Preocupa a internos de “El Hongo” contraer influenza AH1N1

hongo10.jpg
Ezenario Viernes, 7 febrero, 2014 08:24 PM

Familiares de internos del Centro de Reinserción Social (CERESO) “El Hongo” denuncian casos de presos enfermos a raíz de un brote de influenza AH1N1, mientras autoridades del Sistema Estatal Penitenciario desmienten la versión. Tanto a los reos como a sus familias, les preocupa que no se hayan aplicado vacunas contra el virus dentro del penal, sobre todo por las condiciones de vida que vulneran su salud. Al frío extremo de esta temporada en la zona montañosa donde se ubica el CERESO, se suma la falta de agua caliente en las regaderas y la prohibición de prendas adecuadas como guantes, gorros y termales. Tampoco hay a su disposición bebidas calientes. En resumen, los internos denuncian no contar con lo básico para cumplir su condena con dignidad y respeto a su condición humana. Al respecto, el subsecretario del Sistema Estatal Penitenciario, Jesús Héctor Grijalva Tapia, negó que los internos sufran de condiciones que atenten contra su dignidad y sus derechos humanos, ya que se respetan los protocolos e indicadores implementados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, cuyo personal vigila el cumplimiento de éstos. En cuanto a las limitaciones en vestimenta, aunque por razones de seguridad se prohíben prendas de ciertos colores, con botones o zíper, se permite el uso de guantes, gorros y termales, cuentan con tres cambios extra de uniforme y pueden poseer entre tres y cuatro cobijas.  El subsecretario precisó que el agua caliente se ofrece unas horas al día debido a la capacidad de las calderas, cuestión en la que se trabaja para mejorar los servicios otorgados. De igual manera, expresó que a los internos se les permite el consumo de atole. Respecto a la posibilidad de un brote de influenza en el interior del penal, Grijalva Tapia declaró que no se ha tenido ningún reporte de este tipo, ya que la atención médica a los internos se mantiene en alerta para la detección temprana de cualquier caso de influenza y cualquier otra enfermedad infecto-contagiosa. Por su parte, la Procuraduría de los Derechos Humanos no cuenta con alguna recomendación por condiciones inhumanas. Fue el 15 de noviembre de 2013 cuando cerca de 600 reclusos de los distintos CERESOs en el estado -de una población mayor a 17 mil- recibieron las vacunas toxoide tetánica y contra la influenza. Durante esa jornada, se realizaron exámenes y revisiones médicas a los reclusos, a fin de prevenir enfermedades degenerativas y contagiosas. Por último, se informó que aunque las campañas de vacunación se practican cada mes en estos centros de reinserción social, las dosis contra la influenza no se han aplicado a los reclusos, porque las personas en confinamiento no figuran dentro de los grupos de alto riesgo que manejan las instituciones de salud. Héctor Ortiz  

Comentarios

comentarios

Tipo de Cambio