Homenajean a don Fernando del Paso en la Universidad de Guadalajara

Fotos: Cortesía Universidad de Guadalajara
 
Cultura Jueves, 15 Noviembre, 2018 05:40 PM

Con una ceremonia luctuosa llevada a cabo el jueves 15 de noviembre de 2018, la Universidad de Guadalajara (donde era Doctor Honoris Causa) rindió homenaje de cuerpo presente en el Paraninfo a don Fernando del Paso Morante, fallecido un día antes, el miércoles 14, a la edad de 83 años.

Además de su esposa doña Socorro y sus hijos Paulina, Alejandro, Adriana; durante la ceremonia en recordación al Premio Cervantes 2015, montaron alternadamente guardias de honor a don Fernando la Secretaria de Cultura del Gobierno federal, María Cristina García Cepeda; Raúl Padilla, presidente de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara; Jorge Aristóteles Sandoval, gobernador del Estado de Jalisco; Miguel Ángel Navarro, rector de la U. de G.; y Marisol Schulz Manaut, directora de la FIL, entre otras personalidades congregadas en al Paraninfo.

“Lamentamos muchísimo que se nos haya ido uno de los más humanistas más brillantes que nos quedaban, uno de los más admirados escritores e intelectuales de todos los tiempos y de todas las latitudes; en nombre de la Universidad de Guadalajara, expreso nuestro más sentido y profundo pésame a su esposa, hijos, familiares y amigos”, leyó Miguel Ángel Navarro, rector de la U. de G, quien también se refirió a don Fernando del Paso como “uno de los escritores más importantes del idioma español”.

“Gracias por ser un ejemplo, un orgullo y un baluarte de las letras de México para el mundo; gracias por hacernos herederos de una obra que enriquece nuestra lengua y nuestra identidad”, complementó Miguel Ángel Navarro.

La poeta Carmen Villoro Ruiz, al hacer uso del micrófono, también manifestó: “Mientras te despedimos, querido Fernando, en este recinto -en el que has estado tantas veces-, de la Universidad que fue tu casa, los comentarios sobre tu vida y sobre tu obra se reparten por el mundo. Cientos, miles de lectores repiten las frases de tus novelas, los versos de tus poemas, las ideas lúcidas de tus ensayos; fotografías y anécdotas invaden las redes sociales; todos tenemos algo que contar y eso habla de tu generosidad, tu genio y tu gracia en el mejor de los sentidos; eso pasa en el mundo. En tu ciudad, en tu terruño último, Jalisco, se percibe un murmullo colectivo, un polen luminoso en la luz del occidente”.

Asimismo, en su turno, el gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, también leyó ante la concurrencia: “México tiene mucho que agradecer al haber tenido fortuna contar con una figura como la de Fernando del Paso. No de cualquier escritor podemos decir que su obra novelística vino a renovar la literatura universal; narrador monumental, sus libros históricos son un ejemplo de lucidez, de creatividad, de humor, pero sobre todo lo que hizo con ellos: específicamente con ‘Noticias del imperio’, fue transformar el paradigma de la novela histórica”.

Posteriormente, Adriana, Paulina y Fernando, hijos de don Fernando del Paso y de doña Socorro Gordillo, hicieron uso de la voz para manifestar agradecimientos. Para empezar, Adriana contó la anécdota de cómo sus padres aceptaron cambiar de residencia cuando aún vivían en París, para trasladarse a Guadalajara y formar parte de la U. de G.:

“Buenas tardes; de parte de la familia, quisiera agradecerla a la Universidad de Guadalajara por el apoyo incondicional y gran cariño que siempre le brindaron a mi papi. Recuerdo al principio de los 90 cuando el rector de aquel entonces, Raúl Padilla, y una servidora, nos pusimos a idear la forma de convencer a mi padre y a la familia, Paulina y a mi mami, a que se regresaran a México, a que vinieran a vivir a Guadalajara, y a que mi padre formara parte de la Universidad, y lo logramos; y desde entonces fue tal el apoyo y gran cariño que recibió por parte de la Universidad de Guadalajara, de la comunidad universitaria y del pueblo de Jalisco que aquí se quedó y aquí dio sus últimos suspiros. De parte de la familia, les damos nuestro más sincero agradecimiento y gracias por acompañarnos el día de hoy”

En su momento, Paulina del Paso leyó un fragmento de la novela “Palinuro de México” (Premio “Rómulo Gallegos”, 1982; reedición FCE, 2013) de su padre, don Fernando del Paso:

“Cito a mi papa:
“Lo que nunca jamás pudimos medir fue nuestro amor, porque era infinito.
“Era, sí, como cuando Palinuro le preguntaba al abuelo cuánto lo quería.
“- Mucho, muchísimo, le contestaba el abuelo Francisco.
“- Pero ¿cuánto, cuánto abuelo? ¿De aquí a la esquina?
“- Más, mucho más.
“- ¿De aquí al Parque del Ajusco?
– Más, muchísimo más: de aquí al cielo de ida y de regreso, yéndose por el camino más largo de todos y regresando por un camino todavía más largo. Y eso después de dar varios rodeos, de perderse a propósito, de tomar un café con leche en Plutón, de recorrer los anillos de Saturno en patín del diablo y de dormir veinte años como Rip Van Winkle, en uno de esos planetas donde las noches duran veintiún años: porque a mí me gusta levantarme temprano, cuando menos un año antes de que amanezca”, leyó Paulina del Paso entre aplausos.

“¿Cuáles y cuántos serán los temores de un niño en adopción? Nuestro agradecimiento a la Universidad de Guadalajara, siempre su familia y su casa; las autoridades municipales y estatales y tantos queridos amigos, quienes lo adoptaron con tanto cariño; como familia estaremos siempre agradecidos; ¡qué adopción más fortuita!”, manifestó en su turno Alejandro del Paso.

“Fernando del Paso fue un gran escritor, un gran padre y un súper abuelo”, refirió Tonatiuh del Paso, hijo de Fernando (finado), a su vez hijo de don Fernando del Paso.

Hacia el final del homenaje a don Fernando del Paso, la secretaria de Cultura federal, María Cristina García Cepeda, dio lectura:

“Fernando del Paso fue y será eternamente una voz libre que nos llamó a valorar la palabra y a ensanchar la imaginación; dedicó su vida a mirar, a observar, a comprender con los ojos lo que la razón transforma en palabra, lo que la imaginación convierte en literatura; es la obra de un creador que en el proceso de escribir enamoró a la imaginación con la memoria para entregarnos un legado luminoso”, concluyó García Cepeda para dar paso a los aplausos y despedir a uno de los grandes escritores de la literatura hispanoamericana.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio