Rebasados por “Lidia”

Fotos: Antonio de Jesús Cervantes G..- Personal de Protección Civil de Los Cabos en compañía de la SEDENA evacuaron a familias que habitan en zona de alto riesgo.
 
Edición Impresa Martes, 5 Septiembre, 2017 12:00 PM

Ante una mayor cantidad de precipitación

que trajo consigo la tormenta tropical, el

gobierno, principalmente el paceño, no

tomó las medidas necesarias para

resguardar a la población. A la reunión

preventiva, realizada en la Secretaría

General de la Capital, no asistió el director

del OOMSAPAS La Paz, Héctor García;

además, no se tuvo la participación del

Estado ni de la Federación

Las estimaciones del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) se quedaron cortas para describir la cantidad de lluvia que provocó la tormenta tropical “Lidia” a Baja California Sur; las expectativas fueron superadas con un meteoro que, desde inicio, traía consigo una gran cantidad de agua, lejos de lo que generó el huracán “Odile” en 2014.

“En esta ocasión actuamos basándonos en la experiencia que generó el fenómeno ‘Odile’, de inmediato se desplegó el apoyo de Gobierno del Estado y del Gobierno Federal, así como los funcionarios municipales; aunque son fenómenos diferentes, es una contingencia a la que debemos actuar antes que nos deje graves afectaciones, lo entendimos y buscamos mitigar los estragos”, comentó Arturo de la Rosa Escalante, alcalde de Los Cabos.

Las precipitaciones en el primer día como tormenta tropical (30 de agosto) se calcularon entre los 75 y 150 milímetros; para el día jueves 31 de agosto, el volumen subió de entre los 150 y los 250 y, la noche del jueves 31 de agosto y la madrugada del 1 de septiembre se tuvo el mayor impacto en Los Cabos. Las corridas de arroyos fueron inevitables, al igual que las afectaciones a viviendas.

“Nos llovió jueves más o menos, el viernes nos llovió muy fuerte y ya el sábado pues seguimos en la contingencia, recorrimos cada uno de los albergues para ver que no les falte nada a las personas; acudimos a cada una de las colonias también a evacuar a las familias, que supieran que es un riesgo para la vida, lo material como sea juntos los recuperamos”, reiteró el presidente municipal cabeño.

El Alcalde de Los Cabos, Arturo de la Rosa Escalante día y noche realizó recorridos por los diferentes refugios temporales para revisar las condiciones de la ciudadanía.

De acuerdo a los reportes, “Lidia” tocó tierra en Los Cabos, siguió su paso por La Paz y Comondú; en este último las afectaciones se dieron dos días antes de aproximarse a la zona comundeña, en el tramo carretero Villa Morelos-Ciudad Constitución. Allí se registraron vehículos atascados, incluso unidades de transporte federal, donde fue requerida la intervención de maquinaria pesada y se habilitó un paso parcial, pero la recomendación fue evitar el tráfico.

Mientras tanto, un municipio despreocupado fue sin duda La Paz, pues a 24 horas de la llegada de “Lidia”, las autoridades se confiaron en que el impacto mayor  sería al sur del Estado y no contemplaron los estragos en Todos Santos Pueblo Mágico, El Pescadero, Melitón Albañez, incluso la misma Capital y sus colonias en zona de riesgo.

“Están esperanzados a lo que haga el Gobierno del Estado y dejaron al final la acción municipal”, afirmó uno de los miembros del Comité de Protección Civil en Baja California Sur.

Es preciso mencionar que durante la reunión preventiva, realizada en la Secretaría General del municipio y encabezada por su titular, Juan Carlos González Bareño, se careció de coordinación, al estar ausente el director del Organismo Operador Municipal del Sistema de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OOMSAPAS) La Paz, Héctor García; además, no se tuvo la participación del Estado ni de la Federación.

 

El despliegue de tropas

Con la experiencia en meteoros y buscando prevenir desastres, desde que se supo del posible impacto de “Lidia” en Los Cabos, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a través de la Tercera Zona Militar y el 49 Batallón de Infantería, activó el Plan DN-III-E y desplegó a más de 300 efectivos militares para la zona sur de la entidad.

Con el apoyo de personal de atención médica, alimentaria, seguridad, transmisiones y de rescate, la Zona Militar se declaró lista para atender la contingencia climatológica.

“Entre las acciones más destacadas del Plan DN-III-E, se encuentra la disposición de recursos humanos y materiales de la Secretaría de la Defensa Nacional, con el objetivo de atenuar los efectos de desastre, así como el hacer evaluaciones de afectación, delimitación de áreas dañadas, evacuación de la población y el establecimiento de albergues”, afirmó Luis Durán Huerta, Capitán Segundo de Infantería.

De manera que desplegaron personal para atención en caso de desastre y establecieron un albergue para conocer la capacidad de reacción, además de un centro de operaciones desde La Paz, donde se cuenta con al menos 14 equipos de radiocomunicación en banda militar, para mantener informado vía satélite al Estado a nivel nacional.

“Establecimos un centro coordinador de operaciones, para de aquí continuar con el despliegue de las tropas y mandarlo a las áreas. Saldrá a reforzar los trabajos que van a hacer para minimizar de alguna manera los efectos de estas tormentas”, confió Alejandro Macías Sifuentes, Mayor de Infantería de la Zona Militar.

Si bien los militares consideran importante el despliegue previo al fenómeno tropical, durante y después de los efectos, personal de la Sedena realiza un mayor número de operaciones para apoyar en el restablecimiento; sin embargo, con el fin de mantener seguro a Los Cabos, recordando las afectaciones tras el paso de “Odile” en 2014, se han trasladado tropas hasta ese municipio para atender los refugios temporales y evitar actos de rapiña.

“Nuestro personal administrará los albergues o refugios temporales, y aparte hay gente en coordinación con Seguridad Pública para llevar a cabo recorridos en aquellas áreas donde se pueda llevar a cabo pillaje, es muy importante que la población se sienta segura”, refirió el Coronel Enrique Rangel Carvajal, Comandante del 49 Batallón de Infantería.

Con el fenómeno tropical encima, familias enfrentan riesgos al proteger sus pertenencias, pues en años anteriores, se resguardaron en refugios temporales, pero, aunado a  los daños por la contingencia, sufrieron por robos en sus hogares.

“En cada una de las colonias que evacuamos a las familias, dejamos de apoyo en la seguridad a personal de la Sedena y Marina, así como Policía Municipal para que cuiden las pertenencias de las familias, hemos estado muy pendientes de evitar que haya efectos de rapiña y en eso tenemos que aplaudir a las fuerzas de seguridad de los tres niveles”, informó el alcalde Arturo de la Rosa Escalante a ZETA.

Alrededor de 20 mil turistas aún permanecen en el municipio de Los Cabos en sus respectivos hoteles, los cuales pasaron los embates de Lidia.

Para lograr el traslado de las familias se utilizaron camiones colectivos para transportar a las personas, con 16 brigadas en todas las zonas susceptibles o calificadas de riesgo y alto riesgo, requiriendo de 800 elementos civiles y militares para dichas labores.

“Fueron evacuadas algunas zonas como Caribe, Lagunitas, Lagunitas Premier, Tierra y Libertad, El Progreso, La Esperanza; diferentes colonias de Cabo San Lucas. A la par se llevó a cabo en San José del Cabo, en la parte de Vista Hermosa, Cañada de los Perros, El Tildillo, en diferentes zonas que se inundan y que ya conocemos”, agregó el presidente municipal de Los Cabos.

Pero una vez que el meteoro se localizó a 145 kilómetros al sur-sureste de Cabo San Lucas, personal militar y de Protección Civil y policial acudió a las diferentes colonias situadas en zonas de riesgo para efectuar una última revisión y evitar que cabezas de familia se hayan quedado a cuidar sus pertenencias, “después de la evacuación de cientos de familias, volvimos a las colonias, con un último chequeo de las viviendas con el fin de que nadie se quede en sus casas a cuidar sus pertenencias, no queremos poner en riesgo nadie, las colonias están siendo vigiladas por los cuerpos de seguridad”, reiteró el edil cabeño.

 

Damnificados

“Respecto a las evacuaciones, todo ocurrió sin mayores contratiempos. Recorrimos los diferentes refugios temporales, contamos con una población importante y continuarán llegando próximas horas, fue una actuación oportuna y con muy buena logística, con apoyo de militares y el Estado, con el alcalde acudimos a revisar las condiciones en que se encuentran los centros y que estén bien equipados”, declaró Francisco Javier García, delegado municipal de Cabo San Lucas.

En las estimaciones de los refugios temporales se calculó un aproximado de 600 personas albergadas durante la primera noche en Los Cabos; la Sedena atiende los ocho refugios temporales en Los Cabos y uno en El Pescadero, en La Paz.

Ya en el segundo día y después de recibir a más familias durante la madrugada, se tuvo una contabilización de más de mil 400 personas albergadas en Los Cabos, mientras que en La Paz, apenas faltando menos de ocho horas para el impacto, se abrió el refugio temporal en la Escuela Primaria “Emma Isabel Osuna”, en la colonia Cárdenas, y el de la Primaria “Vicente Guerrero” en Loma Linda.

El temor de inicio fue la intensidad de las lluvias, incluso la Comisión Nacional del Agua (Conagua) informó que en solo tres días estaría lloviendo por encima de la media anual en Baja California Sur, donde el promedio es de poco más de 150 milímetros, por ello se establecieron “cuatro albergues en San José y dos en Cabo San Lucas, y dos más habilitados; se indicó en un principio que se establecerán esos albergues momentáneamente”, , expuso Enrique Rangel Carvajal, Comandante del 49 Batallón de Infantería.

Días antes del impacto del meteoro, la Tercera Zona Militar movilizó equipo de rescate, atención y protección a la zona sur del Estado, un aproximado de 200 elementos resguardaban Los Cabos, incluso 24 horas previas al impacto, 100 más acudieron para prestar apoyo y 90 fueron movilizados a Todos Santos.

“Queremos ganarle al tiempo y que no nos agarren las prisas. Todos Santos también va a ser muy afectado”, advirtió el mando militar.

Hasta el cierre de esta edición se contaba con ocho albergues habilitados en Los Cabos y con posibilidad de habilitar hasta 18, mientras que en La Paz se cuenta con dos. Además, la Asociación de Empresas Hoteleras de Los Cabos dio a conocer que se contaba con más de 20 mil turistas en sus diferentes hoteles “con actividades normales que permite el clima”.

Familias enteras llegaron desde la noche del miércoles 30 de agosto a los diferentes refugios, los primeros en recibir personas fueron los de  la Escuela Primaria “Fernando I. Cota Sandez”, de la colonia Lomas del Sol, y el de “Héroes del 47”. Algunas madres llegaron solas con sus hijos, algunos enfermos, por lo cual también recibieron atención médica.

Las colonias que principalmente fueron abandonadas son: Lagunitas, Lagunitas Premier, Caribe Bajó y la invasión, Ampliación Progreso, Tierra y Libertad en Cabo San Lucas; así como el Vado de Santa Rosa y El Tildillo en San José del Cabo.

Hubo dificultadas para llegar al municipio de Comondú vía carretera, en el tramo de Villa Morelos – Ciudad Constitución las malas condiciones de la carretera provoca que vehículos se atascaran

Al menos tres días previos al cierre de esta edición, fueron atendidas las familias albergadas, a todos se les brindó agua y comida, un lugar aceptable para dormir y atención médica.

De igual forma, los tres niveles de gobierno se encargaron de resguardar las zonas más afectadas y de evitar que imprudentes cruzaran arroyos.

Por otro lado y abusando de la confianza de que la estrategia la toma el Estado, en La Paz la acción del alcalde Armando Martínez Vega fue muy relajada, las evacuaciones se hicieron con los efectos de “Lidia” encima, no hubo mucha convocatoria, casi echando a la suerte lo que pudiera pasar.

 

Los riesgos

Luis Alfonso Martínez Plata, director local de la Conagua, destacó que en su caso “encontramos en una revisión previa, arroyos de Los Cabos principalmente que están taponados por escombro, o empresas que le quisieron ganar terreno al cauce, y eso provoca afectaciones a la hora de la corrida de arroyos”.

Datos obtenidos por ZETA refieren que alrededor de 25 mil personas habitan en zonas de alto riesgo, con mayor concentración en La Paz y Los Cabos, es decir, zonas de arroyo y en puntos susceptibles a inundaciones, escurrimientos o colonias que naturalmente son camino de cauces de agua.

En Los Cabos, algunos arroyos detectados con problemas por parte de la Conagua son:

*  Arroyo San José parte alta y baja.

* Arroyo Salto Seco.

* Arroyo El Saltito.

* Vado Santa Rosa.

* Cauce de El Zacatal (uno de los más riesgosos, debido a que no se respeta el flujo natural).

Al respecto, el municipio indicó que se revisó cada uno de ellos, con el fin de limpiarlos y disminuir los riesgos. Sin embargo, se reveló la lista de colonias en riesgo en Los Cabos:

San José del Cabo.- Parte sur de Santa Anita, San Bernabé, Arroyo El Zacatal, Vado Santa Rosa, Cañada de los Perros, El Tildillo y La Choya.

Cabo San Lucas.- Lagunitas I y II, Lagunitas Premier, La Esperanza, Los Cangrejos (parte sur), Caribe Bajó y la invasión, Arroyo Salto Seco, Tierra y Libertad, Ampliación Progreso, 4 de Marzo, Lomas del Sol, Los Venados y parte oriente de Miramar.

En el caso de La Paz, se cuenta con zonas de riesgo como Márquez de León y Ampliación, El Cardonal, Ampliación El Mezquitito, parte del fraccionamiento Juárez (por donde desemboca la calle Nueva Reforma), Vista Hermosa, Villas de Guadalupe, Lagunitas, El Pescadero, El Cardoncito y cercanías al Arroyo Calandrio.

En vista Hermosa, la ciudadana María Gutiérrez y su familia prefieren pasar los estragos en su hogar, el cual cuenta con un cuarto de material y otro de lámina y cartón.

“Vamos a pasar ‘Lidia’ aquí en casa, por lo menos tenemos un cuarto de material para resguardarnos, ya dejamos mejor espacio para las familias que no tienen cómo protegerse”, compartió.

Mientras tanto, a los alrededores y en pleno impacto, se escuchaban las láminas volar y el estruendo de los vientos en las viviendas, al tiempo en que finalmente se hizo la solicitud de Declaratoria de Desastre en los cinco municipios para atender las necesidades de la población durante la contingencia.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio