Despiden a más policías de los que entran

Fotos: Ramón T. Blanco Villalón
 
Edición Impresa Lunes, 11 Septiembre, 2017 12:00 PM

La Policía Municipal de Tijuana enfrenta al enemigo entre sus filas. En nueve meses, 93 elementos han sido removidos de sus cargos, mientras que solamente 50 han ingresado a la corporación. Pese a que existen 160 plazas listas para ocuparse, el entorno de Tijuana dificulta el reclutamiento de nuevos policías, y con ello se agrava el déficit de más de 7 mil agentes que hacen falta para vigilar la ciudad

La madrugada del 6 de septiembre, una familia sorprendió a tres hombres armados con un revólver calibre .38 y una pistola 9 milímetros, mientras robaban su hogar en la colonia Francisco Villa.

Cuando agentes de la Policía Municipal de Tijuana llegaron al lugar para responder a la llamada de emergencia, encontraron a uno de sus compañeros entre los delincuentes.

Se trata de Juan Luis Ramírez Carbajal, con 15 años como agente municipal y asignado al distrito Los Pinos. El policía había logrado robar 8 mil pesos junto a sus dos cómplices, cantidad que fue recuperada por los agentes municipales.

Juan Luis, ahora preso, se presentaría dentro de una semana en el Centro de Evaluación y Control de Confianza para someterse a los exámenes que determinan la permanencia de policías municipales y estatales en Baja California.

Los procesos de Evaluación, Control y Confianza se componen de cinco aspectos: poligrafía, psicología, investigación socioeconómica, médica y toxicológica.

Del 1 de diciembre de 2013 al 31 de julio de 2017, 805 policías de las cinco corporaciones municipales, la Policía Estatal Preventiva (PEP), la Policía Ministerial de Investigación y la Policía Estatal de Seguridad y Custodia Penitenciaria, han reprobado estos exámenes. De estos, casi una cuarta parte, 178 formaban parte de la Policía Municipal de Tijuana.

Mientras que en la presente administración municipal, iniciada el 1 de diciembre de 2016, 93 policías han sido separados de sus cargos, de estos, 41 fueron removidos de manera definitiva y 52 se encuentran suspendidos de manera temporal.

Cadetes de recién ingreso

En contraste, durante este mismo periodo, solamente 50 agentes se han integrado a las filas de la corporación, mientras que otros 15 cadetes se encuentran en la Academia de Policía para graduarse a finales del año.

Esto significa que el número de nuevos policías supera apenas la mitad de aquellos que dejaron de serlo por incumplir con sus obligaciones.

Una de las causales de baja más preocupante es que algunos de ellos cuentan con antecedentes delictivos en Estados Unidos, ya sea por tráfico de droga o por cruzar como indocumentados.

Otras razones, explica la síndico procuradora de Tijuana, Ana Marcela Guzmán, incluyen abuso de autoridad, lesiones, falsedad de declaraciones, robo, consumo de sustancias psicotrópicas y estupefacientes, así como extorsión.

 

Dos quejas contra policías al día

En poco más de nueve meses, la Sindicatura Procuradora de Tijuana ha iniciado 520 investigaciones contra policías municipales, de estas, 192 expedientes se han turnado a la Comisión del Servicio Profesional de Carrera.

Las investigaciones, explica la síndico procuradora, derivan de quejas interpuestas por ciudadanos, o bien, cuando la dependencia tiene conocimiento del actuar indebido de los agentes municipales a través de redes sociales o medios de comunicación.

De los 192 expedientes turnados a la Comisión, presidida por Marco Antonio Sotomayor, secretario de Seguridad Pública de Tijuana, en 91 casos se ha solicitado iniciar el procedimiento correspondiente porque los agentes incumplen con las obligaciones establecidas en la Ley.

La funcionaria municipal detalla que en 58 casos se aplicaron procedimientos correctivos disciplinarios y en 33 más se dictaminó responsabilidad administrativa por diversas causas como lesiones, abuso de autoridad, falsedad de declaraciones, allanamiento de morada y realizar detención de manera indebida.

De los 192 expediente turnados a la Comisión, 101 policías no cumplen con los requisitos de permanencia, 57 de ellos porque no aprobaron la Evaluación de Control y Confianza, 43 por faltas injustificadas y uno por consumo de sustancias psicotrópicas y estupefacientes.

“Otros cuentan con antecedentes penales, han acumulado más de dos sanciones o procedimientos en un año, o porque acuden al servicio en estado de ebriedad”, explica Ana Marcela Guzmán.

Entre los casos que la síndico destaca están dos integrantes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) acusados de despojar de 200 mil pesos en efectivo a empleados de una casa de cambio. Los hechos ocurrieron cuando los agentes estaban asignados como escoltas del encargado de despacho de esta dependencia en la administración pasada.

Entre las prácticas, el campo de tiro

Una vez que la Sindicatura encontró elementos suficientes para presumir que los ex escoltas incumplieron sus obligaciones legales, se les inició un procedimiento de responsabilidad administrativa.

“Si de la investigación consideramos que existen suficientes elementos para sacar de la actividad al elemento, toda vez que, de continuar en el servicio, causaría un mayor daño, es por eso que decidimos la suspensión preventiva”, explica Guzmán.

Para evitar que los policías presenten una demanda laboral por ver sus derechos laborales vulnerados con estas suspensiones, el Ayuntamiento continúa pagando el 30 por ciento de sus salarios.

En administraciones pasadas, algunos ex agentes cobraron millones de pesos en salarios caídos e indemnizaciones cuando fueron despedidos de manera inmediata.

A pesar de que la Sindicatura ha recibido cientos de quejas contra los policías municipales, su titular asegura “no nada más hay malos elementos, también hay que reconocer los buenos. No por malos, van a pagar justos”.

 

Tijuana, tierra infértil de policías

A diferencia de otras ciudades en Baja California que no disponen de suficientes plazas administrativas para contratar policías municipales, Tijuana cuenta con 160 espacios en la corporación, ya aprobados por Oficialía Mayor para ser ocupados, pero los candidatos no han resultado los idóneos.

Marco Antonio Sotomayor, secretario de Seguridad Pública Municipal, refiere que representantes de la dependencia acudieron a preparatorias, universidades, ferias de empleo, bolsas de trabajo plazas comerciales e incluso al cuartel militar para realizar una preselección de posibles policías.

Sin embargo, cuando estos precandidatos acudieron a realizar las evaluaciones de Control y Confianza para ingresar a la Academia de Seguridad Pública del Estado, no aprobaron los exámenes.

“En Tijuana tenemos  una complicación más grave. El porcentaje de aprobados en la Evaluación de Control y Confianza es menor que la de Mexicali y otros municipios, en gran medida por el entorno de la ciudad, muchos tienen vínculos o familiares ligados a la delincuencia, o bien, tienen problemas de consumo de drogas”, detalla Sotomayor.

Para ocupar estas 160 plazas, tanto para Policía Comercial como Activa, el secretario planea la contratación de una empresa de reclutamiento que se dedique a buscar candidatos que cumplan con los requisitos y los canalice a la Academia.

Sin embargo, los requisitos básicos no determinan su ingreso, ya que esta depende de la Evaluación de Control y Confianza, por lo que la Secretaría solicitó que el pago a la empresa se realice por candidato que apruebe este examen, pero la propuesta no ha sido aceptada por alguna de las compañías interesadas.

Una de ellas aceptó el acuerdo a cambio de un pago de 15 mil pesos por elemento, pero la cantidad supera las posibilidades de la secretaría, así que se continúa en negociaciones.

Sobre aquellos elementos que ingresaron a la Policía Municipal con antecedentes en Estados Unidos, Sotomayor apunta que podría tratarse de algunos que ingresaron a la Policía Comercial, en la cual no se aplican los exámenes de Control y Confianza, y de ahí pedían su cambio a la Policía Activa.

Por este motivo, los próximos policías comerciales serán sometidos al mismo proceso de admisión que los municipales.

La vida y disciplina en la Academia

De los 2 mil 200 elementos que conforman la Policía Municipal de Tijuana, 2 mil 070 se encuentran en funciones.

El número queda muy por debajo de los 9 mil 947 policías con los que Tijuana debería contar, de acuerdo con estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que en el año 2010 recomendó 300 policías por cada 100 mil habitantes.

Si el plan de reclutamiento funciona, Marco Antonio Sotomayor proyecta solicitar la apertura de 500 plazas para la corporación en 2017 para abatir el déficit que la ciudad registra.

 

De 25 mil interesados a mil 400 cadetes: buscando al policía idóneo

Como director de la Academia de Seguridad Pública del Estado (ASPE), donde se forman los agentes de las ocho corporaciones municipales y estatales, Fernando Sánchez González tiene claro que el trabajo del policía “requiere de un perfil muy específico porque son personas que van a asumir la responsabilidad de proteger y servir a la comunidad, de vigilar el orden y la Ley, de tomar decisiones en fracción de segundos que pueden salvar una vida o su propia vida y tener control de sus emociones y temple”.

La Academia, localizada sobre la Carretera Tijuana-Tecate, es el único lugar donde se forman los próximos elementos de las cinco policías municipales, de la Policía Ministerial de Investigación -perteneciente a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE)- de la Policía Estatal Preventiva (PEP) y de la Policía Estatal de Seguridad y Custodia Penitenciaria estas dos pertenecientes a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE).

Desde noviembre de 2013, cuando inició la actual administración estatal, 25 mil personas ha aplicado a las diferentes convocatorias publicadas; 13 mil 500 cumplieron con los requisitos establecidos en la Ley para ingresar a las fuerzas del orden, por lo que fueron canalizados para que se les realizaran las evaluaciones de Control y Confianza.

Después de este filtro, solamente 2 mil 271 cubrieron con el perfil establecido para los puestos que establecieron, y de estos, mil 799 ingresaron a los cursos y han egresado mil 441 elementos de corporaciones municipales y estatales.

A esta cifra se suman 400 elementos de la PEP, Policía Ministerial y de la Policía de Seguridad y Custodia Penitenciaria, capacitados bajo el modelo policial de Policía Acreditable.

Más allá de los primeros filtros de selección como la estatura de 1.60 metros en hombres y 1.55 metros en mujeres, la escolaridad, la edad que varía de los 18 hasta los 45 años según la corporación y la cartilla militar, Sánchez González asegura que se buscan capacidades como “dialogar, resolver conflictos o investigar”.

El director de la Academia indica que la edad promedio del cadete oscila entre los 28 y 30 años de edad. De los mil 441 egresados de 2013 a la fecha, 106 forman parte de la PEP, 513 del Sistema Penitenciario, 281 de la Policía Ministerial y 541 de las distintas policías municipales.

“Hay dos tipos de cadetes, quienes tienen la vocación de servir, de trabajar en beneficio de la sociedad y otros que ciertamente la ven como una oportunidad laboral. En los dos casos, la formación policial bajo un sistema semi militarizado que fortalece los valores y principios”, detalla el funcionario estatal.

Nueve de cada diez cadetes que ingresan a la Academia, concluyen su preparación, lo que representa uno de los mejores niveles de eficiencia en el país.

A excepción de los cadetes a custodios que tienen una capacitación de cuatro meses, el resto de la corporación pasa seis meses en un esquema de internado de lunes a sábado con actividades que inician a las cinco de la mañana. Como apoyo, la secretaría otorga una beca mensual de 4 mil 300 pesos.

Cada año, ingresan dos generaciones de policías. La actual está conformada por 209 cadetes, 31 de la Policía Ministerial de Investigación, 10 de la subdivisión de Policía Cibernética en la PEP y 44 como custodios penitenciarios.

De los 120 policías municipales que se encuentran en formación, 15 corresponden a Tijuana, 42 a Mexicali, 60 a Ensenada y tres a Rosarito. Aunque Tecate solicitó cinco plazas, ninguno de los candidatos fue aprobado.

Otro concepto de ingreso a las fuerzas policiales el de asimilación, en el que un agente activo o en retiro de otra corporación o del Ejército, solicita su cambio. En el caso de Tijuana, 23 elementos ingresaron por esta vía en 2015 y en 2016, 66 más. Este año, 30 elementos han sido integrados de esta manera.

 

“No podemos seguir arriesgándonos a tener el enemigo en casa”

Desde la fundación de la Academia, en 2001, explica su director que el objetivo es buscar una vocación dentro de los futuros policías. “Ésta es una carrera policial, no es un trabajo temporal. No es un trabajo como cualquier otro”, apunta.

También considera que las evaluaciones buscan encontrar “el perfil de que tienen vocación de proteger y servir, no podemos seguir arriesgándonos en tener el enemigo en casa ni tener a policías que tengan otros intereses ajenos a la seguridad. Necesitamos que la sociedad confíe en los policías”.

Sin embargo, no solo se trata de la formación inicial, sino de la capacitación continua para que los elementos avancen en su profesionalización. Por ese motivo, se imparten las licenciaturas en Seguridad Pública e Investigación Policial, así como

una maestría en Ciencias Forenses en coordinación con la Universidad Estatal de San

Diego. En esta administración, 501 elementos han egresado de licenciatura, y de la maestría, 139 más.

Mientras que más de 3 mil policías han tomado cursos de actualización, mil 226 de especialización como diplomados para los mandos, y en el Nuevo Sistema de Justicia Penal, se ha capacitado a 17 mil 949 alumnos.

 

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio