Cruz Roja podría desaparecer en SQ

Foto: Enrique Botello
 
Edición Impresa Lunes, 13 Agosto, 2018 01:00 PM

A un mes que dejaron de prestar el servicio de ambulancias y la notable ausencia de paramédicos, el presidente del consejo en la delegación no ha externado la gravedad del problema; la autoridad depende del arduo trabajo de los rescatistas voluntarios que con carencias de medicamento y combustible, salen a prestar el servicio que resulta insuficiente. A veces llegan solo a constatar el fallecimiento de accidentados o enfermos

Hace un mes que los habitantes de la delegación de San Quintín no tienen el servicio de ambulancias de la Cruz Roja Mexicana, ya que la Benemérita Institución se quedó sin fondos en esa zona.

Cuando la ayuda de paramédicos voluntarios no llega, amigos o familiares trasladan a sus enfermos en los brazos a los centros de salud en vehículos particulares; en el peor de los escenarios, mueren en la vía pública sin recibir primeros auxilios.

El viernes 13 de julio se encendió una alarma para la comunidad sureña cuando un hombre adulto que fue lesionado en la cabeza -al parecer golpeado por un indigente afuera del mercado Alejandra-, quedó tendido en la banqueta.

Ante la ausencia de paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, a esa emergencia acudió el grupo de Rescate Vida por Vida, que viajó desde la delegación Vicente Guerrero, prácticamente para confirmar el fallecimiento del hombre lesionado.

Mensualmente, la Cruz Roja Mexicana en Ensenada ha atendido alrededor de mil 200 emergencias, a diferencia de  San Quintín, donde no hay registro en los meses de julio y agosto.

A pesar de la urgencia, el presidente del consejo de Cruz Roja Mexicana en San Quintín, Óscar Cruz Topete, ha evadido el encuentro con sus homólogos en Baja California, al igual que con los medios de comunicación.

La responsabilidad de la autoridad ahora descansa en los grupos de voluntarios que se han creado por los mismos pobladores para salvar vidas.

Tal es el caso de Vida por Vida, Halcones del Desierto, Alfa, Cristo por su Mundo y Manos de Ayuda, que mantienen la seguridad para los enfermos en la zona y están conectados con C4.

Pero todas las agrupaciones tienen un común denominador: serios problemas con el abasto de combustible, medicamento especializado y sobre todo, piezas para reparar las ambulancias.


ENFERMOS DEMANDAN SERVICIO DE EMERGENCIA

Sobre la problemática en San Quintín, José Rubén Rosiñol Monge, presidente del consejo directivo en Ensenada, reconoció que el desatender las emergencias médicas afecta el bienestar de una comunidad.

“Se pueden hacer muchas cosas para echar a andar la institución, pero lo primero es lograr que la zona sea sustentable porque en este momento San Quintín no lo es”, explicó.

La principal dificultad delegación es que está aislada, y las distancias de más de 600 kilómetros que deben cubrir los paramédicos, son un verdadero desgaste no solo para el personal, sino para la unidad.

Foto: Enrique Botello.- Presidente del Patronato Cruz Roja

En general, el 70 por ciento de las salidas de emergencia son por enfermedad mientras, que el 30% restante corresponde a acciones o atención a personas lesionadas con arma de fuego.

“Este año no vamos a comprar ambulancias, las pagamos este año y las entregan el siguiente, no vamos a poder comprar equipo que teníamos planeado”, dijo en referencia al curso de la campaña de captación de fondos.

Como ejemplo, en Ensenada el patronato ha dejado de percibir un millón y medio de pesos que anteriormente recaudaba a través de la revalidación de placas en Recaudación de Rentas del Estado. Estiman que al finalizar 2018, la pérdida sería superior a 2 millones de pesos.

“En la administración se maneja un fondo de emergencias para que en caso que nos perjudique el ingreso, no afecte de inmediato, pero a la larga repercute en otros servicios que se pensaban ofrecer o ampliar”, detalló.

Las capacitaciones también son costosas, pues hay que pagar de 3 mil a 6 mil pesos por persona, dependiendo la certificación o el nivel.

Rosiñol aclaró que el trabajo de la Cruz Roja Mexicana es voluntario y es el apoyo que la comunidad recibe, por eso el Estado respeta la autonomía de la institución.

 

POBLADORES DE SAN QUINTÍN, ABANDONADOS

San Quintín es un poblado costero de cinco mil habitantes -según el último censo-, la distancia de la ciudad de Ensenada hasta Punta Colonet son 130 kilómetros; de Colonet a Camalú otros 30 kilómetros y de ahí a la colonia Vicente Guerrero y San Quintín son 20 y 40 kilómetros respectivamente, sobre una carretera de dos carriles. De ahí siguen los poblados y rancherías.

Realizar un rescate o una emergencia en un rancho o un poblado supone trasladarse más de 100 kilómetros, sin contar la cobertura que se hace más al sur, hasta El Rosario, que son otros 60 kilómetros y no cuenta con hospitales públicos que puedan atender  emergencias médicas.

Cada una está calculada en 600 pesos, de acuerdo a la gravedad del paciente.

 

RESCATISTAS “BOTEAN” EN LA TRANSPENINSULAR

Para quienes visitan Baja California Sur es común encontrar a grupos de voluntarios pidiendo dinero a mitad de carretera, desde Punta Colonet hasta El Rosario.

Los pobladores hacen el trabajo que el gobierno es incapaz de proveer, ya que el dinero público siempre queda a mitad del camino y no alcanza.

Antonio Muñoz, fundador y coordinador de Bomberos y Rescate Halcones del Desierto, una de las agrupaciones más importantes del sur del municipio, opera con dádivas.

“A veces boteamos, pero muy raro, lo que sí tenemos alcancías en algunos negocios locales, a veces hacemos rifas o eventos”, expuso.

La actividad de voluntariado es difícil porque, además de entrenar, capacitarse y responder a las emergencias, hay que trabajar para sobrevivir.

“La lógica sería que las mismas personas a quienes socorremos nos apoyaran con los gastos en que se incurre al ayudarlos, pero eso no sucede. Es muy poco frecuente cuando recibimos apoyo de a quienes ayudamos”, compartió el entrevistado.

En promedio reciben de ocho a diez emergencias mensuales, es en la temporada alta de visitantes cuando hay más emergencias.

Algunos de los casos que se atienden son sobredosis, enfermos graves que requieren traslado, accidentes vehiculares, incendios, rescates en partes altas de la sierra.

El grupo de Los Halcones tiene más equipo que las estaciones del gobierno municipal de Ensenada: cuatro ambulancias, dos camiones de bomberos, una pipa, una unidad de Rescate Urbano, una de Rescate 4X4 y otra de Respuesta Rápida.

Aunque mencionaron que las unidades parecen poca cosa cuando se consideran las distancias a recorrer y las horas en cada emergencia.

“Nos mueve el deseo de aportar algo y hacer de nuestro mundo un lugar mejor, tanto por nuestros hijos como la misma comunidad”, reflexionó Muñoz.

Su área de cobertura es desde el Kilómetro 20, al norte de El Rosario, hasta Punta Prieta, en el Kilómetro 296; son casi 300 kilómetros de Carretera Transpeninsular.

En Punta Prieta comparten trabajo con un grupo de voluntarios de Guerrero Negro que los apoya, ya que  hubo momentos en que los tiempos de respuesta eran muy altos y ponían en riesgo la vida de quienes ocupaban auxilio.

Por desgracia, según Antonio, les es imposible atender emergencias que corresponden a la delegación de la Unidad de Cruz Roja Mexicana en San Quintín.

“Cuando hemos andado en servicio por esa zona las emergencias donde se pone en riesgo la vida de los involucrados, ya sea por accidente y/o enfermedad, son las que siempre preocupan más”, indicó.

 

POCAS EMERGENCIAS POR VIOLENCIA EN LA ZONA

Sobre la violencia generada por el crimen organizado en la zona sur, Antonio Muñoz opinó que el índice es muy bajo en su población y no se compara con San Quintín, Ensenada y Tijuana.

“Sí hemos respondido a emergencias en tiroteos y delincuencia, pero han sido muy pocos”, agregó.

“Hasta el momento, en los más de cinco años que tenemos en servicio, se han atendido más de 700 emergencias y, afortunadamente, no ha habido fallecidos en los traslados”.

Para finalizar, el dirigente de Halcones del Desierto aclaró que para ser voluntario de ese cuerpo de emergencias, es indispensable el deseo de ayudar a la comunidad de forma altruista, “ya sea como paramédico, bombero, rescatista o salvavidas, solamente hay que atender las capacitaciones y entrenamientos correspondientes al área a la que se vaya a incorporar”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio