Municipio misógino

Fotos: Archivo
 
Dichoz y Hechoz Lunes, 29 Octubre, 2018 12:00 PM

Cinco funcionarios han ocupado la presidencia municipal de Mexicali desde el 5 de agosto de 2005, cuando se aprobó y publicó el reglamento municipal para la creación del Instituto Municipal de la Mujer. El primero en incumplir el reglamento que da participación política y social a las féminas, fue el priista Samuel Ramos, quien encabezó el Cabildo capitalino de 2004 a 2007. Le siguió el panista Rodolfo Valdez Gutiérrez (2007-2010), quien también desistió en crear el IMM, acción que fue secundada por el priista José Francisco Pérez Tejada Padilla. Igual se negó a abrir el Instituto Municipal de la Mujer, Jaime Díaz Ochoa, quien ocupó -por segunda ocasión- la presidencia municipal de la Capital del Estado entre 2013 y 2016. El quinto alcalde en desinteresarse del tema de las mujeres, es el actual, Gustavo Sánchez, quien a poco más de un año de dejar el cargo, pretende ir por la reelección. Lo raro es que siendo Mexicali epicentro de grupos de feministas, ninguno haya tomado la bandera en estos trece años, para exigir a las autoridades municipales realizar los trabajos necesarios y presupuestar el recurso para que empiece a funcionar el Instituto Municipal de la Mujer. De los cinco municipios del Estado, Mexicali es el único donde no existe tal dependencia. De hecho hasta en el gobierno estatal se estructuró el Instituto Estatal de la Mujer, que hoy dirige la ex diputada Mónica Bedoya. De ahí que en el resto de Baja California, ya estén sospechando que los presidentes municipales de Mexicali, por lo menos los últimos cinco, no confían en las mujeres, actitud que se califica de misógina. ¿Habrá alguien que los obligue a cumplir con la disposición legal del reglamento de agosto de 2005? Especialmente ahora que hay elecciones locales en puerta, y las mujeres siguen siendo mayoría en el padrón estatal. Por cierto, en menos de dos años, los feminicidios en Mexicali alcanzan los 70, mientras la violencia de género e intrafamiliar, ronda altas cifras. Pero ni así en el municipio se comprometen a darle a la mujer lo que por reglamento le corresponde: un instituto.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio