426 millones de pesos, con una longitud de 49 kilómetros. Reducirá costos de traslado y operación vehicular al mejorar el nivel de servicio de la vía, así como evitar los accidentes y riesgos de operación.
  6. Acceso al Puerto Fronterizo Puerta México-San Ysidro; la obra se concluyó, cumpliéndose con el compromiso binacional establecido. Su alcance consistió en la construcción de ocho carriles, para pasar de 26 a 34 en una longitud de 225 metros. La inversión ascendió a 40 millones de pesos.
  7. Puentes vehiculares del cruce fronterizo Mexicali–Río Nuevo, obra concluida en una primera etapa en 2019 y la segunda en febrero de 2021; inversión de 277 millones de pesos.

RUTA ALTERNA TIJUANA-ENSENADA, SIN CONCRETARSE PESE A PROMESA DE BONILLA

Partiendo de ese listado, se observa que al menos tres obras se desarrollarán en el puerto ensenadense para atender las condiciones de la Carretera Escénica Tijuana-Ensenada:  la ruta alterna denominada Bypass, y las dos etapas del Libramiento de Ensenada.

La ruta alterna es una de las ingenierías más requeridas por el municipio de Ensenada, desde el 21 de junio de 2015, la SCT anunció que se construiría la vía alterna y, el 26 de enero de 2016, Sergio Barranco Espinoza (de la SCT en Baja California) informó que el proyecto ya estaba listo y solo faltaba adquirir derechos de vía.

El 22 de marzo de 2018, el entonces gobernador de Baja California, Francisco Vega de Lamadrid, se reunió en Ciudad de México con el subsecretario de la SCT, Óscar Raúl Callejo Silva, para dar seguimiento a la ruta alterna.

Para el 21 de junio del mismo año, Vega había informado del compromiso que, en julio de 2018, la SCT iniciaría la adquisición de derechos de vía con recursos del Fondo Nacional de Infraestructura, pero tampoco hubo avances.

Ahora, con el gobierno de Jaime Bonilla las cosas no cambiaron. El tema se sigue “peloteando” entre Estado y Federación, ya que ambos prometieron iniciar las obras este año, pero al corte del primer semestre, no se tiene ni el derecho de vía. Así lo confirmó a ZETA el director general de Desarrollo Carretero de la SCT, Rogelio Mauricio Rivero Márquez.

Foto: Jorge Dueñes.- Rogelio mauricio Rivero Márquez director general de Desarrollo carretero de la SCT

AÚN NO SE TIENE A ALGÚN PARTICULAR DEFINIDO PARA QUE DESARROLLE ESTAS OBRAS: SCT

Durante la reunión sostenida el 25 de mayo en la Capital del país entre el gobernador, su secretaria y funcionarios de la SCT, estuvo presente Rogelio Mauricio Rivero Márquez, con quien acordaron llevar a cabo el desarrollo de los siete proyectos anteriormente mencionados.

En entrevista para ZETA, el funcionario federal señaló que estas obras se darán a través de un modelo de licitación llamado “propuesta no solicitada”, la cual consiste en que el inversionista privado, sin una convocatoria previa, analiza y ve oportunidades de negocio en los proyectos, y, si le conviene, manifiesta su interés a la SCT.

La dependencia evaluará las propuestas no solicitadas de la iniciativa privada y determinará la más óptima para llevar a cabo el proyecto. Rivero Márquez reveló que aún no se tiene a algún particular definido para que desarrolle estas obras.

“Por ejemplo, ellos (empresarios) ven que hay un tramo aquí, porque hay mucho flujo, me aviento, invierto y mantengo por un largo plazo, unos 30 años aproximadamente, y a la vez dan una contraprestación al dar la concesión; así haremos con Otay II del lado mexicano”, explicó.

“El Presidente lo que nos pidió fue buscar alianzas público-privadas para las concesiones y traer inversión al Estado. Estamos buscando que toda esta demanda se pueda transformar en ingresos concesionarios que paguen ellos mismos: la inversión, la operación y el mantenimiento, para que detone la derrama económica en empleos y construcción, en las industrias secundarias y terciarias”, apuntó.

Rogelio Rivero aseguró que la Federación cuenta con presupuesto para los programas de conservación carretera, solo es cuestión de darle seguimiento desde la dependencia para que se lleven a cabo estas obras, “esto se enmarca en los paquetes de inversión que ha presentado el Presidente, el primero fue el 5 de octubre y el segundo del 30 de noviembre de 2020, y estamos por lanzar un tercer paquete, aún no tenemos la fecha”.

De acuerdo con el entrevistado, “hay un gran apetito de constructores y consultores para este y el resto de los estados del país”. La meta, dijo, es que se logren concluir dichas obras antes de que acabe la gestión del Presidente de la República; también buscarán dejar las carreteras en un nivel óptimo, ya que el Gobierno de México está apostando mucho a Baja California.

“Son obras transexenales, pero obviamente las obras que nos ha pedido el Presidente las quiere inaugurar, no quiere dejar obras pendientes para la siguiente administración, no quiere que pase lo de antes, que quede la obra inconclusa. Él quiere terminar todo, sin embargo, también ha pedido una biblioteca de proyectos para las próximas administraciones federales”, concluyó Rivero.

 

PRESUPUESTO PARA OBRA PÚBLICA EN BC REDUJO MÁS DEL 50%: CMIC 

En opinión de Jesús Octavio Rincón Vargas, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) Delegación Tijuana, es mentira que la Federación está apostando por obra pública para Baja California, ya que los recursos para este ramo han sido centralizados y destinados principalmente a la construcción de las obras faraónicas del Presidente.

Por ejemplo, al Tren Maya se destinaron 36 mil 288 millones de pesos, mientras que para la construcción del Aeropuerto Internacional “Felipe Ángeles”, se etiquetaron 21 mil 314 millones de pesos. Y para la rehabilitación carretera de todo el país, se presupuestaron solo 8 mil 231.3 millones.

“Ha llegado menor recurso al Estado que otros años, creemos que se debe a que se ha estado destinando mayor recurso económico para las obras y proyectos emblemáticos del Gobierno Federal, hasta el 50% menos presupuesto del que se ejercía en 2018 y 2019, afectando al Estado con grandes rezagos que aumentan por no abatirse”, declaró el titular de la CMIC Tijuana a este Semanario.

Rincón Vargas lamentó que en BC haya mucha necesidad de infraestructura porque genera severas afectaciones al sector de la construcción que se dedica a la obra pública, produciendo que las empresas se contraigan y causando la pérdida de empleos en ese ramo del sector.

“Ha disminuido la obra pública en el Estado, pero la obra privada es altísima y eso hace que las empresas tengamos que migrar a obra privada y no solo ejercer obra pública. Las empresas que se dedican a contratos solo a obra pública, están sufriendo bastante por la falta de obra”, advirtió.

Más de un centenar de empresas están agremiadas en la delegación regional de la CMIC, de estas, aproximadamente 60% o 70% se dedican a la obra pública. La falta de licitaciones en el ramo causó que de ese porcentaje, 30% redujera su personal a cuatro o cinco personas, mínimo unas 200 de personal técnico fueron despedidas.

Pero para este sector no todo es oscuridad, ya que, por el lado de la obra privada, se están recuperando algunas empresas, pero al ser muy pocas y mucha la demanda, hay escasez de mano de obra.

“La iniciativa privada está generando mucha demanda, estamos hasta algunas empresas importando personal del Sur de México porque nos hace falta mano de obra. Las edificaciones son los proyectos que generan más empleo, mi consejo es que migren a la obra privada, porque de la pública hay mucho menos”, concluyó el empresario constructor.

Comentarios

Tipo de Cambio