Carnaval nomás “para cumplir”


 
Noticias del día Domingo, 25 Enero, 2015 08:46 AM

A duras penas, este año se realizará el tradicional Carnaval de Ensenada, todo porque el gobierno municipal encabezado por Gilberto Hirata Chico le dio poca importancia al mismo, y “al cuarto para las doce” recordaron que se trata del evento más relevante que se realiza en el puerto, porque reactiva el turismo y la economía en general de todos los sectores. La fiesta está  programada para celebrarse del 12 al 17 de febrero. Poco sirvió que el primer edil formalizara la organización de la fiesta carnavalesca y creara el Comité de Festejos de Ensenada (COMIFE),  pues pensó que por obra y gracia divina todo se haría, a decir de ex empleados que revelaron a ZETA que la autoridad los dejó morir solos y que el nombrado encargado del COMIFE, Alfredo Mendoza, ni sabía organizar carnavales, pero tampoco recibió ningún tipo de indicaciones, asesoría, ni apoyo. Dinero, menos. Cuando vio que el año terminaba y no se avanzaba nada en la organización del Carnaval, y empezaron a llegar las deudas y la amenaza de ser echados de la oficina que rentaban, Mendoza puso pies en polvorosa y renunció, previo al Primer Informe de Gobierno de Hirata. Una y otra vez hizo antesala para ser recibido por el alcalde para exponerle la urgencia de agilizar la tramitología del comité, pero nunca le abrieron la puerta. Se hartó. Ex empleados contratados para organizar el festejo afirman que ya iban avanzados en la preparación del programa, el tema, el diseño y la difusión de convocatorias por las redes sociales, porque dinero no había para la contratación de publicidad en los medios tradicionales. Y porque faltando un mes para la realización del festival, aún no se formalizaba la titularidad del COMIFE, su registro ante Hacienda, y, por ende, no había ni cuenta bancaria para pagar a los empleados o recibir patrocinios. “Y no hubo dinero para pagar la luz, agua, teléfono, renta, sueldos, mobiliario, computadoras, papelería… todo lo que se necesita para operar. Y se paró todo”, relatan. “Hasta que Hirata dio muestras de vida y pensó ‘¡ah, caray, ya viene el Carnaval!’”. Tuvo que tirarle la toalla el frustrado director del COMIFE, Alfredo Mendoza, para que la autoridad municipal reparara que se necesitaba un director, y con él, un director operativo para hacer la talacha. Eligió al contador, con trayectoria en agrupaciones civiles, Ramiro Zúñiga Tapia, y a Salvador Tapia, quien se ha encargado de la organización en muchas ediciones pasadas del Carnaval, aunque a veces en medio de la polémica o señalamientos de irregularidades. “Pero jamás hubo una reunión con quienes ya trabajábamos en la organización del evento para conocer los avances, las convocatorias, cuantos espacios se habían vendido, cuántas comparsas y carros alegóricos se habían registrado. Simplemente nos ignoraron como si no existiéramos, tal vez pensando que nos cansaríamos y nos iríamos sin cobrar los salarios devengados”, se quejan. ¡Ah!, porque el Ayuntamiento todavía les debe alrededor de 200 mil pesos por concepto de honorarios, que supuestamente esta semana ya deberían ser saldados, toda vez que se hizo la entrega recepción del COMIFE y su registro formal. Pero siguen a la espera. El sentir de los hasta hace unos días  involucrados en la organización del Carnaval es que el alcalde Gilberto Hirata Chico no toma en serio el evento, con su apatía, dejadez y hasta ignorancia: “No se da cuenta que el Carnaval reactiva en gran forma la economía de nuestra ciudad. Los hoteles se llenan, los restaurantes también registran mucha clientela, el comercio en general. Ganan quienes construyen carros alegóricos, quienes los diseñan, quien vende el material, quien diseña los vestuarios para las cortes y comparsas. Todo el mundo gana y circula el dinero en Ensenada”.  Consideran que la edición 2015 del Carnaval estaba predestinada para ser uno de los mejores en la historia del puerto, trabajando para ello desde agosto de 2014, pero dejados “a la buena de Dios” por la autoridad. “Se pasó el tiempo y ahora están improvisando una fiesta que, aunque sabemos que tendrá su corte y desfiles, no será lo espectacular que merece Ensenada”, refieren. Broncas y cambios Después de tres meses de no pagar la renta, los empleados contratados por el COMIFE fueron echados, ya les había sido suspendido el servicio de internet y televisión por cable, del adeudo de agua perdieron la cuenta, el recibo de la luz por pagar ascendió a 3 mil 600 pesos, y cuando se las cortaron, tuvieron que recurrir al “diablito” para poder seguir trabajando. Los muebles y computadoras eran prestados. El Carnaval es posible gracias a patrocinios de particulares y venta de concesiones, llegaban comerciantes interesados en espacios, pero no había manera de cerrar tratos, pues no había recibos ni cuenta bancaria para los depósitos. Hoy el local que ocupaba el COMIFE, en la colonia Maestros, luce solo y abandonado, con unas plataformas a medio empezar y un rollo de cable tirado en el suelo. Dicen que lo que mal empieza mal acaba, y el Comité de Festejos de Ensenada fue creado precisamente un día antes del Carnaval 2014. De ahí se tiraron a la chorcha. Además de las irregularidades, señaladas por Sindicatura Municipal en su momento,  sin constituirse -oficialmente- como paramunicipal, ante las instancias hacendarias emitieron recibos y facturas.  Firmaron un contrato con Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma por 6 millones 450 mil pesos, a cambio de tres años de exclusividad, cantidad que deslumbró a la autoridad municipal, “pero con la que se vieron ilusos nuestros funcionarios”, consideran los entendidos. El ex titular del COMIFE reportó una utilidad de 3 millones 265 mil pesos, más 1.8 millones de fondo de las arcas del Ayuntamiento, que con la aportación parcial de la cervecera, dan 7 millones 482 mil pesos. Pero las cuentas no salen. Se habla de una partida aprobada de 1 millón 900 mil pesos. “Así qué dinero hay”, dice Salvador Tapia, el bateador emergente para organizar el Carnaval, fiesta que cuesta de 4.5 a 5 millones de pesos. Por ello, la principal responsabilidad por parte del organizador, como lo enfatiza Tapia, es negociar y allegarse los recursos. Ello a base de renta de espacios comerciales, concesiones con empresas refresqueras, restaurantes, juegos mecánicos; para el elenco artístico, convenio con cadenas de televisión. Y en esta edición, a diferencia de las anteriores en que el comité mandaba hacer diez carros alegóricos y los pagaba, se buscará “venderlos” a empresas “para aminorar la carga económica”.  Un carro alegórico llega a costar hasta 50 mil pesos. Tapia tomó la estafeta sin saber con cuántos recursos se contaba y cuánto hay que recabar, pero muy confiado en su experiencia de varios carnavales organizados y su poder de convocatoria y negociación. Aunque otros cuestionan su honradez, como también el nepotismo en que incurre el COMIFE,  al incluir en el equipo a un hijo de Tapia. A lo que éste responde que al ser una empresa externa contratada por la paramunicipal, a su vez tiene la libertad de contratar a quien necesite. El Carnaval de Ensenada 2015 tendrá como tema “Historias  y Estrellas de Hollywood”, como lo decidió el anterior organizador, y así se quedará. No habrá mayores cambios, anuncia Tapia, también conductor del programa de televisión “Noches Espectaculares”: “Tenemos el problema de que hay mucha gente que cree que le vas a dar ‘borrón y cuenta nueva’ al asunto”. Dice que ya se acercaron con los constructores de carros alegóricos, diseñadores, comparseros  y demás que ya estaban trabajando, para no empezar de cero. “Ya están listos para empezar a trabajar, solamente estamos esperando que termine de hacerse la parte administrativa, de la entrega de recepción del COMIFE al contador público Ramiro Zúñiga Tapia, para que inmediatamente después nos digan qué podemos hacer con todo lo que es la contratación”. Pasó una semana más, y apenas concluyeron el acta de entrega-recepción, y llegó otra más y, al cierre de esta edición, anuncian una rueda de prensa para ver en qué quedó todo. Por lo pronto, el alcalde Gilberto Hirata Chico instó al nuevo titular del comité, a manejarse en apego a la normatividad vigente. Hasta en Sindicatura ven con optimismo que se trate de un contador público, pues tendrá muy clara la responsabilidad de manejar y clarificar los recursos y procesos en apego a la Ley. Hasta hace unos días era contador interno del Instituto de Cultura y Desarrollo Humano. Tiene 30 días para hacer observaciones o comentarios respecto a las condiciones o anomalías en que recibe la paramunicipal Dicen muchos que Zúñiga se sacó “la rifa del tigre” con el nombramiento. Al quite El 30 de diciembre de 2014, a poco más de un mes de festejarse el Carnaval de Ensenada 2015, Salvador Zúñiga fue nombrado director del Comité de Festejos de Ensenada. Sí, acepta que se sacó “la rifa del tigre”: “Todos nos la sacamos en algún momento del día”.  Está confiado: “Conozco al maestro Hirata desde hace muchos años, el hecho que me esté llamando, habla de su responsabilidad, visión, trabajo, perspectiva… por eso levanté la mano”. Comulga, pues, con la postura municipal: “También pienso que se pueden hacer las cosas en grande”. Rotario y Tostmaster internacional, Zúñiga asegura que aun con la premura va a sacar el Carnaval adelante, pero sin perder de vista los lineamientos y normatividad. Contrario a lo que pasó con Alfredo Mendoza, el nuevo titular del COMIFE argumenta que Sindicatura lo orientó, e hizo énfasis en los puntos clave para no incurrir en algún error u omisión: “Se agradece la disponibilidad, tener un apoyo por parte de quien te está observando”. Zúñiga se asume con nervios pero contento, “me empiezo a tranquilizar cuando la gente empieza a colaborar”, dijo  al momento  en que se registró la primera candidata a reina y el primer aspirante a “Rey Feo”, aunque todavía sin serle entregada el acta administrativa para conocer las condiciones de la paramunicipal. Promete en un mes intensificar la publicidad en redes sociales, en medios de comunicación, así como la promoción en el Sur de California, con el apoyo del Departamento Internacional del Municipio. — Entonces, ¿están fluyendo las cosas para el Carnaval?, pregunta ZETA. “Y van a fluir más, con la Escénica abierta…”. Ya se aclararán las cuentas Lo importante es que salga el festejo, pareciera ser la premisa al ver cómo se alenta el proceso para dejar claro del todo las condiciones del COMIFE y tras bambalinas del Carnaval. Corresponderá al nuevo titular de la paramunicipal, Salvador Zúñiga, no a Sindicatura,  “detectar o señalar anomalías”, aclaró el síndico procurador Iván Barboza. Adelanta que comparecerá en su momento, asistido con su abogado -como contempla la ley-, el ex titular del COMIFE, Alfredo Mendoza. Hablando de números, precisa que el Carnaval 2014 no tuvo utilidades ni ingresos propios. Cuenta con un remanente autorizado por la Ley de Ingresos por 1 millón 900 mil pesos. Hay investigación en proceso, de acuerdo a observaciones del área de Fiscalización. Presuntos gastos sin comprobar, anticipos, adeudos, no registro de Hacienda. Todo lo resume como “errores de la pasada COMIFE en sus ‘usos y costumbres`”. Lo bueno que el nuevo titular de la paramunicipal, “entendió el mensaje”, indica Barboza, al que le enfatizaron paso a paso la normatividad que falta por cumplimentar, así como sus obligaciones, para que las cosas se hagan bien pese “a las prisas”. “Por primera vez hemos tratado de ser preventivos”, presume el síndico procurador, quien también resalta que siendo contador público el nuevo titular, sabe muy bien su tarea y responsabilidad. Además advierte: “Seguramente van a comparecer varios funcionarios”. Carnaval “ni para atrás, ni para adelante” Mientras los funcionarios y organizadores del Carnaval de Ensenada 2015 se hacen bolas, por primera vez en 50 años está arrinconado y no fue requerido Susano Ibarra “Popotitos”, florista, diseñador de vestuario y varias veces “Rey Feo”. “Desgraciadamente la gente auténtica carnavalesca de Ensenada ya se murió…”, aprecia ante la alicaída fiesta. “Es pura gente de las colinas, que creen que el Carnaval se limita a cerrar la calle, emborracharse y patear el bote”, critica quien el año pasado fue homenajeado por el alcalde Gilberto Hirata Chico, por su trayectoria dentro de la festividad. A su parecer, el presidente municipal no desestima el Carnaval, “el pobre de Hirata no se la acaba con lo que le dejó (Enrique) Pelayo: calles destruidas, baches, basura, desastre”. Eso sí, denuncia que todas las administraciones nada más han visto el evento como un negocio. Y ahora ni eso, por  las carreras. “Popotitos” sabe que muchas cosas ya deberían estar hechas, y algunos carros alegóricos apenas se estará construyendo una semana antes, “va a salir una cochinada”, estima. Las inscripciones para participar como candidato a rey bajo el esquema voto-dinero, lo considera carísimo, 10 mil a 20 mil pesos, a dos rondas. “Si voy perdiendo, digo, a la madre, mejor me quedo con el dinero”. No hay dinero, ni cuentas claras, resume. Y en cuanto al Carnaval de año tras año opina: “Igual, ni para atrás ni pa’ adelante… no hay interés”.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio