20.1 C
Tijuana
martes, junio 25, 2024
Publicidad

Recordemos otros agravios

En las postrimerías de 1890, se desata en Francia una terrible persecución contra los judíos, causada por la falsa culpabilidad del militar judío Alfred Dreyfus, que aparecía como espía de Alemania en el ejército francófono. El juicio fue terrible, pues aunque eventualmente quedó claro que Dreyfus era inocente, se requirió la valiente y violenta pluma de Èmile Zola, un escritor y dramaturgo francés, que publicó la histórica carta denominada “J’Acusse” o “Yo acuso”, que por su claridad y honestidad defendía a Dreyfus, descifrando a los verdaderos traidores y exponiendo a la enloquecida opinión pública la verdad que logro detener la ola de antisemitismo.

Otra reacción de ese momento histórico fue la de Teodoro Herce, un periodista judío vienés totalmente asimilado, que llegó a reseñar los acontecimientos de Francia. Él quedó impactado por la violencia de los ataques antisemitas y decidió reaccionar también escribiendo Alt Neu Land (“Vieja y nueva patria”), donde exponía un país judío de “pe a pa”, libro que cimbró a la comunidad judía, creando el deseo de regresar a Israel y fundó el sionismo.


Publicidad


Èmile Zola recibió tremebundos ataques por su epístola, pero logró que el pueblo francés entrara en razón, deteniendo la ola de antisemitismo que asolaba Francia. Hoy día, otro acontecimiento injusto, el rapto de civiles israelíes y la reacción obvia del ejército de Israel, ha desatado una serie de ataques antisemitas que parece no tener fin, y que de nuevo asola el mundo. Por lo tanto, yo, ante ustedes, público querido, repito el “J’Acusse” de Èmile Zola, buscando que la razón y la justicia prevalezcan, evitando ataques arteros dignos de la edad media contra los israelitas.

José Galicot es empresario radicado en Tijuana, B.C.


Publicidad

 


Correo: jose.galicot@tijuanainnovadora.com

Autor(a)

- Publicidad -spot_img

Puede interesarte

-Publicidad -

Notas recientes

-Publicidad -

Destacadas