Fríos y reales números (ya los sabe el gobernador)


 
Sortilegioz Viernes, 5 Septiembre, 2014 10:00 PM

De unas semanas a la fecha, el gobernador de Baja California, Francisco Arturo Vega de Lamadrid, va de acto en acto, hablando maravillas de las condiciones económicas del estado. No solo declaró que había más empleo en base a las altas al Seguro Social, sino que la industria maquiladora había tenido un crecimiento superior al 5 por ciento. También informa de sus frecuentísimos viajes a la Ciudad de México -en promedio y desde que tomó posesión, una vez por semana- y de los millones de pesos que, cada que va, se trae en inversión para el Estado y sus municipios. Lamentablemente los efectos del discurso triunfalista del mandatario y los millones de pesos que dice lograr para sacar adelante a esta región, no se reflejan en la realidad de las familias. Lo cierto es que los mercados han registrado una disminución en la adquisición de productos alimenticios, escasean los trabajos, cierran las empresas y los ciudadanos se ven apretados en términos financieros para satisfacer sus necesidades. El martes 26 de agosto, más de tres mil personas acudieron a la sede del Ayuntamiento de Tijuana. Hicieron una enorme hilera que le dio la vuelta a la explanada. Se cubrieron del sol con sombrillas y gorras, con papeles y documentos oficiales. Esperaron horas sin comer, bebiendo de la vendimia local y aguantándose las ganas de ir a cumplir con otras necesidades. Estuvieron ahí más de tres horas, con la esperanza de obtener una de las becas para escolares que promedian los 500 pesos. Esa es la realidad. Las familias bajacalifornianas tienen muchas dificultades no solo para comprar alimentos, sino para cubrir otras necesidades como educación, vivienda y transporte. A pesar de que el gobernador ha escuchado de estos temas, y acaso los ha leído -por lo menos aquí en ZETA hemos dado cuenta de la crisis económica que atraviesan los diferentes sectores productivos y sociales-, sus acciones no habían ido en camino de escuchar, aceptar y trabajar para solucionar los problemas. Más bien se ha revelado cómo a Don Francisco Vega, la crítica, así sea de aportación, le molesta. Pero lo que sucedió en la semana que termina, quizá le dio un mejor panorama de lo que está sucediendo en términos de crisis financiera y económica entre los bajacalifornianos. Resulta que serios y estudiosos como son, en El Colegio de la Frontera Norte que preside el doctor Tonatiuh Guillén, prepararon con herramientas científicas, investigación de datos duros y reales de sectores, instituciones bancarias, descentralizadas del gobierno, institutos de seguridad y otras dependencias, un estudio “Relativo al Comportamiento Inflacionario, Recesivo y del Nivel de Vida, Asociado al Contexto de la Homologación del IVA en la Región y Franja Fronteriza”. En un sustentado y bien elaborado diagnóstico, los estudiosos del COLEF le plantearon al gobernador, así como a sus colaboradores en materia de economía e invitados de sectores productivos y sociales, la realidad de las afectaciones en la economía fronteriza -el cien por ciento de los habitantes de Baja California- y la recesión en la que nos encontramos. Dicen que el secretario de Desarrollo Económico, Carlo Bonfante, no hallaba dónde esconderse mientras el gobernador escuchaba y ponía cara de desconcierto y preocupación de la realidad, a partir de términos científicos y mediciones reales, además palpables. O quizá no le habían informado sus colaboradores al gobernador la difícil situación, o le habían mentido, porque aseguran quienes estuvieron presentes, que se notó cómo se fue molestando y preocupando al conocer lo que realmente sucede. Para que se dé una idea de lo que fue informado a Francisco Vega: * De enero a abril de 2014, la inflación en Tijuana fue del 2.66 por ciento. En Mexicali, del 2.64%. * La inflación de enero a julio fue del 5.52% en Tijuana, y del 4.58% en Mexicali. Para que mida: la inflación del primer semestre en la República Mexicana fue del 3.8%. * Los precios de productos subieron así: limón, 32.03%;  bistec de res, 19.61%;  pierna, muslo y pechuga de pollo, 19.47%; naranja, 19.07%; plátano, 10.16%; costilla y chuleta de puerco, 8.03%; frijol, 6.52%. * Mientras en 2013 una familia promedio requería en Tijuana, 4 mil 749.6 pesos para adquisición de productos alimenticios, en 2014 necesita 5 mil 141 pesos. * En Mexicali, la familia promedio pagaba por sus productos 4 mil 386.6 pesos en 2013, y este año, para satisfacer la misma necesidad, debe invertir 4 mil 802 pesos. Todo, pues, es más caro. Mientras en la República Mexicana, en promedio, una familia gastaba en su alimentación 4 mil 601 pesos el año pasado, y en 2014 dedica a lo mismo, 4 mil 777 pesos. * En un año, alimentar a una familia promedio en Tijuana, aumentó en 392 pesos, en Mexicali 416 pesos, y en la República, 176 pesos mensuales. * En enero de 2013 había un saldo mensual en cuentas de ahorro en Tijuana de 20.5 millones de pesos; para 2014, esas cuentas registran 3 millones de pesos. * En el primer trimestre de 2013, Baja California registró un crecimiento del 4.1%. En el primer trimestre de 2014, Baja California decreció 1.6%. * En el primer trimestre de 2014, el Instituto Mexicano del Seguro Social registró menos 514 empresas en Baja California. Es decir, los números de los estudiosos de El Colegio de la Frontera Norte son tan fríos como reales. Es lo que se ve y se siente en los hogares y empresas de Baja California, información que ahora ya tiene el gobernador, que no se la dijo ni un aguerrido empresario, ni periodistas críticos, ni la oposición política, ni los activistas, sino los estudiosos de El COLEF. Ojalá ahora sí reaccione el gobierno de Baja California para defender a los ciudadanos de la injusticia social y económica, ante medidas centralistas de un Gobierno Federal que en términos políticos, es ajeno al del mandatario estatal. Y que ahora sí ponga a todos sus secretarios a trabajar en beneficio de los bajacalifornianos, no en sacar provecho de cuanta concesión o licitación hay. Ojalá con estos fríos y reales números, Francisco Vega de Lamadrid haga algo… para mejorar la calidad de vida de todos los bajacalifornianos.

Comentarios

comentarios

Notas relacionadas

Tipo de Cambio