Dios en la política

Foto: Archivo
 
Opinionez Lunes, 18 Junio, 2018 12:00 PM

Me parece que el dominio de las pasiones sutiles

es mucho más difícil que la conquista física por la fuerza de las armas.

Mi devoción a la Verdad me llevó al campo de la política; y puedo decir,

sin la menor vacilación, a la vez que con toda humildad, que quienes afirman

que la religión no tiene nada que ver con la política, no saben lo que significa la religión.

Mohandas Gandhi, “Autobiografía”, pp.615-616 (Mi Dios).

 

En los perfiles de los políticos que participan en el proceso electoral 2018, la mayoría de ellos reconocen ser católicos o cristianos. Si les preguntan, lo contestan, pero cuando se analiza su fe con su vida, ahí es donde la puerca torció el rabo. La gente no quiere escuchar, quiere ver obras. Muéstrame tu fe sin obras, que yo por mis obras te mostraré mi fe.

Tatiana Goricheva (1970), pensadora dentro de la Cortina de Hierro, la ex Unión Soviética, compartió con miles de lectores a riesgo de su vida, copias de su libro: “Hablar de Dios resulta peligroso”. Como en los años 80, en Tijuana, el Semanario ZETA era una hoja mimeografiada, casi clandestina. En sus primeros ejemplares tabloides, aparecía la sección de Religión y las colaboraciones de don Manuel Talamás Camandari, Obispo de Ciudad Juárez, Chihuahua, tres trienios presidente de la Comisión Episcopal de comunicación social.

Hoy, quien no quiere hablar de religión es prácticamente porque no quiere; conservo ejemplares de la visita del Papa Francisco a Cuba, en 2015, con los cabezales del Granmma, “Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba”, durante semanas en primera plana e interiores, todo sobre la visita de los papas a la gran isla: Juan Pablo II (1997), Benedicto XVI (2012) y Francisco(2015) , con don Fidel Castro y su esposa, y todo lo referente a misas papales, encuentros, visita a la Virgen de la Caridad. En Cuba no hay un diario de mayor influencia que el Granmma, es el único. Incluso, conseguir una tarjeta de Cubacel es una aventura.

Durante la visita de Juan Pablo II a Cuba, en 1997, los cubanos adquirieron más de un millón de biblias católicas enviadas por el Episcopado Mexicano y el IMDOSOC (Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana).

Como expresaba el filósofo mexicano, Agustín Basave Fernández del Valle, experto en Ontología y en las tesis de Santo Tomás de Aquino sobre la existencia de Dios: “A Dios lo pueden expulsar de cualquier lado, pero se cuela por las ventanas; está en todas partes”.

¿Por quién debería votar el creyente normal, mayoritariamente católico en México? El mismo Javier Sicilia, escritor católico que soltó aquella frase recurrente: “Estamos hasta la madre”. ¿De qué? Pues de qué no. De ver lo que cantaba en el Cambalache Santos Discépolo: “Pero que el siglo XX es un despliegue de maldad insolente, ya no hay quien lo niegue; vivimos revolcados y en un merengue, todos manoseados”.

¿Qué tiene que ver el sagrado nombre de Dios en la política? Diría Gandhi, el político hindú: “A Dios solo podemos encontrarlo por medio del amor, pero no el de este mundo, sino el divino”. Es éste el sentido verdadero de las palabras de Jesús al procurador Pilatos: “Mi reino no es de este mundo”. Del universo del fraude, simulación, corrupción, moches, peculados, crímenes, narcotráfico, etcétera. Nos lo explicaba el doctor Jesús Herrera, filósofo y asesor del Cardenal Ernesto Corripio Ahumada en la Arquidiócesis de México.

Don Octavio Paz solía distinguir ya en los setentas y ochentas, lo que los poetas descubrían con claridad en el mundo, el resurgimiento de los monoteísmos: islam, judaísmo y cristianismo. “Un hecho que hemos constatado los poetas, pero que siempre se han negado a reconocer los sociólogos”.

Le Monde Diplomatique, diario francés, como La Vanguardia de Barcelona, publica ediciones especiales de temas religiosos, entre otros temas, a manera de ensayos trimestrales.

En el proceso electoral 2018, no hay con veracidad, solo especulaciones sobre las preferencias de los electores católicos o evangélicos, en torno a un candidato en particular. Erróneamente ante la comunidad católica, representada por los creyentes a través de movimientos de familias o el Frente Unido por la Familia, o similares, como la Unión de Padres.

Los tres debates presidenciales organizados por el Instituto Nacional Electoral, han sido una bendición para quien desee conocer la verdad. Con un poco de lecturas y reflexiones. La gente puede, a manera de termómetro o si quiere usted llamarle “santómetro”, observar quién de los candidatos puede hacerse pasar como Mesías ecuménico, que agarra de aquí y de allá, de todos los partidos, y “humildemente” aparentar amar a los pobres, castigar a los corruptos; sentirse el elegido.

Con nuestra vida, los creyentes, los humanos, ensuciamos el nombre de Dios. Hay quien se ha atrevido a sugerir al “Candidato de Dios”, y por cierto es sociólogo-antropólogo, ni creyente ni poeta.

Expresaba el Arzobispo Emérito de Hermosillo, don José Ulises Macías Salcedo, “la gente sencilla, la gente humilde, de nuestro pueblo; reconoce quién tiene olor de santidad; es un don de Dios para nuestro pueblo. Ellos saben quién actúa bien, quién hace el bien, quién obra bien”.

Bien decía Octavio Paz: “La Virgen de Guadalupe ha hecho más por México que todos los políticos juntos”. Y conste que don Álvaro Obregón mandó dinamitar la imagen de la Guadalupana en la persecución de 1926”. A votar.

 

Germán Orozco Mora reside en Mexicali. Correo: [email protected]

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio